Necrológicas
  • Juan Andrés Huenchucheo Quinchamán
  • María del Carmen Mayorga
  • Emma Alicia Navarro Aguilera
Informe de Conaf dice que no hay impedimento legal

Vecinos recurren a la justicia para frenar construcción sobre 5,6 hectáreas de lenga

Por La Prensa Austral Sábado 22 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
2,165
Visitas
  • Vecinos del Barrio Archipiélago de Chiloé interpusieron recurso de protección para que la obra se declare ilegal. En tanto, el concejal Germán Flores calificó de “una vergüenza el que el Estado avale este atentado contra el medioambiente”. 
  • El recurso que busca frenar el proyecto

  • Por su parte, los vecinos del Barrio Archipiélago de Chiloé, sector donde se encuentra el sitio a construir, se encuentran movilizados en rechazo a lo que consideran la “depredación del bosque nativo”.

    Ayer desde las 10 horas se reunieron en su sede vecinal de calle Santa Juana, encabezados por el dirigente José Necul. En la oportunidad dieron a conocer un “manifiesto” en el que se señalan que “más de 5 hectáreas de bosque nativo están a punto de ser taladas de manera irregular”.

    Asimismo, recurrieron de protección a la justicia en contra de la empresa constructora Salfa y el municipio expone que “la zona delimitada en el plano regulador como ARN-IL 24-24-19 por calle Manuel Rodríguez, corresponde a una zona de línea de base y de interacción directa con humedal urbano protegido por ley, y para tal efecto es preciso que se gestionen los instrumentos ambientales que en Derecho corresponden; (B) Que se disponga la paralización de toda obra y faena de construcción, deforestación e intervención urbana en relación a la zona afectada; (c) Declare ilegal la intervención actual de empresa Salfa sobre el terreno, y en definitiva ordene se realicen medidas de reparación inmediata respecto a la zona en cuestión; (d) Dictar las demás medidas que SSI., considere necesarias para restablecer el imperio del derecho y tutelar la protección de las garantías constitucionales que mediante esta acción se buscan restablecer; y condenar ejemplarmente en costas a los recurridos”.

No existen impedimentos legales para la tala de 5,6 hectáreas de lenga, acción necesaria para la construcción de un complejo habitacional en el sector sur de Punta Arenas.

Lo anterior queda claro en el oficio que la Corporación Nacional Forestal, Conaf, le remitió al municipio de Punta Arenas, y que hoy tiene indignados a los vecinos del Barrio Archipiélago de Chiloé, quienes recurrieron a la justicia para frenar los trabajos y que la construcción  se declare ilegal.

Uno de los primeros en poner la voz de alerta en este caso fue el concejal Germán Flores, quien calificó como “una vergüenza el que el Estado avale este verdadero atentado en contra del medioambiente” y que se asume “con toda ligereza” el depredar un bosque nativo de Magallanes.

De acuerdo con lo informado por Conaf existe un plan de manejo forestal aprobado que involucra a varios predios particulares.

“El estudio técnico propiamente tal corresponde a un Plan de Manejo Corta y Reforestación de Bosques Nativos para Ejecutar Obras Civiles, para efectos del artículo 21 de la Ley N° 20.283, del Bosque Nativo. El objetivo de la intervención es la corta y despeje de vegetación arbórea de 5,64 hectáreas para el desarrollo de un proyecto inmobiliario denominado “Brisas del Estrecho” desarrollado por la empresa Rentas Inmobiliarias Salfa S.A.. El estudio contempla un programa de reforestación con especies del mismo tipo forestal intervenido”.

Sobre este punto, Flores dice que llama la atención que un plan de manejo efectuado por especialistas en la materia no tome en consideración lo que es real y que dice relación con que una reforestación no significa que en meses o un par de años los árboles recuperen un tamaño importante, “es cosa de ver la situación en Torres del Paine, donde luego de una década del incendio y un importante plan de reforestación, los árboles todavía no alcanzan ni siquiera un metro”.

El informe de Conaf agrega que una vez cortadas las 5,6 hectáreas del tipo forestal lenga, con presencia de las especies arbóreas lenga (Nothofagus pumilio) y ñirre (Nothofagus antarctica), la reforestación se realizará en una densidad de 3.000 plantas por hectárea. Las actividades de corta están calendarizadas para el año 2022 y las de reforestación durante los años 2022-2023.

El documento en manos del municipio cierra señalando que “las actividades planteadas en el plan de manejo cumplen con lo requerido por la legislación forestal vigente, por lo que desde el punto de vista sectorial forestal el proyecto se puede desarrollar en los términos indicados en el estudio técnico y amparado por la Ley 20.283 de Bosque Nativo”.

El concejal sostiene que “aquí existe un tema legal que no puede seguir aceptándose, porque el bosque nativo en cualquiera de sus formas es un patrimonio natural que debe conservarse”.