Necrológicas
  • Oscar Luis Cárdenas Ordenes
  • Ema Costa Iribarren
  • Manuel Suárez Mattioni
  • Mercedes Pizzulic Piffautt
Inversión de 500 millones de dólares

Megaproyecto de parque eólico ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental

Por La Prensa Austral Viernes 5 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
3,864
Visitas
  • “Faro del Sur” contempla levantar 65 aerogeneradores que permitirán aprovechar el recurso eólico de Magallanes para dotar de energía limpia y sustentable.

Los aerogeneradores se distribuirán en una superficie predial total de 3.791 hectáreas

Una inversión de 500 millones de dólares involucra el proyecto Parque Eólico Faro del Sur que se desarrollará en Punta Arenas y que desde ayer busca la aprobación del Sistema de Evaluación Ambiental (Sea).

Fue durante la jornada de este jueves cuando la iniciativa fue ingresada al sistema, dando cuenta de las características que tendrá la obra tramitada por Hif y Enel Green Power, vinculada a la producción de combustibles sintéticos en el sector de Cabo Negro.

La presentación plantea que el proyecto consiste en la construcción y operación de un parque eólico con una potencia nominal de 325 MW y una vida útil proyectada de 25 años. El complejo está conformado por 65 aerogeneradores de tres aspas, los cuales se distribuirán en una superficie predial total de 3.791 hectáreas aproximadamente. Se detalla que cada aerogenerador ocupará una superficie aproximada de 657,17 m2 y tendrá una altura total de 250 metros; estará compuesto por una torre de 165 m de altura de buje y un rotor de 170 m de diámetro.

El parque contará con un área colectora (punto colector), en la cual se agruparán los circuitos internos y desde donde la energía será evacuada a través de una línea de transmisión subterránea de 33 kV. Se precisa que la línea de transmisión será de 12,1 km de longitud, la cual se extenderá de forma subterránea desde el punto colector hasta el punto de entrega final en la subestación de un futuro cliente ubicado en el sector Cabo Negro. Adicionalmente, el proyecto contará con instalaciones para la operación y seguridad del parque eólico, tales como edificio de operación y mantenimiento, salas eléctricas, bodegas, oficinas, las que se emplazarán dentro del polígono predial destinado a la instalación del punto colector.

De esta manera, la construcción y operación de infraestructura eléctrica y de su equipamiento, con una potencia nominal de 325 MW, permitirá aprovechar el recurso eólico de Magallanes para generar la energía limpia y sustentable.

De acuerdo con la descripción, el proyecto ocupará terrenos entre el km 36 y km 40 de la Ruta 9 Norte al interior de la Estancia Tehuel Aike; mientras que la línea de transmisión se localiza entre el km 36 y el 26,5 de la Ruta 9 Norte en el sector de Cabo Negro.

La fase de construcción tendrá una duración de 24 meses, a partir de enero de 2024, dejando la puesta en marcha para enero de 2026.

El presidente de Hif Global, César Norton, destacó que “este joint venture con EGP nos permite dar un paso decisivo para el futuro de los ecombustibles a base de hidrógeno verde y, con ello, apoyar nuestro objetivo de avanzar en la descarbonización del planeta. Con la energía limpia de Faro del Sur podremos alimentar nuestra primera planta a escala industrial de combustibles carbono neutrales en Chile, cuya tramitación ambiental se iniciará en los próximos meses”.

Por su parte, Fernando Meza, responsable de Desarrollo de Negocios Renovables de Enel Green Power, comentó que, “estamos construyendo una mirada al futuro, que nos va a permitir como Enel e Hif poder descarbonizar a través del hidrógeno verde aquellas industrias, sectores económicos y también comerciales a los que hoy no podemos llegar con la electricidad. Chile tiene una gran capacidad para ser uno de los líderes a nivel mundial en este proceso y para nosotros como Enel, esto viene a ser una extensión en nuestra búsqueda de la descarbonización”.

Sometimiento al Sea

En cuanto al sometimiento del proyecto al Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (Seia), se señala que se hace en virtud a la ley y a eventuales “efectos adversos” sobre la cantidad y calidad de los recursos naturales renovables, incluidos el suelo, agua y aire”; al “reasentamiento de comunidades humanas, o alteración significativa de los sistemas de vida y costumbres de grupos humanos” y a la “alteración significativa, en términos de magnitud o duración, del valor paisajístico o turístico de una zona”.

De acuerdo con lo anterior, la evaluación de impacto ambiental ha identificado y evaluado para la fase de construcción los siguientes impactos significativos: modificación de los tiempos de desplazamiento en la Ruta 9 Norte, intrusión visual, incompatibilidad visual y aumento en el nivel de artificialidad. Mientras que para la fase de operación los siguientes impactos significativos: pérdida de individuos de fauna voladora de especies de alta sensibilidad local al desarrollo eólico, intrusión visual, incompatibilidad visual y aumento en el nivel de artificialidad.

En base a eso, el estudio de impacto ambiental propone un “plan de medidas de mitigación, reparación y/o compensación” que contiene cómo enfrentar los impactos calificados como significativos.

Se consignan medidas tales como la “detención dirigida de aerogeneradores”; “minimización de atracción lumínica”; “eliminación de focos de atracción de aves carroñeras”; “plan de difusión”; “plan de comunicación con grupos humanos del sector norte de Punta Arenas”; un “buzón de recepción de inquietudes ciudadanas” y “horarios de transporte de cargas sobredimensionadas”. También hay compromiso de apoyo para el Monumento Natural Canquén Colorado y la implementación de dos miradores para compensar la intrusión visual de una zona con valor paisajístico.