Necrológicas
  • Jorge Babarovic Novakovic
  • Mauricio Davison Miranda
  • Sara Muñoz Rivera vda. de Crisóstomo
  • Raúl Enérico Gómez Delgado
  • Etelvina García Aguilar
  • José Pillampel Pillampel
  • Vicenta García del Valle
Ambos son alumnos del Liceo San José

Dos tenimesistas que han superado las dificultades y representarán a Magallanes en campeonato internacional en Buenos Aires

Por La Prensa Austral Jueves 23 de Junio del 2022

Compartir esta noticia
147
Visitas

Salvador Valle Mena fue diagnosticado en kínder con el Síndrome de
Perthes y Vicente Vidal Vidal debe usar una bota por una hemiparesia.
Los dos entrenan en el club Speed Ball en la iglesia Fátima.

Tuvieron que buscar apoyo para poder viajar, en julio, a Buenos Aires para un Campeonato Internacional y representar a Magallanes en tenis de mesa. Sobre todo en el caso de Salvador Valle Mena, que junto a su padre Cristián, iniciaron una campaña de recolección de fondos. Una de las tantas dificultades que han debido sortear estos dos deportistas paralímpicos, que entrenan en el club Speed Ball, en la iglesia Fátima, bajo la dirección del profesor José Luis Maldonado.

Se trata de un club comunitario, que ha brindado oportunidades de desarrollo deportivo a escolares, como es este caso en que se trabaja con siete deportistas paralímpicos. Salvador Valle fue diagnosticado en kínder con el Síndrome de Perthes y según explicó su padre, “estuvo en silla de ruedas y en un momento nos dijeron que casi no iba a poder caminar. Empezó con terapias en el Centro de Rehabilitación, se operó en Santiago y ahora está haciendo deporte. Hace como tres años lo llamaron a su primera competencia nacional y ahora los convocaron a la selección. Por tema administrativo, no alcanzó a entrar con la beca y por eso comenzamos a golpear puertas y fue donde Gasco nos está financiando más de la mitad del viaje”, destacó Cristián Valle, que se muestra emocionado por los avances que ha tenido su hijo. “El deporte ha sido fundamental en la recuperación de Salvador, en lo físico y mental”.

Las clases, en el deporte paralímpico, se organizan por categoría. Por ejemplo, Vicente Vidal es clase 6-7, y Salvador, 10, la clase más alta dentro del rango paralímpico. “Es por ello que la importancia de este campeonato es que vamos a buscar la clasificación internacional a Buenos Aires, en que serán evaluados por un cuerpo médico y les dice que son elegibles para jugar en forma paralímpica y entrar al torneo internacional”, explicó Valle.

Tras su sesión de calentamiento, Salvador Valle expresó su satisfacción por poder viajar a este campeonato y el desarrollo que ha tenido. “Me operaron en 2014, estuve un año en silla de ruedas, practiqué otros deportes y con el tenis de mesa quedé enganchado. Me metí por un hermano, pero me fue gustando. Al principio tenía dolores, por el movimiento lateral que me causaba dolores en el fémur. La certificación es para toda la vida y si logro sacarla, puedo seguir mi carrera. Mi meta inmediata es el campeonato escolar, que comienza este jueves (hoy) y mi sueño es representar a Chile de buena manera”, manifestó el estudiante de octavo básico.

A su vez, Vicente Vidal tiene 15 años y va en primero medio. Practica seis días a la semana durante dos horas y desde los 9 años practica tenis de mesa. “Yo tengo una discapacidad de hemiparesia en todo el lado izquierdo desde que nací. Este es mi deporte favorito, el que más amo y para mí no existe ningún dolor, todo lo dejo en la cancha, pero siempre me dan después de los entrenamientos. Pero para eso están las elongaciones. Al principio me costó, porque no tenía la bota que me ayuda a caminar mejor, yo antes usaba solamente zapatillas y me hacía doler el tendón. Gracias al Centro de Rehabilitación puedo jugar y parezco una persona normal, siempre me lo han dicho”, expresó.

Sus sueños desde pequeño son poder representar a Chile, “es un honor y mis expectativas son sacar una medalla, por el esfuerzo mío y de mi familia, que sin ellos no soy nada. Tengo que seguir entrenando fuerte para llegar a los Panamericanos de 2023. En notas voy bien, tengo promedio 6, pero se me hace muy complejo estudiar y entrenar”, finalizó Vicente Vidal, que cuando juega “siento emoción, cuando juego un partido grito todos los puntos y expreso toda esa emoción”.

La visión del profesor

José Luis Maldonado está a cargo de los entrenamientos, donde recibe a 45 personas en total, mientras que paralímpicos son diez. “Llevamos tres Juegos Paranacionales y como región, hemos tenido siempre muy buenos resultados. Ellos son nuevos, y recién el próximo año les tocaría jugar una final paralímpica. Y hemos tenido medallistas en clase 7, 10, 11, oro en 6; los deportistas en tenis de mesa son de muy buen nivel. En el caso de ellos, tienen hartas posibilidades de proyectarse a nivel nacional. Llevamos ocho años de buenos deportistas paralímpicos en tenis de mesa”.

Como se mencionó, hay distintas clasificaciones. “Del 1 al 5 es en silla de ruedas, del 6 al 10 con un tipo de discapacidad motora de pie y la clase 11 es intelectual. En el club entrena un chico, Daniel Jara, que fue a representarnos a la Selección Chilena en las sordolimpiadas en Brasil, donde se convirtió en el primer chileno en ganar un partido”.

Es así como el entrenador estima que Salvador debiese quedar clasificado en la categoría 10 y en el caso de Vicente, 7. “Lo que van a buscar a Buenos Aires es la clasificación funcional internacional, un certificado que les permitirá jugar en cualquier parte del mundo. Ellos entrenan dos días en el club y tres a través de un programa del IND para completar los cinco días que es lo que debería trabajar siempre un deportista enfocado en la competencia”, finalizó el entrenador.