Necrológicas
  • Pedro Alvarado López
  • Blanca Ester Acencio Sánchez

Putin firmó los decretos que reconocen como independientes a dos provincias ucranianas

Por La Prensa Austral Viernes 30 de Septiembre del 2022

Compartir esta noticia
109
Visitas

Es el paso previo a la anexión de esos dos
distritos además de Donetsk y Lugansk.

Tras los referéndums celebrados por las autoridades prorrusas, este jueves el Presidente ruso Vladimir Putin firmó los decretos para reconocer la independencia de las regiones ucranianas de Kherson y Zaporizhia, un paso previo a la anexión con la que avanzará Moscú.

En los casos de Donetsk y Lugansk, ambas regiones ya eran reconocidas como independientes por Moscú, por lo que sólo resta el paso de la anexión.

Los textos alegan que esta decisión se produce “teniendo en cuenta la “voluntad del pueblo” y “de conformidad con los principios y normas del Derecho Internacional, así como reconociendo y confirmando el principio de la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos, consagrado en la Carta de la Onu”.

Los decretos entran en vigor a partir del día de su firma, según ha informado la agencia de noticias estatal Tass.

Se trata de un paso intermedio necesario antes de que Putin pueda seguir adelante con sus planes de anunciar este viernes que las regiones forman parte de Rusia. Según las leyes rusas, el presidente primero debe reconocer la independencia de Kherson y Zaporizhzhia, algo que ya hizo el 21 de febrero con Donetsk y Lugansk.

Después el presidente ruso y todos los líderes separatistas deben firmar los acuerdos de anexión, tras lo cual el Tribunal Constitucional debe examinarlos. Los líderes prorrusos de las cuatro regiones en el este y sur de Ucrania habían solicitado la anexión a Putin y este jueves llegaron a la capital rusa.

Según los resultados difundidos por las autoridades prorrusas, entre el 87,05% y el 99,23% de los votantes en los territorios controlados parcialmente por las fuerzas rusas en el este y sur de Ucrania apoyaron la anexión a Rusia. Las votaciones son consideradas ilegales por la comunidad internacional y Ucrania.