Necrológicas
  • Eudalia del Carmen Ojeda Ojeda

Cambios de directores en establecimientos educacionales: Un conflicto que se repite y que perjudica a la educación pública

Por La Prensa Austral Domingo 3 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
154
Visitas

El reciente conflicto al interior de la Escuela Bernardo O’Higgins no será el primero ni el último en que el cambio de un director motiva inicialmente desconfianzas, para después derivar en protestas, manifestaciones, reuniones y recursos judiciales, una escalada que finalmente, termina afectando la buena convivencia en los establecimientos, y perjudicando particularmente la entrega del servicio educativo a los estudiantes.

“Rebelión en la granja”, como el célebre libro de George Orwell, sería un buen título para episodios que, al menos en los últimos diez años, han sido frecuentes. Aquí haremos un resumen de aquellos y de los involucrados, dejando fuera protestas por temas domésticos (calefacción, goteras, entre otros) y solamente mencionaremos casos en que la llegada o salida del director de un establecimiento municipal, levantó polvareda. 

Septiembre-octubre
2021, Insuco

El 4 de septiembre de 2012, estudiantes del Instituto Superior de Comercio se negaron a entrar a clases y comenzaron una manifestación en las afueras. Pedían la salida de la inspectora general, Andrea Gálvez, a quien acusaban de abuso de poder, maltrato psicológico, y aplicar sanciones sin pruebas. Ella se defendió diciendo: “esto partió, fundamentalmente, en una persecución, en una descalificación, en faltas de respeto a la directora del colegio (Susana Troncoso), por parte del profesorado, que, a lo mejor, no están conformes”, agregando después “al final, solamente se trata de ensuciar nombres de personas, de boicotear una labor que ha sido buena y todo, a mí parecer, por ambiciones personales de otros”.

Sin embargo, el conflicto, que incluyó una toma del liceo, terminó con la salida de ambas. Susana Troncoso afirmó, el 2 de octubre, que un hecho similar le costó el cargo a Hugo Villegas y que se produjo de la misma manera, en un grupo de 18 docentes, liderados por “una persona que manipula ideológicamente a los estudiantes y que tiene acceso privilegiado a la información y consumo de opinión pública”. 

Mayo de 2014.
Arturo Mansilla

El 23 de mayo, la comunidad educativa de la Escuela Hernando de Magallanes celebró el cumpleaños de su director, Arturo Mansilla Pinilla, alegría que se trastocó en indignación al enterarse que ese mismo día, la Corporación Municipal, había decidido su salida. Por ello, tomaron la decisión de hacer un paro de “brazos caídos”.

En sus descargos, Mansilla apuntó contra el entonces alcalde Emilio Boccazzi y a la administración de la Cormupa, encabezada por Hermes Hein y por Cristina Susi en el Area de Educación. “Yo he estado criticando a la Corporación Municipal con respecto a su manejo, en lo relacionado al área pedagógica, financiera, dineros que no están llegando como debieran, tanto a este establecimiento como a otros. Yo fui presidente del Consejo de Directores, y el señor Hein se opone rotundamente a que se organicen, para tener una visión constructivista con respecto a la Corporación Municipal”. 

En esa oportunidad, Arturo Mansilla recibió el respaldo de los concejales José Aguilante, Andro Mimica y Mario Pascual. No así del edil Julián Mancilla, que respaldó la decisión de desvincular al director, señalando que hubo situaciones de maltrato.

Junio de 2016. Ceia

Nuevamente movilización de estudiantes para exigir la salida de un director. En este caso, de Hugo Bizama. “Queremos sacar al director, por cómo está el liceo, la infraestructura sobre todo, y aparte, él no tiene ningún acercamiento con los estudiantes. Hay muchas cosas y él sabe, pero no nos da ninguna explicación, se hace el
desentendido”, argumentaron los estudiantes. Sin embargo, uno de los lienzos que instalaron esa vez en el frontis decía “Boccazzi no queremos políticos, queremos un director”.

Bizama se defendió diciendo que “eso es porque el 2013 fui secretario de la corporación, un cargo de confianza del alcalde. Pero en 2014 me hice cargo del colegio y me he dedicado a esas labores, además, aclaro, hace un año renuncié a mi militancia política en el Partido Por la Democracia y legalmente soy independiente, así que a quién podría estar haciéndole campaña”, replicó Bizama, que finalmente terminó saliendo de la dirección del establecimiento de educación de adultos.

Octubre 2017. Julián Mancilla por fusión de cursos

No es primera vez que Julián Mancilla aparece liderando una manifestación. El 13 de octubre de 2017 llevó la voz cantante contra de la Corporación Municipal, tras el anuncio de fusión de cursos y el eventual despido de docentes del establecimiento. Su protesta la repitió el 31 de ese mismo mes, frente a la entonces Intendencia, donde desplegó un recurso que ha vuelto a utilizar en esta oportunidad: globos negros y ataúdes que simbolizan la muerte de la educación pública.

Abril-mayo de 2018.
Toma en el Industrial

El 22 de abril estudiantes del Liceo Industrial Armando Quezada Acharán se “tomaron” el establecimiento y entregaron un petitorio al alcalde Claudio Radonich, en el que pedían la mantención como director de Patricio Bórquez, quien se hallaba en calidad de interino. La situación empeoró cuando asumió en el puesto Hugo Flehan, quien llegó proveniente de Valparaíso y que se encontró con este escenario, en que los profesores movilizados agregaron las peticiones de salida de la jefa de la Unidad Técnico Pedagógica, María Angélica Oyarzún y al titular del área de Producción, Ricardo Villarroel.

La voz cantante dentro del establecimiento la llevó el profesor Christian Burgos, que fue apoyado por el concejal José Aguilante y que logró que la Corporación Municipal, entonces presidida por Segundo Alvarez y con Beatriz Schmidt en el Area de Educación se llegara a un acuerdo que terminó con la salida de los dos funcionarios cuestionados, y el fin de la “toma”, firmada el 5 de mayo.

20 de abril de 2018, Escuela Pedro Pablo Lemaitre

Apoderados de la Escuela Pedro Pablo Lemaitre protestaron frente al establecimiento, para pedir la salida de la directora, que había asumido en marzo, Cecilia Barrientos, que obtuvo el cargo a través del concurso de Alta Dirección Pública. Sin embargo, los manifestantes exigían el regreso de Luis Vargas Báez. El caso es similar al actual, ya que las acusaciones apuntaban a tratos discriminatorios y una política de puertas cerradas, distinta a la del antecesor. 

En mayo de este año renacieron las protestas contra la directora, a quien acusaron de ocultar situaciones de violencia y maltrato al interior del establecimiento.

Con todas estas situaciones que se han producido dentro de escuelas, colegios y liceos, bien cabe la pregunta de cuánto han influido para que la educación pública tenga el desprestigio que actualmente tiene y que ha derivado en que muchos padres y apoderados prefieran salir del sistema y matricular a sus hijos en instituciones particulares subvencionadas o derechamente, pagadas. Hechos que además, empañan buenas gestiones en otros establecimientos públicos, donde los cambios de director no son tomados como una afrenta y en que las transiciones se han desarrollado de manera normal.