Necrológicas
  • Pascual Ruiz Vargas
  • Luis Pérez Tapia
  • Elena Oval

Otra estrella “grande” para Tierra del Fuego

Por La Prensa Austral Lunes 24 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
199
Visitas

El título del Torneo Intercomunal obtenido la noche del sábado en “La Bombonera” se instala en un lugar de privilegio en el palmarés “fueguino”, junto a la corona obtenida el año 2000 por el multicampeón porvenireño en el Regional de Clubes.

En su ruta a la final, el cuadro isleño fue dejando en el camino a clubes que vienen de ser campeones o vicecampeones en las competencias internas de sus respectivas asociaciones.

Una nueva estrella agregó a su nutrido palmarés el club deportivo Tierra del Fuego, al consagrarse campeón del Torneo Intercomunal organizado por la Asociación Regional de Fútbol.

“Fueguino” se adjudicó el título tras igualar la noche del sábado 1-1 con Camilo Henríquez de la Asociación 18 de Septiembre en “La Bombonera”, haciendo valer la victoria por 2-0 que había logrado el fin de semana anterior en la final de ida que se llevó a cabo en el estadio “Alejandro Barrientos Barría” de la vecina orilla.

Fue un logro merecido para el multicampeón porvenireño, logrado a pulso y con el temple característico de su gente, desafiando adversidades con garra, pundonor y, por supuesto, la correspondiente cuota de buen fútbol.

Al frente tuvo a un digno rival como Camilo, que supo abrirse paso en el Intercomunal hasta alcanzar la finalísima con méritos propios, acariciando a ratos la posibilidad de forzar el alargue en la revancha del sábado.

LOS GOLES

Cuando Adolfo Villagra abrió la cuenta con un “bombazo” sobre la media hora de juego en “La Bombonera”, se instalaba la sensación de que la copa ya viajaba a Porvenir.

Tierra del Fuego administraba la ventaja sin mayores zozobras y la historia parecía escrita, sin embargo Camilo “pinchó” un balón, salió la contra explosiva y el artillero Eric Kusch instaló el suspenso en el minuto 20 del segundo tiempo.

El local necesitaba un gol más para estirar la definición a un alargue, sin embargo “Fueguino” no dio licencias, pese a sufrir, incluso, una expulsión promediando el complemento.

Así, con diez en cancha, el elenco forastero supo aguantar el resultado que le servía y terminó gritando campeón en un recinto “dieciochero” que nuevamente se vistió a tablero vuelto para presenciar la revancha de la final.

Luego vendría la fiesta porvenireña, el desahogo del merecido campeón de esta primera versión del Torneo Intercomunal, una instancia de participación que fue iniciativa de la Regional de Fútbol, paralela a las competencias internas de cada asociación, para que los clubes puedan motivarse en medio del contexto pandemia, sobre todo ante la ausencia del tradicional Regional de Clubes, que se encuentra en “modo pausa” desde marzo de 2020 debido a la irrupción del Covid-19.

LA CAMPAÑA

Tierra del Fuego inició su participación en el Intercomunal con un empate 2-2 frente a Río de la Mano, reciente campeón del Torneo Aniversario en la Asociación Barrio Sur.

El encuentro se enmarcó en el grupo 5, donde a continuación los porvenireños golearon al Chile por 4-1 para avanzar a la segunda fase. Los albos son actuales vicecampeones del Torneo Preparación de la Asociación Punta Arenas. Consignar que sólo participaron tres equipos en la zona 5.

En la segunda etapa del campeonato, ya con series de eliminación directa (siempre a partidos únicos, sin revanchas), “Fueguino” eliminó al campeón regional vigente Estrella del Sur con un triunfo por 2-1.

En la tercera fase, el elenco de la vecina orilla tuvo que visitar a Camilo Henríquez, el mismo con el que a la postre terminó disputando el título. La victoria fue para los celestes en “La Bombonera” por 2-1, sin embargo, ambos pasaron a semifinales, pues el conjunto isleño fue el mejor perdedor de las tres llaves.

Ya en “semis”, el rival fue otro elenco de pergaminos, San Felipe, que venía de ser campeón del Torneo Apertura en la Asociación “18”. Nuevamente Tierra del Fuego tuvo que jugar de visita y le ganó 2-1 al “Uní-Uní” para meterse en la final.

El resto de la historia ya es conocida: final ida y vuelta, victoria por 2-0 sobre Camilo Henríquez en la ida, empate 1-1 en “La Bombonera” y la merecida celebración que fundió a jugadores, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas de “Fueguino”.

TITULO REGIONAL

En medio de la fiesta porvenireña resulta insoslayable no recordar la otra estrella “grande” que adorna el palmarés de Tierra del Fuego.

El domingo 28 de mayo del año 2000, los rojos alzaron la copa del Regional de Clubes, máximo torneo del fútbol magallánico, derrotando al Chile de la Asociación Punta Arenas por la cuenta mínima en el estadio “Ramón Cañas Montalva” de la Confederación Deportiva.

La única diana fue conseguida a los 3 minutos del segundo tiempo por Víctor Novoa, quien precisamente estuvo en la banca de “Fueguino” como asistente técnico durante el Intercomunal ante la ausencia del DT Jorge Norambuena (suspendido).

Para ganar el Regional de Clubes 2000, el elenco de Porvenir eliminó en semifinales a Servisalud de Puerto Natales (2-1) en el estadio de la Confederación.

En la fase grupal venció al mismo Chile como visita (2-0) y a Esmeralda de la capital de Ultima Esperanza en la vecina orilla (3-0). Además empató con Río de la Mano en el Barrio Sur (1-1) y cayó en Porvenir con Presidente Ibáñez (1-2), cuando ya tenía garantizada su presencia en “semis”.

VICECAMPEONATOS

Recordemos que Tierra del Fuego llegó a esa final del 2000 con un historial esquivo de vicecampeonatos en tres décadas de historia del Regional de Clubes.

Perdió las tres primeras finales frente a Cosal (1995), Servisalud (1996) y nuevamente Cosal (1997); luego cayó ante el Chile (1999) para desquitarse al año siguiente con el título obtenido frente a los albos (2000).

Después de 12 temporadas, “Fueguino” volvió a disputar una final en 2012, siendo derrotado por Manuel Cuyul. Y dos años después (2014) el mismo equipo natalino le ganaría nuevamente la corona en el choque decisivo.

Fueron todas historias diferentes, pero marcadas por el mismo sello de sacrificio, entrega y buen fútbol, siempre con marcado protagonismo para ganarse un sitial entre los grandes del fútbol magallánico.

El mismo lugar de privilegio que un puñado de jugadores volvió a conquistar la noche del sábado último para ensayar el grito que tanto se disfruta en la isla: ¡Tierra del Fuego campeón!.