Necrológicas
  • Gladys Antonia Gallardo Gómez
  • Armando Serón Osorio

Reforma tributaria: los mensajes que quiso dar la oposición al rechazar idea de legislar

Por La Prensa Austral Miércoles 28 de Septiembre del 2022

Compartir esta noticia
59
Visitas

El lunes la comisión de Hacienda de la Cámara dio luz verde a la tramitación de la reforma tributaria del gobierno, proyecto que fue aprobado en su idea de legislar por 8 votos a favor y 5 en contra. Con ello, el texto quedó en condiciones de continuar con su discusión en particular. 

El respaldo de la iniciativa provino de todos los legisladores del oficialismo, a quienes se sumaron los dos votos bisagra que hay en la instancia: el del diputado Ricardo Cifuentes (DC) y el del independiente Carlos Bianchi. En cambio, toda la oposición se alineó en rechazo de la iniciativa, advirtiendo sobre los efectos negativos que la reforma tendría sobre la economía. 

Los sufragios en contra vinieron de la mano de Miguel Mellado y Frank Sauerbaum (RN); Guillermo Ramírez y Gastón Von Mühlenbrock desde la Udi; y Agustín Romero (Partido Republicano). 

Un hecho que si bien no afectó la continuidad en la tramitación de la reforma, sí generó molestia en el ministro de Hacienda, Mario Marcel, considerando las conversaciones que sostuvo con los legisladores de oposición y el paquete de indicaciones que anunció para “moderar” la propuesta.

“No aprender de la historia”

“La sensación que a uno le deja esta votación de minoría es una sensación de decepción, de no aprender de la historia”, comentó el titular de Hacienda, mostrando su sorpresa por la votación del lado opositor y recordando la tramitación de la reforma previsional de 1990, cuando la democracia retornaba al país y, en palabras de Marcel, la entonces oposición puso importantes trabas para su avance. 

Si bien la comisión acordó abrir un plazo de dos semanas para presentar las indicaciones al texto – con lo cual el debate en particular comenzará el próximo 11 de octubre-, el camino para alcanzar consensos se prevé complejo, sobre todo con una derecha que se alineó para entregar algunos mensajes: el avance del proyecto no será fácil, la necesidad de más diálogo, profundizar las modificaciones a la reforma a fin de que no dañe la inversión y cuestionamientos a cómo Marcel ha llevado las negociaciones. 

En conversación con Emol, el diputado Guillermo Ramírez (Udi) aseguró que su sector ha insistido en que la reforma presenta aspectos “que parecen graves”, como “todas las modificaciones que se están haciendo al Código Tributario, el tema del impuesto a las utilidades retenidas, el impuesto al patrimonio, etcétera”. 

“Después de dos meses y medio de conversación, el gobierno presenta indicaciones sobre puras cosas accesorias que tienen una importancia menor, y no se abre a hacer ningún cambio en aquellas cosas que a nosotros nos parecen más graves”, aseguró. “Por lo tanto, si esa va a ser la lógica, de sentarnos a conversar simplemente para que el gobierno valide lo que está presentando, diciendo que esto ha sido conversado, nos parece una trampa que nosotros no estamos dispuestos a participar”, recalcó.

“Daño a la inversión”

 Consultado por los requisitos para aprobar uno de los proyectos estructurales del gobierno, Ramírez manifestó que este “daña severamente la inversión”, y que el partido “lo va a votar en contra si es que el gobierno insiste en un proyecto que daña de esa manera la economía. Si es que ellos corrigen esa parte, y llegamos a un acuerdo en un proyecto que recaude sin generar ese daño, lo vamos a votar a favor, y vamos a firmar el acuerdo”. El RN Frank Sauerbaum apuntó que “es una mala reforma”, y que si bien el sector hizo muchas recomendaciones para perfeccionarla, “el gobierno consideró muy pocas de ellas”.

“Modificaciones menores”

“Básicamente lo que nosotros queríamos era que se diera una señal clara de que se iba a proteger la inversión, la generación de ahorros, de puestos de trabajo, y el gobierno hizo algunas modificaciones muy menores, entonces nosotros quedamos bastante insatisfechos. A mí me molestó mucho la actitud de Marcel, porque yo no sé si él pensaba que simplemente por sentarnos a la mesa nosotros ya teníamos disposición de aprobar su proyecto. Se nota que no ha estado en estas negociaciones previamente”, añadió. 

A su juicio, queda la sensación de que “simplemente el gobierno insistió con el proyecto, lo apuró para votarlo, aprovechando la mayoría circunstancial que tenía, dándole satisfacción a algunos diputados puntuales”. 

Por otro lado, con miras a su tramitación en el Senado, Sauerbaum advierte que, como partido, RN acordó votar en contra del texto. “Esto es más grave de lo que el gobierno cree, porque es una decisión del partido, y eso va a significar que en el Senado se va a encontrar con doce senadores de Renovación Nacional que ya no tienen buena disposición”, dijo. Por su parte, el diputado del Partido Republicano, Agustín Romero, otros de los rechazos en la votación en general de la propuesta tributaria, acusó que “las consecuencias que va a tener esta reforma las vamos a ver como un nuevo freno a la economía chilena, un nuevo freno a la inversión, que viene cayendo hace siete años producto, precisamente, de malas políticas tributarias de izquierda”. 

Además, explicó que su intención es aplazar el debate tributario para el próximo año. “Yo preferiría discutirlo en un año más y eso es un verdadero pacto. En un año más veamos si van a funcionar las medidas que toma el Banco Central, veamos cómo será el escenario de la economía”, declaró. 

“Sobre revolucionados”

Para el diputado Jaime Naranjo (PS), quien preside la comisión, expresó que Chile Vamos “cometió un profundo error al rechazar la reforma tributaria, porque claramente ellos están desconociendo algo que a todas luces es evidente, que nuestro país tiene una deuda social muy grande, muy profunda, y que llegó la hora de pagarla. Y estos recursos que se van a recaudar justamente están orientados a pagar esa deuda social, en materia de vivienda, de salud, de educación, de pensiones”. 

“Ellos, curiosamente, después de que el gobierno haya acogido algunas de las indicaciones que ellos plantearon para hacerle al proyecto de reforma tributaria, al final terminan dándole un portazo al gobierno, y el diálogo que se había construido con ellos fue rechazado rotundamente”, manifestó. Mientras que el diputado comunista Boris Barrera atribuye este paso de la oposición a que “vienen sobre revolucionados después del triunfo del Rechazo. Antes de eso mostraron mucha disposición para discutir la reforma tributaria, colaborar, trabajar en una mesa técnica”.

En esa línea, aseveró que se trata de “una mala señal, porque si hubiesen tenido alguna diferencia, digo algunas porque la mayoría de las 27 indicaciones que va a presentar el Ejecutivo salieron de la mesa técnica, y esas son propuestas del mismo sector de derecha, así es que creo que una buena señal hubiese sido tal vez haberse abstenido en vez de rechazar. Eso demuestra que en estos momentos no tienen intención alguna de tramitar la reforma tributaria”.

Emol