Necrológicas
  • María Candelaria Torres Gómez
  • María Luisa González Vera
  • Manuel Valderas Valderas
  • Sabino Menéndez Santana
  • Orlando Bustamante Uribe
  • Orlando Bustamante Uribe
Mandatario hace frente a trascendidos y cuestionamientos a ministra del Interior

Boric: “No hay dos bandos en el gobierno”

Por La Prensa Austral Domingo 8 de Mayo del 2022

Compartir esta noticia
493
Visitas
  • El jefe de Estado magallánico llegó el miércoles a la zona para cumplir su primera visita oficial a la región. Anunció que sostendrá reuniones bilaterales con los líderes Boris Johnson y Alberto Fernández para avanzar en el tema de las Malvinas/Falklands y aseguró también que su administración no se quedará de brazos cruzados en materia de defensa de la plataforma
    continental antártica ni entregará territorio en Campo de Hielo Sur.

En medio de la vorágine de la visita presidencial a Magallanes, nos pide: “¿Podrás publicar en el diario este dibujo? Es que me lo dio Maximiliano”.

Ese fue el requerimiento que el Presidente Gabriel Boric Font vertió y que, entre protocolos, escoltas y acuciantes temas nacionales y regionales, pareció serle tan humanamente importante.

Quienes han leído El Principito entenderán que el momento pareció tan surrealista, como cuando al aviador -abrumado por su avión descompuesto en medio del desierto del Sahara- escucha una voz que le pide: “¡Por favor, dibújame un cordero!”.

La petición presidencial la formuló Boric mientras, para terminar una accidentada entrevista, recorríamos junto a él el trayecto desde la Plaza de Armas de Punta Arenas al Liceo Polivalente María Behety.

El encuentro comenzó en la Casa de los Intendentes, que hoy alberga parte de la delegación presidencial y terminó en el hall del referido liceo. Como siempre desafiando a la seguridad, Boric se acercó a la gente que lo esperaba en la Plaza de Armas y, cada vez que veía a familias apostadas en ciertas calles con la esperanza de saludar su paso, bajaba el vidrio de la ventana del vehículo oficial y las saludaba efusivamente. Parecía vitalizarse con las muestras de cariño.

“Gobierno difícil”

– Antes de llegar a Punta Arenas, admitió que ha sido un gobierno que no ha sido fácil ni lo será. ¿La instalación y el primer mes fueron más dificultosos de lo que imaginó?

– “Siempre supe que tener estas altas responsabilidades iba a ser difícil, más aún -y esto se ha ido haciendo evidente- por la fractura social que tenemos en Chile que es muy profunda. El recomponer la cohesión en nuestro país va a ser algo que va a costar y, por lo tanto, yo tengo conciencia hoy en día que nuestro gobierno va a ser un gobierno difícil, que, conjunto con el mandato de cambio y transformación que tenemos, hoy día existen necesidades urgentes que hay que abordar y, por lo tanto, tenemos que caminar y mascar chicle a la vez. Paralelo a las reformas estructurales del proceso constituyente, en la reforma tributaria, reforma de Salud, la reforma previsional, tenemos que lograr atender las necesidades urgentes de la población y no todas se van a poder atender, pero tenemos que hacernos cargo del alza del costo de la vida, de las problemáticas en seguridad, que hay una sensación de inseguridad muy grande y que es real, de la migración. Para eso estamos trabajando intensamente y, sí, ha sido difícil y va a seguir siendo difícil, pero por lo menos estoy tranquilo de que tenemos buenos equipos para sacarlos adelante”.

– Llama la atención que una coalición que llegó al poder y que tiene tantas expectativas de cambio esté recién iniciando algunos procesos. Hubiéramos esperado que usted, a la semana siguiente de haberse instalado, hubiera enviado al Congreso su primer proyecto de ley, por ejemplo, de reforma del sistema previsional, pero nos encontramos que recién se va a iniciar un proceso de consulta sobre el tema.

– “Nosotros concurrimos al acuerdo transversal a fines del gobierno pasado para crear la Pensión Garantizada Universal, la famosa PGU, que aumentó de manera importante la pensión básica. Nosotros tenemos la meta, el objetivo de lograr que esa pensión que hoy en día está en $ 185.000 aumentarla a $250.000 de aquí a fin de nuestro gobierno. Para eso se requiere la Reforma Tributaria. Estas cosas, los estudios ya están hechos hace rato, pero para poder sacarlas adelante se requieren grandes acuerdos”.

– ¿Se conseguirán esos grandes acuerdos cuando por cada medida que anuncia o paso que da hay sectores que siempre están cuestionando, incluso de sus propias filas?

– “Creo que estos acuerdos se van a dar en el Parlamento, pero también impulsados fuera de ellos. Cuando nosotros asistimos a la inauguración de los diálogos por la Reforma Previsional la OIT entre trabajadores y empresarios -donde estaba Juan Sutil y el presidente de la Cut- vi una conciencia de que este gobierno no podía terminar sin que lográramos sacar adelante la Reforma Previsional, que se intentó en los otros dos gobiernos anteriores. Por lo tanto, éste es un deber que tenemos como país y las diferencias ideológicas que tenemos no pueden significar que de aquí al fin de nuestro gobierno -tiene que ser antes por supuesto- no hayamos mejorado las pensiones de los chilenos”.

– Pero, una cosa es mejorar y otra sacar adelante una reforma profunda.

– “Es que van de la mano. La reforma tiene que ser, su objetivo principal es mejorar las pensiones de los chilenos. No nos podemos quedar entrampados en sacar la reforma como pasó en los dos gobiernos anteriores. Ahora, hemos avanzado en algunas cosas en estos cincuenta días. Hace seis años que no había un acuerdo entre Cut y gobierno por el sueldo mínimo. Hoy entramos con un proyecto de acuerdos entre la organización de trabajadores y el gobierno que significa el alza del salario mínimo más grande en los últimos 25 años. Paralelamente, llegamos a un acuerdo con las Pymes, que habían manifestado que tenían dificultades, y llegamos a un acuerdo rápidamente generado por el ministro Grau, que consiste en un subsidio de
$ 22.000 por trabajador que puede aumentar a $ 32.000 según la inflación, pero, además, en una mesa de trabajo muy concreta para mejorar algo que le importa mucho a las Pymes como la ley de pago a 30 días, la ley de compras públicas, cómo las Pymes participan en este proceso, la ley de insolvencia, mejorar el Fogape para las Pymes, esto lo estamos haciendo ya. Recordemos que el anterior tuvo gran participación de grandes empresas y muchas Pymes quedaron fuera.

“Estamos logrando acuerdos sociales que se van a ver sus frutos más adelante y eso se expresará más adelante en la aprobación del gobierno. Sé que se van a venir tiempos difíciles y estoy preparado para eso, pero no vamos a cejar nunca en nuestro esfuerzo por, por un lado, atender las necesidades urgentes y, por otro, reformas estructurales y proceso de cambio”.

Nueva política para
zonas extremas

En su visita, el Presidente Boric anunció una nueva política de desarrollo de las zonas extremas. En esta entrevista, dijo que el plan especial ha sido muy importante para la realización de obras públicas en Magallanes y aseguró que Jorge Flies, como intendente de Michelle Bachelet, hizo un excelente trabajo en ese sentido.

“Ahora espero poder reeditar esto con Jorge, como gobernador, y Luz Bermúdez, como delegada regional. Por cierto que tengo un compromiso especial acá y el anuncio específico lo vamos hacer desde Puerto Natales”, indicó sin querer adelantar mayores detalles.

Sólo agregó: “¿Te acuerdas cuánto peleamos por el cruce sobre nivel en la salida de Punta Arenas? Cuando desde Santiago te dicen las obras que hay que hacer, la cuestión no funciona. Entonces, lo que nosotros queremos hacer es empoderar el gobierno regional y entregarle los recursos necesarios para que acá en Magallanes se decidan las obras, no que de Santiago les digan qué hacer”.

“No habrá congelamiento
de precios”

Sobre el aumento de la inflación y de los precios, sobre todo de la canasta familiar, Boric dijo que han estado adoptando medidas, como reajustar la asignación familiar que reciben millones de familias en Chile, en más de seis mil pesos por carga familiar, lo que, durante el gobierno anterior, sólo se había reajustado en $500 por año. “Nosotros, en este primer año, lo estamos reajustando en más del quíntuple. Además, estamos con una serie de iniciativas en otras materias como, por ejemplo, la contención del alza del precio de los combustibles, que es algo que no depende de Chile, que está muy influenciado por la guerra de Ucrania. Inyectamos 40 millones de dólares para contener el alza del precio de los combustibles y parafina.

“También lanzamos -prosiguió- el plan Chile Apoya. Tiene más de veinte medidas que van en apoyo directo de diferentes sectores de la población, sea del mundo de la cultura, turismo, las Pymes, mejorar los créditos Fogape para las pequeñas y medianas empresas, un plan de apoyo a los agricultores para que puedan hacer frente al alza del costo de los fertilizantes, lo que, a su vez, incide en toda la cadena productiva de los alimentos que terminan afectando el costo de la vida. Hemos desplegado una serie de políticas públicas para poder hacer frente a esta situación que es internacional, que es mundial. No es fácil, pero, cuando se hace con políticas responsables, puede ser sostenido en el tiempo. Las transferencias directas, que sé que a muchos les gustaría, y que podría ser la solución más fácil es algo que no le hace bien a la economía y a la larga a la sociedad. O sea, los Ife tienen que ser en situaciones de extrema necesidad cuando hay cuarentenas. Ahora tenemos que recuperar el empleo y fortalecer la economía para que el desarrollo sea sustentable de largo plazo y no pan para hoy y hambre para mañana”.

Precisó que ha dicho que la condonación del Cae se mantiene como política. “Cuesta 8 mil millones de dólares. ¿Qué es lo que nosotros tenemos que hacer? Primero, una Reforma Tributaria para poder financiarlo y, en segundo lugar, tenemos que distinguir los diferentes tipos de deuda y nosotros vamos avanzar en la condonación del Cae y estamos evaluando en conjunto con agrupaciones de deudores cuál es el mejor mecanismo para seguir adelante con el proceso. Pero, no hemos renunciado en ningún caso”.

Requerido por la propuesta de algunos parlamentarios de congelar precios, fue rotundo: “Eso no funciona, se arma el mercado negro inmediatamente. Va a haber congelamiento de ciertos precios, del transporte regulado y estamos generando subsidios especiales para evitar el alza en servicios básicos. Pero en cuestiones que no dependen del Estado, la verdad que la experiencia compartida nos ha demostrado que no se tienen los resultados esperados y genera más daño que beneficios”.

Sin complejo ideológico para aplicar el imperio
de la ley

La seguridad y la forma de garantizarla en el territorio ha sido uno de los grandes temas de esta administración, con el aumento de los atentados en La Araucanía y la postura asumida por el Ejecutivo respecto de las herramientas constitucionales a aplicar.

Para Boric, enfrentamos un conflicto que data de 1860, que los últimos años se ha agudizado, con hechos de violencia se han cuadruplicado en los últimos años. “Por lo tanto, no tiene soluciones fáciles ni se va a solucionar mediante maniobras comunicacionales”, advierte.

Plantea que su gobierno está desplegando una política que aborde el fondo del asunto -relación del pueblo chileno con el Estado mapuche-, mediante una nueva política de compra de tierras, que sea más integral, que tenga más presupuesto, que involucre también a las forestales.

Agrega que, a la vez, el gobierno tiene el deber de garantizar la seguridad de todos los que habitan en el territorio y que allí hay grupos que no quieren conversar, que no entienden que ese no es el camino y que se excluyen de la solución.

“Ahora, el Estado de Sitio es una respuesta a la derivada del orden público de un problema mucho más profundo. Por lo tanto, hay que tener claro que esas alternativas no solucionan el problema, tal como no lo solucionó el gobierno anterior, tal como la aplicación de la Ley Antiterrorista o también casos vergonzosos como el asesinato de Catrillanca o la “Operación Huracán” no solamente no contribuyeron a la solución, sino que agravaron el conflicto. Nosotros tenemos que hacerlo de manera distinta. Estamos buscando en conjunto con los parlamentarios, junto con los gremios de trabajadores, de camiones, agricultores, cuál es la mejor alternativa para garantizar la seguridad en la ruta ante quienes no quieren la paz”.

– ¿Existe un complejo ideológico del gobierno para aplicar estas herramientas constitucionales?

– “No, no. De hecho, nosotros presentamos la solicitud de renovación del Estado de Excepción en el norte y eso se ganó por una amplia mayoría en el Parlamento. Si hay que ocuparlo en otras circunstancias, nosotros vamos a tener a la vista las herramientas que nos otorga la legalidad vigente”.

“Conversaré con Boris Johnson y Alberto
(Fernández) el tema de las Malvinas”

– Plataforma continental: hay un sector en el mar de Wedell que todavía hay que precisarlo, ¿cuál va a ser su política?

– “La política exterior de Chile es una sola, tiene que traer continuidad de gobierno a gobierno y lo que yo he conversado con el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, es que las diferencias que tengamos en esta materia tienen que resolverse, por cierto, de manera pacífica, con los instrumentos diplomáticos que tenemos y no pueden detener la profundización bilaterales que tenemos con Argentina. De hecho, ahora estamos abriendo las fronteras, porque sabemos del drama que ha significado, por ejemplo, en la provincia de Ultima Esperanza con los trabajadores que tenían pensiones en Río Turbio y, en particular, para el turismo. Así es que vamos a seguir trabajando paralelamente y esto no tengo ninguna duda que se va a resolver y Chile, en particular en lo de bahía Wedell, en la plataforma antártica, nuestras reclamaciones serán reconocidas”.

– Se lo pregunto porque en los anteriores gobiernos se observó una reticencia en la diplomacia chilena en ser más proactivos. De hecho, Argentina presentó primero su pretensión de plataforma continental.

– “Nosotros no nos vamos a dejar estar. Ahora, tengo la convicción que, en la discusión de la plataforma antártica y también de la Antártica, en general, tenemos que tener a la vista que siempre vamos a requerir colaboración internacional. La Antártica es un continente de ciencia y de paz, en donde la soberanía funciona de una manera distinta como lo hacemos en el continente. Por lo tanto, subirle el volumen al conflicto de estas características sería un gran error de parte de cualquiera de los países involucrados”.

– Pero también no actuar a tiempo puede costar caro, sobre todo con los argentinos.

– “Nosotros no nos vamos a quedar de brazos cruzados en estas cosas”.

– Hay un sector del Campo de Hielo Sur -entre cerro Murallón y el Monte Fitz Roy- que aún no está limitado.  supongo en su gobierno va abordar. ¿Se abordará esto durante su gobierno?

– “Espero que eso logremos resolverlo con el Presidente Fernández, con quien, afortunadamente, tenemos la mejor relación. Esto es algo que también lo conversé con el Presidente Piñera antes de asumir, en particular la situación del Campo de Hielo, es un sector que queda pendiente de la demarcación fronteriza que se ha visto afectado por los cambios geográficos que ha habido producto de la crisis climática. No tengo duda que lo resolveremos de buena manera y que no vamos a entregar territorio”.

– En su visita a Argentina, se manifestaron excelentes relaciones presidenciales. Allí usted ratificó el apoyo de la diplomacia chilena a la reclamación argentina sobre las islas Malvinas (Falklands). ¿En qué medida, ese apoyo explícito puede dificultar la necesidad de establecer relaciones vecinales más fluidas con los habitantes de esas islas, activar el turismo, los intercambios estudiantes, culturales, comerciales?

– “Es una buena pregunta. Te puedo contar que lo conversé con Boris Johnson (Primer Ministro del Reino Unido), la semana pasada y quedamos en tener una conversación bilateral en Egipto cuando nos reunamos en el marco de la Cop 27. Nosotros apoyamos la reclamación de soberanía argentina sobre las islas del sur, Sandwiches del Sur y las Malvinas. Voy a conversar tanto con Alberto (Fernández) como con Boris Johnson las consecuencias de eso. Nosotros, por su puesto, lo que esperamos es que esto se resuelva por vía diplomática y nunca más por la vía de las armas. En esa vía diplomática, nosotros apoyamos la reclamación de Argentina”.

– Pero, ¿existe la posibilidad de crear nexos reales, más fluidos con dicha población?

– “Hoy día existen viajes, pero eso es algo que no corresponde que adelante por acá. Espero tener una conversación bilateral en persona con Boris Johnson y con Alberto para poder tener un consenso sobre este tema”.

Los errores no forzados de
la ministra Siches

– En su visita a Argentina y en esta gira a Magallanes, ha tenido que salir al paso de polémicas por errores no forzados de la ministra del Interior. Entonces, el uso del concepto Wallmapu y ahora el impasse por la no petición de renuncia de su jefe de gabinete.

– “Esto es bien paradójico porque existe un trascendido de prensa, sin fuente, del cual toda la prensa se hace eco, lo desmentimos y después sucede que nosotros teníamos un problema. Si a mí me dicen tal persona señaló tal cosa, bueno se le preguntará, pero éste es un trascendido sin fuente y no me puedo referir a trascendidos que no tienen emisor. Yo con la ministra hablo todos los días, estamos empeñados en sacar las tareas que tenemos y no me cabe ninguna duda que lo vamos a lograr”.

– Sin embargo, estos trascendidos y estos dimes y diretes van generando impresiones, percepciones de descoordinación, de que, a lo mejor, hay bandos diferentes dentro del gobierno. Se ha hablado de conflictos de Siches con la vocera de gobierno.

– “Yo eso lo descarto categóricamente. No hay dos bandos. Yo le he dicho muchas veces a nuestro equipo: “Acá se trabaja unidos y el que no quiera trabajar unidos, que busque otro trabajo”. Lo que yo he visto en el gabinete -y lo digo en serio-, he visto unidad y ánimo de enfrentar en conjunto los problemas. Heredamos muchos problemas, pero ahora son nuestros, tenemos que hacernos cargo y para eso se necesita espíritu de equipo”.

  Con todo lo que ha pasado, ¿no considera que la presencia de la ministra del Interior dificulta más su gestión?

– “No, yo sigo confiando en la ministra, tengo plena confianza en ella, sé que ha tenido momentos difíciles, pero lo hemos conversado personalmente, creo que vamos a salir adelante de estos momentos difíciles y no me arrepiento de confiar en ella”.