Necrológicas
  • Oscar Luis Cárdenas Ordenes
  • Ema Costa Iribarren
  • Manuel Suárez Mattioni
  • Mercedes Pizzulic Piffautt
La Universidad de Magallanes realizó residencia

Encuentro Arte y Ciencia, una mirada sobre el bosque subantártico

Por La Prensa Austral Lunes 27 de Junio del 2022

Compartir esta noticia
206
Visitas

“RAÍZ” fue el nombre de la residencia artística realizada durante un mes por la Dirección de Extensión de la Universidad de Magallanes y que tuvo por temática el bosque subantártico desde sus dimensiones biológicas y culturales. Continuando con la línea adoptada a partir del año pasado, con la residencia “EMERGENCIAS DEL BENTOS”, dedicada a la vida en los fondos marinos australes, contó con la participación de la artista plástica regional Andrea Araneda y de siete estudiantes de la carrera de Pedagogía en Educación Parvularia. A ellas se unió la periodista institucional Paula Viano, mientras que la curatoría y producción estuvieron a cargo de Rafael Cheuquelaf y Nitzamé Mayorga.

Además, para ayudar a abordar el tema desde el ámbito científico participaron los investigadores del Centro Hortícola “Lothar Blunck” Dra. Ingrid Hebel, Claudia Salinas, Julio Yagello y Valeria Latorre. Ellos guiaron visitas al Laboratorio de Biotecnología y a los invernaderos, en donde dieron a conocer las distintas iniciativas que allí se llevan a cabo en torno a las especies vegetales comestibles y medicinales que crecen en nuestra región. Asimismo, se realizó una salida a terreno a la Reserva Forestal Magallanes, que contó con la guía del académico de la Escuela de Agronomía de la Umag Juan Marcos Henríquez.

Para la Dra. Ingrid Hebel se trató de una experiencia enriquecedora. “Primero como académica, nos permitió vincularnos entre las personas que formamos la comunidad universitaria, donde pudimos mostrar lo que hacemos, la investigación que realizamos y desarrollar instancias de aprendizaje mutuo. Como persona, fue un momento súper grato de reflexión y me gustó mucho que las participantes hicieran preguntas que no tenían una respuesta tan sencilla. Me gustó ocupar el libro de Stefano Mancuso sobre la Nación de las Plantas, donde las plantas tienen su propia Constitución y hacer un símil a lo que está sucediendo en nuestro país con la nueva Constitución. Creo que la experiencia fue provechosa en muchos sentidos. Son pocos los momentos que tenemos de paz para reflexionar sobre nuestra propia existencia”, compartió la investigadora.

Otras actividades de corte científico fueron las visitas al vivero de plantas del Instituto Antártico Chileno, guiada por la paleobotánica Cristine Trevisan, y al Laboratorio de Fósiles que funciona en el edificio institucional “Jorge Berguño”, siendo recibidas las residentes por el paleontólogo Héctor Mansilla.

Una conexión con
el bosque austral

Pero no solo desde la ciencia se apreció la importancia del bosque magallánico como ecosistema, pues también se contó con la participación de dos destacadas mujeres indígenas que aportaron su saber. Se trata de la artesana y divulgadora cultural kawésqar Carolina Quintul, quien realizó una clase en medio del bosque húmedo en el sector de San Juan, y de la “lawentüchefe” (“conocedora de hierbas”) mapuche-williche Marisol Raín. “La residencia artística me pareció muy buena, pues se pudo compartir conocimientos y en directa relación con la naturaleza. Las jóvenes se vieron muy interesadas y se ve un tremendo potencial para  enseñar que debemos cuidar nuestra casa, el planeta. Esto podemos enseñarlo desde los más pequeños a los más adultos. Tan maravilloso es aprender que un árbol sirve de casa para musgos, líquenes, que con junquillo podemos hacer cestería. Aún queda por aprender, que se sigan realizando estas actividades y como indígena gracias por invitarme a ser parte de ella”, declaró Marisol Raín.

Andrea Araneda valoró positivamente la experiencia de haber sido artista residente de “RAÍZ”. “Comparto plenamente lo que fundamenta esta residencia, en cuanto a potenciar un sistema de educación multidisciplinario para así generar más impacto. Es una idea muy revolucionaria que contribuye a un cambio de paradigma en nuestra enseñanza tradicional y que es absolutamente necesaria para formar individuos independientes y reflexivos, que conserven la creatividad inherente a cada ser humano. Este ha sido un mes donde la ciencia nos ha emocionado profundamente pues si somos capaces de comprender la tendencia a existir y de leer lo que la naturaleza nos susurra constantemente, tendremos una gran herramienta para vivir en plenitud”, reflexionó.

“En esas semanas mi ojo se sensibilizó al nivel de poder estar en la naturaleza y saber que no estoy solo yo, que hay hongos y demasiadas cosas que uno no ve. Pero ahora las veo y tengo que tener cuidado al pisar porque esa es su casa. El bosque y la naturaleza es la Casa de Mil Casas. Y nosotros como educadoras deberemos enseñar eso a las niñas y niños”, recalcó por su parte la estudiante de Quinto Año de Educación Parvularia. Ella y sus compañeras de residencia expusieron a las alumnas de su carrera lo aprendido mediante una exposición sensorial, que tuvo por objetivo el simular en una sala la experiencia de estar en el bosque.

Un nuevo modelo de residencia artística

Según explicó la directora de Extensión Umag, Mónica Araus, este tipo de residencia artística es una propuesta elaborada a partir de experiencias anteriores, en especial de las realizadas en conjunto con el Goethe-Institut y el Instituto Francés de Chile. “Estamos proponiendo algo más que solo recibir artistas para que se inspiren en nuestros paisajes, sino que ahora estamos conformando verdaderas comunidades creativas de carácter temporal y transversal. Unas en donde interactúen en igualdad artistas, científicos y estudiantes de nuestra universidad, reflexionando en torno a un tema y descubriendo que tienen mucho más en común de lo que imaginaban. La nueva Ley de Universidades Estatales propone la creación artística como misión de las casas de estudio, reconociendo a las Artes y las Humanidades como generadores de conocimiento. Y nosotros estamos proponiendo este tipo de residencias como experiencias de aprendizaje y desarrollo de la creatividad y de la capacidad crítica”, apuntó.

Este modelo de residencia fue recientemente presentado en el primer encuentro de la Red Patagonia Cultural, conformada desde 2020 por las universidades de Magallanes, Aysén, Los Lagos y ahora también por la Universidad de la Frontera, en un evento realizado en el campus de este último plantel en Temuco. En esta reunión, que contó con la asistencia de representantes de los Ministerios de Ciencia y Tecnología y de Culturas, Artes y Patrimonio, expuso sobre este modelo y en representación de la Dirección de Extensión Umag la psicóloga y diseñadora gráfica Evelyn Gómez.

La residencia artística “RAÍZ” cuenta con el financiamiento del Mineduc y se llevará a cabo nuevamente en el próximo mes de noviembre, contando con la participación de nuevos artistas, científicos y estudiantes de la Universidad de Magallanes.