Necrológicas
  • Juan Andrés Huenchucheo Quinchamán
  • María del Carmen Mayorga
  • Emma Alicia Navarro Aguilera
EDITORIAL

Delitos contra menores de edad

Por La Prensa Austral Viernes 13 de Mayo del 2022

Compartir esta noticia
48
Visitas
  • Los niños y niñas son responsabilidad de los adultos y como tales merecen protección día a día en todos los ámbitos sociales, principalmente en el hogar y el colegio. Sin embargo, muchos de ellos, a diario, son objeto de violencia al interior de sus propias familias.

 

La semana pasada dimos cuenta de una pesquisa de la PDI, que puso entre las rejas a un sujeto de nacionalidad argentina con encargo de captura internacional, que estando radicado en Punta Arenas, fue denunciado por prostitución infantil y violación de una menor de edad.

En febrero de este año la abuela de la adolescente denunció una relación sentimental abusiva de este sujeto con su nieta. Las indagaciones permitieron corroborar que este ciudadano argentino con antecedentes penales, prostituía a la menor a través de una plataforma virtual.

Es una muestra más de los delitos que son cometidos en contra de niños y adolescente en la Región de Magallanes, muchos de ellos abusos sexuales que no sólo violentan físicamente a los menores, sino también dejan en ellos profundas huellas psicológicas a largo plazo. Estos ataques deben ser objeto del mayor repudio ciudadano y la justicia aplicar el máximo rigor de la ley, pues se atenta contra la inocencia y el futuro de una comunidad.

Los niños y niñas son responsabilidad de los adultos y como tales merecen protección día a día en todos los ámbitos sociales, principalmente en el hogar y el colegio. Sin embargo, muchos menores, a diario, son objeto de violencia al interior de sus propias familias, donde se supone deben recibir el mayor cuidado y respeto de sus derechos, los que, en cambio, se ven claramente vulnerados.

Lamentablemente, muchos niños soportan los abusos en silencio, agobiados por amenazas; a sus cortos años no ven una puerta de escape al sufrimiento. Por eso es fundamental que quienes están cerca de ellos, tienen la oportunidad de interactuar con los menores, estén alertas a las señales inequívocas que éstos dan cuando están siendo víctimas de agresiones y abusos. Es una obligación ineludible que tienen todos los adultos responsables. Y lo siguiente, vital, es la denuncia.