Necrológicas
  • Gladys Antonia Gallardo Gómez
  • Armando Serón Osorio

Putin contra el mundo

Por Abraham Santibáñez Lunes 26 de Septiembre del 2022

Compartir esta noticia
65
Visitas

Abraham Santibáñez
Premio Nacional de Periodismo

Vladimir Putin llamó a 300 mil reservistas ante la tenaz resistencia ucraniana. Lo hace, eso sí, en tiempos de amenazas nucleares e información instantánea.

Para entender el desafío ruso, hay que comenzar desde el principio.

  El 26 de junio de 1945 se firmó en San Francisco la Carta de las Naciones Unidas . Entró en vigor en octubre del mismo año.

El documento parte con una afirmación categórica:

“Nosotros, los pueblos de las Naciones Unidas, resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles, (y) a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas…  por este acto establece(mos) una organización internacional que se denominará las Naciones Unidas”.

Fue un esfuerzo sin precedentes. Pero no cumplió plenamente las esperanzas. En su mensaje en la Asamblea General, 77 años después,  Antonio Guterres usó un tono “apocalíptico”:

“Navegamos aguas turbulentas, se espera un invierno de descontento a nivel mundial, las desigualdades se disparan, el planeta está ardiendo, la gente sufre y los más vulnerables se llevan la peor parte”.

Denunció Guterres que “las tensiones geopolíticas socavan la labor del Consejo de Seguridad, el derecho internacional, la cooperación y la confianza de las personas en instituciones democráticas”.

Los dignatarios que se dieron cita en Nueva York  coincidieron, como lo hizo el Presidente Gabriel Boric, en la necesidad de redoblar esfuerzos contra la violencia. Sin embargo, en esos mismos momentos, en Moscú, Putin anunció que no detendría su “operación especial” en Ucrania, un descarado desafío a las intenciones con las cuales se creó la Onu. Habiendo perdido Rusia la iniciativa después de medio año de lucha, convocó a 300 mil reservistas. Eludiendo su propia responsabilidad adujo: “Considero necesario apoyar la propuesta del Ministerio de Defensa y del Estado Mayor General, de movilización parcial en la Federación Rusa para apoyar a nuestra patria, nuestra soberanía y su integridad territorial, y para garantizar la seguridad de nuestro pueblo y del pueblo de los territorios liberados”. Amenazó, además, de manera indirecta con recurrir al arsenal nuclear si lo considerara necesario.

La decisión implica el envío de nuevos reclutas a Ucrania, donde el ejército ha registrado grandes pérdidas, imposibles de determinar con exactitud a causa de la censura. Según anotó Le Monde, ya habría entre 20 mil y 30 mil muertos rusos. De acuerdo a fuentes del Pentágono, las bajas de Rusia (muertos, heridos y desaparecidos) oscilarían entre 70 mil y 80 mil. Moscú, sin embargo, reconoce sólo cinco mil 973 muertos, conforme la versión de Sergei Shoigú, ministro de Defensa. Suficiente para llamar a los reservistas.

Esta vez los reclutas y sus familias se rebelaron. En la capital rusa más de mil personas fueron detenidas tras la primera protesta. Muchos jóvenes han tratado de salir en busca de refugio más allá de las fronteras, indicó OVD-Info. Según esta organización no gubernamental, las primeras movilizaciones tuvieron lugar en al menos 23 ciudades.

La pista sigue pesada para Vladimir Putin… y, porqué no decirlo, para la Onu.