Necrológicas

Congreso Futuro: el desafío de la convivencia

Por Eduardo Pino Viernes 21 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
54
Visitas

Si se analiza la realidad desde una perspectiva científica, nos damos cuenta que historias de ciencia ficción cuya trama escuchamos o leímos en nuestra niñez, parecieran cada vez más encontrarse a la vuelta de la esquina, si es que ya nos las pasamos hace rato. Y es que el conocimiento científico junto a la tecnología han avanzado de manera tan exponencial, que se produce una doble dinámica que llega incluso a la paradoja: por una parte nos maravillamos ante los descubrimientos y avances científicos que hacen realidad muchas de esas fantasías que hace décadas nos hacían soñar; aunque por otra parte, nos encontramos tan inmersos en esos avances y tantos de ellos ya forman parte de nuestra cotidianeidad, que la rutina obnubila nuestra capacidad de asombro.

Esta semana hemos sido testigos de un gran número de ponencias, entrevistas, paneles y presentaciones de connotados y vanguardistas científicos en variadas áreas del conocimiento, lo que resulta fascinante para el ejercicio analítico de temáticas relevantes para nuestro desarrollo, las que invitan a la reflexión y sobre todo despiertan la curiosidad y el asombro que quizás ya no brillen tanto en nosotros cómo en nuestra niñez. Magallanes ha sido un importante polo de encuentro al igual que varias regiones de nuestro país, lo que se agradece desde una perspectiva descentralizadora, especialmente porque se ha dado un especial énfasis en reconocer necesidades y particularidades de cada zona y su correspondencia con labores científicas pertinentes. Por eso se valora la presencia del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Andrés Couve, durante esta semana en nuestra región.

Otro mérito de este Congreso Futuro es colocar al alcance de las personas, sin distingos, temáticas que se han vuelto cruciales para la Humanidad, con un lenguaje que posibilite la comprensión de fenómenos complejos a fin que descubramos el rol que a todos y todas nos compete como ciudadanos. Por eso al vivenciar actualmente tiempos de cambio, cuyo vértigo nos despiertan aprensiones e inseguridades ante un futuro incierto debido a dinámicas cuyas consecuencias nos cuesta proyectar, hay un concepto que resulta central en la integración de estos fenómenos: la convivencia. Y es que el avance científico no tendrá un adecuado uso si no se conecta genuinamente con las necesidades de la gente, involucrando temáticas valóricas que respeten la humanización de todos quienes habitamos este planeta. Por eso en esta versión, quizás más que en otras anteriores, se ha reflexionado desde la filosofía y el humanismo el significado de los aportes científicos en un contexto planetario muy distinto al de hace sólo dos años atrás.  Algunos de estos ejes giran en torno a temáticas tan relevantes como fascinantes: avances científicos en el control de la pandemia, compromiso de sustentabilidad planetaria ante el cambio climático, dinámicas sociales en tiempos de revueltas y cambios profundos en los modelos, importancia de los neuroderechos en una sociedad donde la información y su uso predominan sin contrapeso, uso de redes sociales y su relación con la salud mental, etc.

Por eso la invitación es a visitar la página de Congreso Futuro (www.congresofuturo.cl)  y revisar en los medios (www.futuro360.com) las noticias para proyectar un futuro que está más cerca de lo que creemos, en el que no sólo los científicos de gran nivel están llamados, pues como ciudadanos es nuestro deber informarnos para adoptar opiniones argumentadas, utilizando lógicas factibles y analizando de manera efectiva un entorno algunas veces intimidante, pero que se vuelve fascinante cuando comprendemos sus dinámicas. Este gran desafío, tanto para las generaciones actuales como para las que vienen, posibilitará no sólo ejercicios mentales de alto nivel y un reencuentro con la fascinación ante el conocimiento e innovaciones, pues incluso más importante aún, nos servirá como una valiosa herramienta que nos lleve a una convivencia más justa y genuina.