Necrológicas
  • Graciela del Carmen Mancilla Bustos
  • Alvaro Millalonco Saldivia
  • Francisco Orozco López
  • Drago Pesutic Eterovic
  • Silvia Hidalgo Huerta

Dictamen talibán: universitarias irán a clases segregadas y sólo con profesoras mujeres

Por Agencias Lunes 13 de Septiembre del 2021

Compartir esta noticia
82
Visitas

La educación conjunta con hombres impediría la concentración de las alumnas, además de ser “contraria al Islam y a los valores culturales afganos”, se argumentó.

Los talibanes anunciaron el fin de la educación conjunta en todas las universidades de Afganistán, donde a partir de ahora los estudiantes hombres y mujeres serán segregados por sexos.

Los estudiantes “hombres y mujeres continuarán sus clases sin educación conjunta” en un “entorno seguro de estudio” en base a la sharía o ley islámica, dijo el ministro de Educación Superior del nuevo gobierno interino, Abdul Baqi Haqqani.

El ministro afirmó que los preparativos para implementar esta medida “están en marcha” y “serán completados antes de que comiencen los cursos en las universidades” en los próximos días.

Contrario al Islam

Haqqani justificó esta nueva medida al afirmar que la educación conjunta impide a las mujeres concentrarse en sus estudios, es “contraria al Islam y a los valores culturales afganos” y había sido pedida por sindicatos de profesores y estudiantes.

Las estudiantes afganas sólo podrán atender a cursos impartidos por profesoras, según las nuevas reglas de los talibanes, que están elaborando un nuevo currículum para la educación superior que se adapte “al Islam y a la cultura afgana”.

En las últimas dos décadas, estudiantes de ambos sexos han compartido las aulas de las universidades afganas sin impedimento. No obstante, los centros de educación primaria y secundaria continúan segregando por sexo a los alumnos.

Según los últimos datos oficiales, las universidades del país cuentan con decenas de miles de estudiantes.

Los talibanes tomaron el pasado 15 de agosto el poder en Afganistán con la captura de Kabul, y su discurso ha sido el de una cierta reconciliación y apertura, pero la restricción de los derechos de las mujeres, las crecientes denuncias de abusos y el anuncio de un gobierno interino compuesto únicamente por fundamentalistas y sin presencia femenina han despertado el temor de la comunidad internacional.

Los talibanes buscan una segregación total entre ambos sexos, aunque Haqqani afirmó que como último recurso los centros podrán separar a hombres y mujeres con una cortina.

Algunos centros ya han implementado esta medida, y el medio local Ariana News mostró imágenes de un aula universitaria con un puñado de alumnos segregados por sexo: las mujeres a la izquierda y los hombres a la derecha, divididos por una tela.

Visión conservadora

El anuncio ha sido visto por activistas pro derechos de las mujeres como un ejemplo más de los talibanes imponiendo su conservadora visión del mundo y del Islam por la fuerza. “Esta decisión demuestra la animosidad de los talibanes contra la educación de las mujeres, a las que quieren privar de poder estudiar”, lamentó a la agencia Efe Masouda Kohistani.

La activista afirmó que la segregación por sexos también del profesorado afectará negativamente a la calidad de la educación de las mujeres. “Por ejemplo, en las universidades de medicina los profesores con más experiencia profesional son hombres, incluso en el departamento de maternidad”, comentó.

La también activista Zarlasht Mayar afirmó a que se trata de un paso más de los fundamentalistas para relegar las mujeres a un segundo plano: “El género no debería ser un pretexto para obstaculizar la educación, la segregación de las clases es un comienzo para aislar a las mujeres de la sociedad y los talibanes tomarán más medidas para evitar que se dediquen a ciertas profesiones”.

Comunidad internacional

La comunidad internacional ha mostrado en repetidas ocasiones su inquietud ante posibles violaciones de los derechos humanos por parte de los talibanes, y especialmente por el futuro de las mujeres en Afganistán.

La falta de diversidad en el gobierno interino anunciado hace unos días, así como la nula presencia de mujeres, las imágenes de periodistas torturados por los talibanes y la prohibición casi total de las manifestaciones han avivado estos miedos.

Ayer, la conocida doctora Fahima Rahmati, directora de una ONG en el sur de Afganistán, denunció que los talibanes asaltaron su domicilio y detuvieron a sus tres hermanos, lo que provocó una fuerte indignación en el país asiático.

Cooperativa/Infobae