Necrológicas

Devuelta de mano

Por Diego Benavente Viernes 17 de Diciembre del 2021

Compartir esta noticia
71
Visitas

Q

ue estamos viviendo un momento clave e histórico en materia electoral y de definiciones cruciales para el futuro del país en materia política, no es ninguna novedad, además cada vez se pone más entretenida la cosa. Aunque al igual que en tiempos pasados en campañas electorales presidenciales, cunden las amenazas de que se viene la inestabilidad por la falta de gobernabilidad o por la incapacidad de poder dar seguridad, ya sea en el ambiente social o económico. Son los típicos cuentos viejos o cantos de sirena que usan las distintas candidaturas. Ya no corre eso, ahora hay que hacer la pega, asumir la responsabilidad como país, por ende ya no es posible seguir viviendo en la política del miedo, que se viene usando desde los 60 en adelante.

Si se aprecia en términos generales la situación política que enfrenta el país, es posible identificar algunos planos donde se desarrollará fundamentalmente esta elección presidencial, dado que se han expresado tendencias bien marcadas y distintas en la primera vuelta, en cada uno de ellos. Esto sobre todo en el plano territorial con las regiones enfrentadas al centro metropolitano, con un voto protesta con Kast y Parisi encabezando la tabla en el sur y el norte, así como en lo rural. Mientras tanto, Boric se enseñorea en la Región Metropolitana donde desde el 2011 en adelante ha hecho su marketing electoral a partir de las protestas estudiantiles. Esto coincide también con el plano etáreo, donde jóvenes bajo 35 votan distinto que los mayores de 40 y por otro lado, el plano histórico de la memoria colectiva, en que se buscan interpretaciones en el recuerdo de lo ocurrido en las elecciones pasadas, lo que sin duda influye especialmente en los mayores. Por último, está el plano tecnológico con las redes sociales como protagonistas principales, siendo cada vez más relevantes y en esta elección serán decisivas.

Las redes sociales en la política llegaron para quedarse. Un candidato que hace campaña por Internet fidelizando a sus huestes presidencial tras presidencial, a sus fanáticos por podcast, grupos WhatsApp, vía Twitter y además haciendo campaña desde el extranjero, sale tercero. Todos quedaron marcando ocupado, más encima dejando atrás a los dos candidatos de las alianzas tradicionales, que han gobernado las últimas tres décadas, con una campaña dirigida a través de las distintas redes sociales Facebook, Instagram, Twitter etc., probando su poderío en esta elección. El que los dos candidatos que resultaron en primer y segundo lugar, curiosamente sacaran menos del 54% en total, ha permitido mantener vigente y pese a que no figurará en la papeleta del balotaje, la candidatura de Parisi. Ahora último incluso a través de su oferta de participación en el podcast BadBoys y así poder mantenerse vigente en la post campaña, lo que le servirá de marketing sin duda para el próximo desafío electoral presidencial. En esto le copia al pionero MEO, el sistema les permite financiarse y al parecer con holgura.

En el plano territorial está claro como el agua, ratificado incluso con lo que expresa Ascanio Cavallo sobre las recientes elecciones, estas según el periodista y escritor “mostraron una nueva geografía, fracturada entre Santiago y las regiones, las ciudades y el mundo rural, el norte y el sur (…) lo que es el síntoma de una energía descentralizadora, nacida del hartazgo con la voracidad santiaguina”.

Por último y en el plano histórico, no faltan los que añoran que ésta elección la defina la DC, la que apoyada por la derecha ganó inesperada y holgadamente el 64, ahora bien podría la DC tradicional, devolverle la mano a la derecha, quien sabe.