Necrológicas

Escuchar y participar

Por La Prensa Austral Domingo 16 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
140
Visitas

Lidia González Calderón
Convencional Constituyente
cupo reservado pueblo yagán

 

Cada vez que tenemos que tomar una decisión importante, los yagán encendemos tres fuegos y hablamos alrededor de ellos; nos escuchamos, dialogamos y finalmente decidimos lo que vamos a hacer. Es primordial para nosotros escuchar antes de resolver algo. Es parte de nuestro actuar colectivo.

Para muchos chilenos, el hecho que, luego de seis meses de iniciada, la Convención Constitucional no haya redactado aún ningún artículo es muestra de “ineficiencia” o simple flojera. Quizás no entiendan todavía el ejercicio inédito que involucra este proceso: por primera vez en sus más de 200 años de historia, los chilenos y chilenas se están poniendo de acuerdo para escribir la ley de leyes.

Ha sido casi matemático: tuvimos tres meses para instalar la Convención y regular nuestro propio funcionamiento, luego tres meses de escuchar a la gente, a los que vendrán ahora tres meses de deliberación, para luego redactar la nueva Constitución que regirá a los pueblos que habitan el país. No sería legítimo que nos hubiéramos encerrado a llevar al papel nuestras ideas sin escuchar a la gente.

A este ejercicio de escucha le llamamos participación y consta de varias partes: la primera fue el centenar de audiencias que escuchó cada una de las comisiones. En mi caso, en la Comisión de Derechos Fundamentales de la que soy parte, fueron desde comités de vivienda, hasta universidades, agrupaciones de adultos mayores o de derechos humanos. Otra forma de participación son los encuentros autoconvocados o cabildos históricos, cuyos resultados se pueden subir a la plataforma de Participación Popular dispuesta por la Convención. También, cada ciudadana o ciudadano puede subir una Iniciativa Popular de Norma y conseguir los 15 mil patrocinios para que sea discutida en las comisiones respectivas. Ya van más de 1.300 subidas y se pueden patrocinar hasta el 1 de febrero.

Los pueblos preexistentes podemos hacer lo mismo con las Iniciativas Constituyentes Indígenas, que es parte del proceso de Participación y Consulta Indígena, y consiste en proponer normas sobre nuestros derechos. Estas se pueden enviar vía plataforma para ser discutidas en la Convención. Es un proceso simple y rápido: basta con redactar de manera clara la norma que se propone, enviarla hasta el 1 de febrero y conseguir los patrocinios. En este caso, y por ser comunidades pertenecientes a pueblos originarios, no son miles de firmas a nivel nacional, sino un número específico de acuerdo a la naturaleza de cada uno de los pueblos. En el caso de nosotros, el pueblo Yagán, basta con el patrocinio de una sola comunidad, asociación registrada u organización indígena no registrada; o bien, de a lo menos 60 firmas de personas que tengan acreditada la calidad indígena. Nuestro equipo acuñó una frase para resumirlo: es simple, es rápido y te podemos ayudar.

Los pueblos indígenas no sólo tenemos el derecho a participar de la Convención Constitucional, el Estado chileno tiene la obligación de preguntarnos cada vez que una legislación afecte nuestras vidas. En los canales sabemos escucharnos, ahora llegó el momento que el país entero lo haga.

Plataforma de participación: iniciativas.chileconvencion.cl

Consultas o comentarios: @lidiayagan en Twitter, Facebook e Instagram