Necrológicas

Periodista detenida por denunciar una masacre en Ucrania fue trasladada a un psiquiátrico en Siberia

Por La Prensa Austral Martes 5 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
71
Visitas

La periodista rusa María Ponomarenko, que fue detenida en abril acusada de criticar a las fuerzas armadas rusas en redes sociales por la guerra de Ucrania, fue trasladada a un hospital psiquiátrico en Siberia, según informó su abogado.

El defensor Sergei Podolsky indicó que su cliente será evaluada en el Hospital Clínico Psicológico de Altai durante 28 días.

Ponomarenko, que vive y trabaja en la ciudad de Barnaul, en la región de Altai, y es madre de dos niños pequeños, fue detenida en San Petersburgo, en el extremo occidental del vasto país, pero fue llevada hasta Barnaúl a finales de junio, a más de 3.200 kilómetros.

Podolsky añadió que los investigadores interrogaron a las hijas menores de edad de María, y “el testimonio de una de ellas se convirtió en una prueba contra su madre”.

Por su parte, la activista de Novosibirsk Yana Drobhokhod contó al portal RFE/RL: “Hoy he ido allí y he entregado un paquete para ella. No se le permite recibir cartas ni visitas de sus familiares”.

La periodista, del portal de noticias RusNews, fue detenida en abril por informar del “presunto ataque aéreo ruso” el marzo contra el Teatro del Drama de la ciudad ucraniana de Mariupol donde se escondían cientos de civiles, una de las peores masacres en lo que va de la guerra.

La agencia Sputnik informó en aquel entonces que “el tribunal del distrito de Oktiabrski se pronunció sobre la imposición de la medida preventiva en forma de detención a Maria Ponomarenko”. La arrestada es acusada de difundir públicamente información falsa sobre el uso de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia.

Según la acusación, Ponomarenko publicó la información en su canal de Telegram, fue detenida el 24 de abril pasado, e iba a permanecer arrestada hasta el próximo 22 de junio.

Las draconianas leyes locales han cercado duramente la actividad de la prensa, con una censura que prohíbe términos como guerra, agresión e invasión para referirse al conflicto.

En especial, una ley tipifica como delito penal, castigado con penas de hasta 15 años de cárcel, que los periodistas rusos informen de que la invasión ha obligado a numerosos medios de comunicación a abandonar Rusia.