Necrológicas
  • Angela Irlanda Navarro Arteaga

Semiserio: desde el triunfo de Boric hasta el infierno del Dante Alighieri

Por Elia Simeone Domingo 26 de Diciembre del 2021

Compartir esta noticia
95
Visitas

– Tras el triunfo del magallánico el domingo pasado, Brownie ha hecho furor en las redes sociales como el Primer Perro de la Nación.

 

El infierno es un valle cónico que está dividido en 9 anillos o niveles… No, ésta no es una frase sacada del Señor de los Anillos ni alude al “precioso” de Gollum, quien, por la influencia maléfica de la sortija, terminó con su cuerpo deformado.

Se trata de la descripción del infierno del mismísimo Dante Alighieri.

¿Y qué tiene que ver la Divina Comedia con este semiserio? El lector atento lo podrá ir desentrañando poco a poco.

Hace una semana, quizás a la misma hora en que la gran mayoría está leyendo hoy estas líneas, aún existía nerviosismo por la votación presidencial y comenzaban, al menos en Santiago, a repletarse los paraderos de electores que querían ir a sufragar.

Pero, ahora, el ambiente parece haberse tranquilizado y ¡bien por nosotros porque nos merecemos un momento de solaz!

Es que, entre la llegada de Omicron y el balotaje, los chilenos ya no podíamos más de tanta incertidumbre (no hay que olvidar que hemos estado viviendo dos años casi como náufragos sobre una frágil balsa, azotados, de tanto en tanto, por las olas del coronavirus, yendo de un lado a otro).

“No quedé conforme…”

“No quedé conforme de cómo sucedió”. No, la frase no corresponde a José Antonio Kast, tras confirmarse la tendencia que daba como ganador a Gabriel Boric el domingo pasado.

“No quedé conforme de cómo sucedió”. Tampoco lo dijo Cristián Romero, el segundo técnico interino de la U. de Chile, tras la magra campaña del equipo. Bueno, el hombre tomó un fierro caliente y, mirando el vaso medio lleno, afirmó: “Quedará en la historia como una de las hazañas más grande que ha tenido el club”. Mal que mal, salvó a los azules del temido descenso.

“No quedé conforme de cómo sucedió”. La frase corresponde a la ministra de Transportes, Gloria Hutt, luego de que, más allá de la monserga de los kilómetros lineales de recorridos asegurados para la jornada electoral, debió admitir que algo no había funcionado bien. La conferencia de prensa que ofreció la secretaria de Estado tras la denuncia del comando de Boric fue digna de este artículo. Sí, pareció un verdadero semiserio, ya que su explicación técnica chocaba con las imágenes de terminales llenos de buses mientras la gente esperaba, infructuosamente, que pasara una máquina para poder llegar a su local de votación. Si mi padre estuviera vivo, seguramente, comentaría tajante: “¡Qué papelón!”.

Bueno, como diría Séneca -aunque muchos dicen que él no lo dijo-: “Errare humanum est…”. Como usualmente este aforismo se completa con aquello de que perdonar es divino y muchos han recuperado su fe en la humanidad tras el triunfo de Boric, aceptaremos la excusa pública de Hutt: “Se pudo haber resuelto más rápido con más información a las personas. La responsabilidad de comunicar es nuestra”.

Oyarzo, Gallup y la
Divina Comedia

Hace una semana, mientras todo pareció precipitarse desde que las urnas comenzaron a cerrarse a las 18 horas, no sé por qué la Divina Comedia se me vino a la cabeza.

Me imagino a Boric, bajándose del árbol de Colón, entrando al bosque oscuro del poder, mientras le salen al paso la pantera, la loba y el león. El Presidente electo no la tiene fácil. ¡No!

Meses antes a las tristes declaraciones de Hutt, hubo un hombre visionario, pero recibió el pago de Chile. En este caso, el pago de Magallanes.

Más certero que Nostradamus, escribió una carta en la que entregó su apoyo a Boric, vaticinando, implícitamente, su triunfo electoral.

El hombre se la jugó y ¿qué recibió a cambio? Le llovieron todas las penas del infierno de Dante Alighieri.

Juan Oyarzo corrió la suerte de todo profeta. Pero, ahora dicen que al rector de la Umag lo andan buscando de Gallup, Criteria y Data Influye, entre otras empresas encuestadoras por el ojito certero que tuvo.

Brownie Boric Font,
el Primer Perro
de la Nación

León Gieco ya lo había cantado: … “Queremos ya un Presidente joven, que ame la vida, que enfrente la muerte. La tuya, la mía, de un perro, de un gato, de un árbol, de toda la gente…”. Claro, a los seguidores de Kast no le debe gustar nada esta cancioncita.

Pero, lo cierto es que tenemos un Presidente joven, de la generación de los millennials y no hay que olvidarse que ya el 22,4% de la población del mundo pertenece a esta cohorte demográfica.

Boric tiene además un árbol, un perro y es seco para las redes sociales.

Precisamente a través de ellas es que Brownie Boric Font la está rompiendo. Ya tildado “el Primer Perro de la Nación” causa locura en redes sociales y, a diferencia de su amo, ya realizó su juramento, el cual se puede leer en su perfil: “Asumo el desafío del cargo que se me ha encomendado por elección popular, el Primer Perro. Me comprometo a no sólo velar por los derechos y caricias que merecemos los perros, sino que por todas las mascotas de Chile… Guau!”.

El noveno nivel

Al concluir estas líneas y para los que no han leído la Divina Comedia, diremos que el Cocito es un inmenso lago helado donde se encuentran sumergidos, unos más que otros y en posiciones diferentes, los condenados por traición.

¿Qué tiene que ver esto con el Presidente electo? Hasta el momento, nada. Ya veremos después de marzo.

Pero, mientras Boric y su círculo más estrecho -que cada vez se tiene que hacer más grande por ello del arte de gobernar y los equilibrios del poder- siguen enfrascados en la conformación de su gabinete, el fin de año remeció a la Umag, esta vez no por la comentada carta de Oyarzo, sino por otra misiva que dejó claro que le saldría gente al ruedo al rector.