Necrológicas
  • Eudalia del Carmen Ojeda Ojeda
EDITORIAL

Radonich puso el dedo en la llaga

Por La Prensa Austral Miércoles 6 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
77
Visitas
  • Para el jefe comunal, ello no pasa porque él no haya
    continuado ejecutando los referidos programas, sino porque éstos no se condicen con la realidad regional y porque, definitivamente, han sido ineficaces.

 

Ya en su segundo periodo alcaldicio, bastante escéptico de la eficacia de ciertos programas sociales y de prevención se ha mostrado el alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich, a tal punto que ha desechado seguir suscribiendo convenios y ejecutando algunas de estas iniciativas.

Frontal fue la crítica que emitió, por ejemplo, respecto de los programas que maneja Senda, al acusar que éstos sólo sirven para pagar sueldos. Estas declaraciones las formuló luego que se dirigieran dardos en su contra por no haber suscrito los últimos programas destinados principalmente a la prevención del consumo de alcohol y drogas.

Este cruce de palabras, claro está, se dio en el marco de la inquietud ciudadana sobre el aumento de episodios de violencia nocturna que se está evidenciando en las calles de la ciudad y por el alza de conductas antisociales, la mayoría vinculada a excesiva ingesta alcohólica y drogadicción.

Para el jefe comunal, ello no pasa porque él no haya continuado ejecutando los referidos programas, sino porque éstos no se condicen con la realidad regional y porque, definitivamente, han sido ineficaces. El alcalde sostiene que las cifras hablan por sí solas, pues ya en 2019 advirtió al entonces director nacional de Senda que los índices de consumo de marihuana, cocaína y alcohol han crecido y que esto fue reconocido en una pasada reunión del Consejo de Seguridad Comunal por la representante de Senda.

El servicio se defendió afirmando que 9 de cada 10 pesos se invierten en la oferta programática. También blandió un estudio de consumo aplicado a la población escolar, con tasas que dan cuenta de una merma, pero se trata de estadísticas de hace tres años.

Lo cierto es que se requiere que los programas de entidades como Senda tengan, como lo apuntó la delegada presidencial y el propio alcalde, pertinencia territorial y que no sean una réplica de un programa diseñado en algún escritorio en Santiago.