Necrológicas
  • Eudalia del Carmen Ojeda Ojeda
  • Rosa Mancilla Ampuero
Héctor Colivoro Catepillán

Emocionada despedida a funcionario que trabajó 28 años en el Inia

Por La Prensa Austral Sábado 6 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
696
Visitas

Por motivos de enfermedad, y después de 28 años de ininterrumpida labor, Héctor Colivoro Catepillán, dejó el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Inia Kampenaike.

El funcionario ingresó a este organismo el año 1994 como auxiliar de servicios y junior. “Durante su permanencia demostró ser un trabajador altamente responsable, honrado y cooperador, ganándose el cariño de sus compañeros y compañeras de trabajo”, escribieron sus compañeros de labores en el Facebook de la entidad.

“Fueron muchos los años en que debió realizar de forma presencial trámites como depósitos o retiros de dinero de alto valor, entrega de documentos en muchas reparticiones públicas y privadas, lo que le permitió conocer y ser conocido por muchas personas”.

“Héctor, todos los días tempranito en las mañanas prendía la calefacción en la oficina de calle Angamos, por lo que cuando estaba de vacaciones o con permiso, todos notaban su ausencia”.

Así son los cambios de rumbo que nos da la vida. Hoy Inia Kampenaike ya no está en esa oficina y Héctor vive una nueva etapa, que es la de poder descansar después de 28 años en este organismo y 15 en otros trabajos donde sin duda dejó huellas.

Esperan sus ex compañeros de trabajo que ahora pueda disfrutar la vida, junto a su esposa Alicia e hijos Marcela y Patricio.

“Héctor te deseamos lo mejor”, le escribieron.

Vinieron de otras ciudades

Héctor Colivoro declaró a La Prensa Austral estar muy agradecido. “Jamás me imaginé algo así. Si incluso vinieron funcionarios de otras ciudades del país, sólo para estar en mi despedida. Fue todo muy emocionante, sobre todo cuando mostraron videos con imágenes de mi ingreso al servicio. Primero me despidieron el martes con un encuentro de camaradería y el jueves con una ceremonia en Kampenaike. Me voy feliz y agradecido. Mi señora y mis hijos quedaron muy emocionados y yo también, por supuesto”.