Necrológicas

Jorge Babarovic y su derecho a morir

Por La Prensa Austral Domingo 3 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
58
Visitas

Eran los años sesenta y en Punta Arenas causaba sensación la novedad de una radionovela en capítulos diarios transmitida por Radio Polar (CD89) cuyo personaje principal era el joven y apuesto locutor y actor Jorge Babarovic Novakovic. Su personaje Albertico Limonta lo recordamos hasta hoy los que tenemos buena memoria y buenos años vividos. Críado bajo los cuidados de su fiel Negra Dolores, el niño Albertico, en la voz y talento de Jorge, traspasó fronteras y tiempos en la radionovela “El derecho de Nacer”.  Antes, desde los balcones del antiguo teatro del Liceo San José, se escuchaba una voz que decía “comienzan aquí las transmisiones de L.S.J. Radio Liceo San José, presentando al Cuadro Virtus”. Era la voz incipiente y prometedora del alumno Jorge Babarovic Novakovic. Y así nos fuimos acostumbrando a la voz agradable, bien modulada y cercana de este speaker que evolucionaba ante nuestros oídos. CD-111 Radio Austral, CD-89 Radio Polar, la voz de Chile para toda América, fueron algunos de los escenarios que lo vieron desarrollarse.  Y así, Jorge creció hasta que un día le tocó trabajar con la locutora más linda y con mejor voz del éter austral: María Velich. No sé cuándo fue, pero se enamoraron y se casaron y así este diablillo nos privó de esa dulce voz y se la llevó al norte. Allá se radicaron y Punta Arenas se quedó sin Jorge y sin María. Para celebrar y volver a juntar a los que estamos “en el norte”, Jorge, junto a varios otros magallánicos y chumangos, fundó y dio vida a la Cofradía del Calafate, entidad sui generis mezcla de gastronomía compartida, bebestible bien libado, canto chileno y croata, todo bajo el pabellón de la República Independiente de Magallanes, Rim, que  aglutina aquí y allá los más hermosos vuelos de la nostalgia, la tristeza y la alegría de quienes desde lejos vivimos soñando con aterrizar un día en el aeropuerto de Chabunco.
Hoy este gran amigo se va a locutear a la Bóveda Celeste, a otro nivel, donde tendrá su voz una resonancia amplificada en las nubes mientras en su recuerdo, su familia y sus amigos quedamos pensando que hoy Jorge Babarovic decidió ejercer otro derecho de los humanos, el derecho a morir.