Necrológicas
  • María Nelly Miranda Rodríguez
  • María Angela Muñoz Cárcamo

“Una alerta”: el mega complejo portuario peruano de Chancay que amenaza con limitar el comercio exterior de Chile

Por La Prensa Austral Viernes 16 de Septiembre del 2022

Compartir esta noticia
230
Visitas
  • Desde el sector portuario nacional llaman a “ponerse al día” y acelerar las ampliaciones de los puertos de San Antonio y Valparaíso.

 

Chancay era hasta hace poco un tranquilo enclave pesquero-agrícola ubicado en la costa central de Perú, frecuentado por turistas y las aves marinas que estacionalmente migran hacia, y desde, Canadá y Estados Unidos. 

Nada hacía presagiar que esta localidad de 63.400 habitantes albergará en pocos años un ambicioso proyecto que se espera cambie radicalmente su fisonomía y se convierta en un eslabón clave del comercio entre América Latina y China, bautizado como el Terminal Portuario Multipropósito de Chancay. 

Se trata de una inversión de US$3.600 millones y una compleja obra de ingeniería ya en curso con la que el gobierno peruano busca atraer cerca del 50% de los casi US$580.000 millones que mueven cada año los negocios entre Sudamérica y el gigante asiático. El megapuerto está ubicado a 80 kilómetros al norte de Lima, en la provincia de Huaral, construido por la empresa china Cosco Shipping Ports Chancay Perú (CSPCP) en coordinación con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC). 

Las instalaciones contarán con capacidad para que atraquen los buques de carga más grandes del mundo, es decir, aquellos que puedan transportar más de 18.000 contenedores. En un principio contará con cuatro puntos de amarre, pero a futuro podrían llegar a ser quince, y ya son visibles los extensos espigones en los que se arrimarán los cargueros. 

Para su cimentación, se demolió un cerro y se excavó un túnel de 1,8 kilómetros que lo conectará con la Panamericana Norte. 

La obra consta de tres grandes componentes. Uno de ellos es la zona operativa portuaria, donde se realizarán las actividades relacionadas con el puerto; otro es el complejo de ingreso e incluye el antepuerto vehicular, puertas de ingreso, área de inspección de aduanas, oficinas administrativas, además de áreas de servicios logísticos y de apoyo. El tercero lo constituye el túnel. 

De acuerdo al Presidente Pedro Castillo esta edificación es importante porque, además de ser un complemento del puerto del Callao, “colocará al Perú a la altura de las naciones de mayor infraestructura portuaria del Pacífico Sur, y mejorará sustantivamente los niveles de intercambio comercial a través de un corredor con el Asia Pacífico”. 

En la misma línea, Geiner Alvarado, ministro de Transportes y Comunicaciones del país vecino, sostuvo esta semana que el megapuerto “convertirá al Perú en el primer centro logístico del Pacífico en América Latina, lo que dinamizará la economía, impulsará las exportaciones y generará nuevas oportunidades comerciales. Además, este proyecto está generando miles de empleos para la población local”. 

Agregó que el terminal portuario de Chancay permitirá descongestionar las vías de acceso del Callao, generando oportunidades para la carga proveniente del oriente y sierra central, también elevará su competitividad frente a otros mercados. Lo anterior, permitirá atender el crecimiento de la demanda portuaria, además de reducir costos del mercado nacional e internacional. 

¿El objetivo? Todo apunta a que el proyecto se convierta en “hub” regional que enlazará con los vecinos, y permitirá redistribuir la carga de Chile, Ecuador, y Colombia. 

Riesgos para Chile

Una megaobra que, por cierto, genera presiones para el sector portuario chileno. Y es que en la medida que no se aceleren las ampliaciones de los puertos de Valparaíso y San Antonio, el sector prevé ciertos riesgos para la economía nacional. “Todo nuestro comercio exterior con el Asia-Pacífico podría concentrarse en el mega complejo portuario de Chancay, que se desarrolla en Perú con capitales chinos”, advirtió Miguel Vergara, presidente de la Liga Marítima de Chile, en una carta publicada por El Mercurio. 

“Ese complejo pasaría a ser lo que técnicamente se conoce como puerto ‘hub’, lo que limitaría el comercio exterior de Chile a una suerte de cabotaje de ida y vuelta a Chancay-Callao”, añadió. 

Por su parte, Mario Cassanello, presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Turismo de San Antonio, señaló a Emol que ven “con preocupación esta situación, porque existe un riesgo real para la economía chilena ante el avance de la modernización y crecimiento de los puertos en Perú, concretamente lo que significa el Puerto de Chancay”. 

“Si no se concreta el Puerto Exterior -la ampliación que se ha retrasado por exigencias medioambientales-, proyecto que nuestra Cámara respalda, Chancay absorbería un porcentaje importante de mercancía que proviene de China, lo que sería un duro golpe para el comercio exterior, la economía local y nacional”, acotó. 

A juicio de Cassanello, “se hace imperativo avanzar cuanto antes en el aumento de capacidad de infraestructura portuaria y así evitar esas alzas para el comercio nacional”. 

En la misma línea Luis Knaak, gerente general de Puerto San Antonio, mencionó que varios puertos de la costa oeste de América del Sur, como El Callao, Guayaquil, Buenaventura, Manzanillo, y ahora Chancay, “están próximos a crecer o en pleno desarrollo de mayor capacidad, que les permitirá recibir naves de mayor capacidad”. 

“En ese escenario, si Chile no se pone al día, existe una posibilidad cierta de que nuestras cargas queden en terminales de otros países y que debamos tener que traerlas con un traslado adicional, lo que sumará costos a nuestra logística y finalmente significará precios más altos en varios productos que consumen los chilenos”, apuntó. Junto con ello, aseguró que “la construcción del complejo portuario de Chancay y la ampliación que Perú realiza en El Callao deben ser consideradas como alertas que nos motiven como país a avanzar más rápido de lo que estuvimos haciéndolo durante los últimos años, en particular con iniciativas como Puerto Exterior”. 

José Pakomio, presidente de la Cámara Regional del Comercio de Valparaíso, manifestó que “lo más preocupante en este momento es la inexistencia de una hoja de ruta para la expansión portuaria, considerando que el 95% de nuestras exportaciones se realizan a través de los puertos, creemos relevante que exista una estrategia”.

“Si bien es difícil que nos podamos convertir en un hub portuario, sí es importante que se avance en esta materia con mayor énfasis, como ha sido con la estrategia de electromovilidad e hidrógeno verde, que es lo que hemos visto hasta el momento”, resaltó. 

“Creemos urgente y necesario que el gobierno genere instancias de diálogo, en especial con las navieras, que les permita entender cuál es la real necesidad que tienen hoy para continuar operando en buenas condiciones, además de buscar consensos en torno a la vocación y a la expansión portuaria, esenciales para el desarrollo de Valparaíso y del país”, concluyó Pakomio.

Emol