Necrológicas
  • Estrumelina del Carmen Barría Barría
EDITORIAL

Segundo albergue para personas en situación de calle

Por La Prensa Austral Lunes 8 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
68
Visitas
  • Se trata de dispositivos de emergencia de carácter temporal insertos en el denominado Plan Protege Calle, que junto a las Rutas Sociales y Rutas Médicas buscan proteger la vida de las cerca de 130 personas en situación de calle que existen en Magallanes.

En la última semana, la subsecretaria de Servicios Sociales, Francisca Perales Flores, de visita en Punta Arenas, inauguró un segundo albergue para personas en situación de calle, emplazado en Avenida Independencia 538, en esta ciudad.

Este nuevo dispositivo se ejecutará hasta el mes de diciembre de este año, con una inversión estatal de 57 millones de pesos. De esta manera, una veintena de personas podrán contar con un lugar seguro para pernoctar, además de recibir alimentación y atención social. Su ejecución estará a cargo de Fide XII.

En la misma línea, en junio pasado se anunció la extensión del albergue que ya venía operando en calle Lautaro Navarro 861, hasta enero del 2023, lo que representará un presupuesto de $86 millones por parte del Ministerio de Desarrollo Social. Este recinto también fue concebido con 20 plazas, tanto para hombres como para mujeres.

Ya, el 14 de julio, el seremi de Desarrollo Social y Familia, Danilo Mimica, había puesto en marcha en la comuna de Natales un establecimiento similar, a favor de 20 personas en situación de calle.

Los albergues son dispositivos de emergencia de carácter temporal insertos en el denominado Plan Protege Calle, que junto a las Rutas Sociales y Rutas Médicas buscan proteger la vida de las cerca de 130 personas en situación de calle que existen en Magallanes.

A lo anterior, se suma la notable tarea solidaria a favor de estas personas que lleva adelante el Hogar de Cristo, a través de su Hospedería de Avenida España. Sin embargo, muchas veces los esfuerzos son insuficientes, y lo que es peor inconducentes a un resultado favorable, de no mediar un trabajo mancomunado de diversas instituciones.

Pero, no obstante la necesidad de ir en ayuda inmediata de gente de la calle, lo ideal sería abordar el problema desde antes y no cuando ya todas las consecuencias están desatadas, labor que sí obliga a redoblar las iniciativas preventivas, respondiendo a tiempo a las manifestaciones que pueden acabar con la decisión de algunas personas de elegir la calle como su hogar, a veces el último destino, sumidas en la soledad que, con toda seguridad, no buscaron, ni menos alguna vez imaginaron.