Necrológicas
  • Pedro Alvarado López
  • Blanca Ester Acencio Sánchez

Futuros propietarios dieron el visto bueno a sus viviendas y cuentan los días para el cambio

Por La Prensa Austral Jueves 6 de Octubre del 2022

Compartir esta noticia
2,354
Visitas

No debe existir nada mejor para aliviar la carga económica de una familia que dejar de pagar un arriendo. Y, en caso de vivir de “allegado”, tener pronto la casa propia.

Este fue el sentimiento que rondó ayer en las familias invitadas por el Ministerio de Vivienda a conocer sus futuras viviendas, del loteo “Weche Pepiukelen”, al final de calle Martínez de Aldunate esquina José Díaz Barría.

Según la ficha técnica, el nuevo complejo habitacional lo componen 63 viviendas de 57 metros cuadrados cada una. De dos pisos , tres dormitorios, ventanas termopanel, calefacción central. El living, comedor, pasillos y dormitorios lleva piso flotante. Mientras que cocina y baño tienen cerámicos.

Y como parte del proyecto, los beneficiarios podrán disfrutar de una sala de uso múltiple, tres áreas verdes, calles y pasajes.

El seremi de Vivienda y Urbanismo, Marco Uribe Saldivia, junto a la directora regional del Servicio de Vivienda y Urbanización, María Luz Gajardo Salazar, encabezaron la visita de inspección a la construcción de este loteo de viviendas sin deuda.

Destacaron que el proyecto lleva un 51 por ciento de avance y, por plazos, debería estar listo en septiembre del próximo año. Aunque no se descarta que puedan ser entregadas mucho antes.

Los beneficiarios postularon a través de la Agrupación de Vivienda Weche Pepiukelen, presidida por Rodrigo Carrera y conformada por 63 beneficiarios, de los cuales el 92 por ciento cuenta con acreditación indígena.

En este proyecto actúa como Entidad Patrocinante Salfa Austral y construye la empresa Salfa.

Fue el año 2020 que el Serviu traspasó los terrenos a la mencionada agrupación. Y al año siguiente consiguieron los subsidios del Fondo Solidario de Elección de Vivienda.

Visto bueno

Mónica Hernández Velásquez, Ana Almonacid Caico y José Prieto Guaiqui, son tres de los futuros vecinos del nuevo loteo que dijeron estar muy conformes y le dieron el visto bueno a las nuevas casas.

“Tranquilidad, ahorro, bienestar”, son los tres conceptos con que Mónica resumió lo que significa para ella transformarse en una de las futuras propietarias. “El avance de las casas es maravilloso y nos vendremos a vivir con mi esposo y los tres hijos, de 17, 13 y 8 años de edad”.

Para Ana, que presenta un embarazo de siete meses, con Violeta en camino, esto representa satisfacción, gratitud y años de lucha por tener una vivienda. “Hubo momentos en que decaímos porque pensamos que no iba a resultar. Por eso, venir a ver las casas es más que gratificante”. El núcleo familiar lo integran ella, la pareja y sus tres hijos.

Mientras que José Prieto resumió la felicidad que le embarga en ver un anhelo de vida cumplido. Sobre todo “por lo que significa salir del yugo del arriendo, poder economizar y surgir, todo lo cual es parte de un largo proceso”.