Necrológicas
  • Gladys Antonia Gallardo Gómez
  • Armando Serón Osorio

Marca sueca lanza colección de alta costura con ropa desechada en desierto de Atacama

Por Juan Tapia Lunes 3 de Octubre del 2022

Compartir esta noticia
179
Visitas

La marca sustentable Rave Review, junto a la empresa de electrodomésticos Electrolux, lanzarán una línea de alta costura usando prendas recicladas del cementerio de ropa del desierto de Atacama en Chile.

Así lo señala el diario Financiero, indicando que dicha campaña llevará por nombre Break the Pattern, en español algo así como “Romper el patrón”.

La iniciativa busca darle una segunda vida a las prendas desechadas por toneladas en el desierto de Atacama, a la altura de Alto Hospicio, en la Región de Tarapacá.

“El Desierto de Atacama en Chile es el desierto más antiguo de la Tierra. Cada año se arrojan aquí alrededor de 39.000 toneladas de sobras de moda de todo el mundo. Pero donde algunos ven una enorme pila de basura, nosotros vimos una oportunidad”, señala Electrolux, en el sitio web oficial de Break the Pattern.

“Para dar nueva vida a la ropa en el cementerio de prendas, nos asociamos con el dúo de diseñadores de remake de alta gama mundialmente aclamados Rave Review para crear una colección hecha exclusivamente con ropa desechada del desierto de Atacama”, añadieron.

Con esto, además, buscan generar conciencia respecto a las prácticas sustentables en la industria de la moda y también fomentar el uso más responsable de ropa por parte de los consumidores.

Como informó BioBíoChile, el desierto de Atacama se convirtió en un basurero clandestino de ropa que se compra, viste y bota en Estados Unidos, Europa y Asia.

En esta zona a la altura de Alto Hospicio, hay dunas de ropa, hasta con etiqueta, que conforman unas 39.000 toneladas.

“Esta ropa llega de todo el mundo”, señaló Alex Carreño, ex trabajador de la zona de importación del puerto de Iquique, que vive al lado del vertedero.

En el lugar, los comerciantes seleccionan las prendas para sus tiendas y lo que sobra termina allí.

“Lo que no se vendió a Santiago ni se fue a otros países (como Bolivia, Perú y Paraguay por contrabando), entonces se queda aquí porque es zona franca”, afirma Carreño.

Químicos tóxicos

Además, no se trata de sólo una contaminación visual, sino que al ser en su mayoría de fibras sintéticas no son biodegradables y desprenden químicos tóxicos al aire y a las napas de agua subterránea. Al quemarse la situación es peor.

“El problema es que la ropa no es biodegradable y tiene productos químicos, por eso no se acepta en los vertederos municipales”, señaló Franklin Zepeda, fundador de EcoFibra, firma de economía circular con una planta de producción en Alto Hospicio de paneles con aislante térmicos en base a esta ropa desechable.

Bajo tierra hay más prendas tapadas con ayuda de camiones municipales, en un intento por evitar incendios provocados y muy tóxicos por los químicos y telas sintéticas que la componen, consignó RFI.

BioBíoChile