Necrológicas
  • Hernán Soriano Barahona

Los proyectos escolares que les dieron pasajes a la Antártica

Por La Prensa Austral Miércoles 17 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
181
Visitas

El pasado sábado se realizó la entrega de premios a los participantes de la Feria Antártica Escolar, en la que los proyectos de dos equipos escolares de Puerto Montt y uno de Talca recibieron el galardón máximo: viajar en diciembre al continente blanco. “Desmarestiales como mitigadoras de la acidificación: un estudio comparativo de las macroalgas antárticas Himantothallus grandifolius y Desmarestia menziesii” fue el primer proyecto que recibió el aplauso de los presentes en la ceremonia realizada en el Hotel Cabo de Hornos.

Sus autores son las estudiantes de tercero medio del Colegio San José de Puerto Montt, Región de Los Lagos, Daniela Vidal Oyarzo y Jacinta Blanco Astudillo, quienes junto a su profesor Daniel Altamirano Estrada, desarrollaron esta iniciativa, pese a que iban en cursos distintos y tenían que reunirse fuera del horario para poder investigar. “Nosotras nos pasamos todas las páginas para poder buscar y era muy limitada la información. Nuestra propuesta fue descubrir estas macroalgas de desmarestiales como posibles mitigadoras de la acidificación, queremos descubrirlas, nos hemos encariñado tanto con ellas que hasta les pusimos nombre, porque Himantothallus grandifolius es por Adriana Grande y Desmarestia menziesii era como Messi; eran tan desconocidas que en nuestra presentación las tuvimos que dibujar, teníamos solamente dos imágenes”, explicó Daniela Vidal, una de las más emocionadas con el premio, mientras que Jacinta Blanco destacó que “tenemos que empezar a ver la Antártica como nuestra, que es parte de nuestro territorio y las algas que estudiamos son parte exclusiva de este continente”.

La base del proyecto indica que en la Antártica se pueden percibir los críticos efectos del calentamiento global, como la llegada a una concentración de 400 ppm de dióxido de carbono en su atmósfera. En este contexto, plantearon que la acidificación es un problema importante causado directamente por el aumento de CO2, que es absorbido por el océano y que disminuye el pH del agua, provocando un incremento en su acidez que causa daños en todo el ecosistema marino, en especial a especies con exoesqueletos. Sin embargo, distintos lugares del planeta han encontrado una solución a este problema dentro de los cultivos de macroalgas, que gracias a su metabolismo pueden absorber el dióxido de carbono disuelto en el agua y generar un ambiente estable para otros organismos involucrados. Pero, advirtieron que la mayoría de las macroalgas que se utilizan no son capaces de enfrentar los aumentos de temperatura del agua, por lo que su propuesta de investigación se basa en un estudio comparativo acerca del posible uso, potencial y eficiencia de dos macroalgas pardas antárticas endémicas del orden desmarestial (Himantothallus grandifolius y Desmarestia menziesii) para la realización de un futuro cultivo superficial en las costas de la isla Rey Jorge capaz de aportar en la mitigación de la acidificación.

Microplásticos

También de Puerto Montt fue el segundo equipo ganador. Valentina Bahamonde Cárdenas y Benjamín Sepúlveda Lobos, del Colegio Santo Tomás, con la asesoría del profesor Eddie Morales Toledo, presentaron la propuesta “¿Cómo afecta la bioacumulación de microplásticos en las tasas de filtración de las esponjas marinas antárticas?”, en la que establecen que los plásticos son actualmente un problema mundial debido a que están diseminados en altas concentraciones en los ecosistemas, encontrándose hasta en ambientes aislados como es el continente Antártico, dañando así a la biota existente. Estos se pueden encontrar en diversos tamaños, como nano, micro y macropartículas. En particular, en este proyecto de investigación quisieron centrarse en los microplásticos y los efectos de su bioacumulación en las esponjas marinas antárticas, ya que estos animales invertebrados juegan un rol ecológico preponderante en la biodiversidad Antártica. Los microplásticos disminuyen la tasa de filtración de estos organismos, afectándolos negativamente en su proceso alimenticio y por consiguiente afectando de manera directa al ecosistema marino Antártico.

Antártica para la inclusión

El tercer equipo ganador llegó desde Talca, capital de la Región del Maule. “No somos un mundo aparte, sino parte de este mundo: Visibilización de estudiantes con Trastorno de Espectro Autista (Tea) sobre educación Antártica a través de una metodología didáctica”, propuesta desarrollada por las estudiantes Antonia Rosas Quintanilla y Guido Barrios Guaschino, del Liceo de Cultura y Difusión Artística. Con el apoyo de la docente Laura Hormazábal Salgado, plantearon que la enseñanza sobre la Antártica ha sido deficiente y aislada, afectando la conciencia e identidad antártica nacional. Por ello indicaron que el Estatuto Chileno Antártico propone fortalecer la enseñanza, difundiendo el patrimonio histórico, científico y cultural antártico, a través de la integración de estos temas en los planes de estudio, reforzando la producción de material educativo y de divulgación. 

Así nació la necesidad de visibilizar el continente blanco en personas con Trastornos de Espectro Autista, cuyo aprendizaje tradicional no resulta significativo. Para ello se fijaron el objetivo de aplicar una metodología didáctica que permita a estas personas comprender el valor del continente Antártico, para lo cual aplicaron una entrevista grupal para conocer sus ideas previas, una charla y evaluación escrita. Posteriormente, aplicaron juegos didácticos con diferentes temas antárticos, lo que les permitió observar el comportamiento de los estudiantes para finalmente realizar entrevistas y evaluar su aprendizaje. 

Entre los resultados que obtuvieron, demostraron que los estudiantes consideran importante la Antártica y han manifestado su interés por conocer aún más sobre ello, logrando recordar contenidos trabajados. Ello los llevó a concluir que tanto las personas con Trastornos de Espectro Autista como Antártica son importantes en nuestra sociedad, necesitan ser visibilizados y valorados por el aporte que entregan y su inclusión es algo del cual debemos hacernos cargo.