Necrológicas
  • Oscar Luis Cárdenas Ordenes
  • Ema Costa Iribarren
  • Manuel Suárez Mattioni
  • Mercedes Pizzulic Piffautt

Por una botella de whisky que no le vendieron cliente ebrio estrelló su vehículo contra el local

Por La Prensa Austral Martes 5 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
3,937
Visitas

Pasada la medianoche del domingo un sujeto en completo estado de ebriedad ingresó a una botillería, exigiendo que le vendieran una botella de whisky. 

Viendo el estado de intemperancia en que se encontraba el cliente, sumado al hecho que andaba manejando un automóvil, la propietaria se negó. Esto ofuscó al individuo que la amenazó con “tirarle unos balazos”, saliendo luego del local ubicado en calle Hornillas Nº01856.

La comerciante, de 31 años de edad, pensó que el hombre se había marchado, dando por superado el incidente. Sin embargo esto no fue así. El enardecido comprador se subió al vehículo y en vez de alejarse, aceleró el móvil y embistió la puerta de acceso del local, provocando daños cuantiosos en el frontis del establecimiento y destruyendo los vidrios de algunas vitrinas.

Según los antecedentes que dio a conocer ayer el fiscal de turno, Sebastián González, esta persona se baja del auto, vuelve a ingresar a la botillería, se acerca a la mujer y la toma del pelo, intentando darle de puntapiés para luego retirarse. No sin antes de tratarla de “sapa”, porque ella le advirtió que había llamado a Carabineros.

La víctima pidió ayuda a unos amigos que terminaron practicando una detención ciudadana. El autor fue agredido y entregado a personal policial.

Ayer la Fiscalía le comunicó a Luciano Aguilera González el inicio de una investigación por tres delitos: conducción en estado de ebriedad y sin licencia; amenazas y daños simples.

El examen respiratorio arrojó que el conductor guiaba con 2,12 gramos de alcohol por litro de sangre.

Las cámaras del local registraron el episodio, quedando grabado el momento en que el sujeto irrumpe en el local y agrade a la mujer.

“Al llegar me encontré con el auto dentro del local comercial y varios vecinos que la estaban auxiliando”, declaró a la policía la hermana de la víctima.

En la petición de prisión preventiva, el fiscal indicó al juez que el detenido registra una condena de tres años y un día, por robo en lugar habitado, sentencia emanada del Juzgado de Chillán y cumplida recientemente. La pena que vaya a recibir por este nuevo delito será de cárcel efectiva.

Total desprecio

El magistrado Ricardo Larenas compartió que la libertad de esta persona constituye un peligro para la sociedad. Hizo presente que el imputado actuó con total desprecio a la seguridad de la víctima “porque arremete con todo en contra del local comercial que estaba siendo atendido por la víctima, no importándole cualquier otra situación”. Esto significa que no sólo tuvo en mente el tema de los daños materiales sino que de provocar un perjuicio mayor a la víctima.

Por esto accedió a la prisión preventiva y el imputado ingresó a la cárcel. En principio por dos meses, plazo para que concluya la investigación.