Necrológicas
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Isabel Barrientos Barría

3 adultos y dos niños lo perdieron todo

Explosión de calefactor desató el fuego en la tarde de ayer.

Por La Prensa Austral martes 8 de noviembre del 2011

Compartir esta noticia
9
Visitas


Escenas de profundo dolor e impotencia se pudieron apreciar ayer en el Pasaje La Rivera, al llegar a Cirujano Guzmán, sector del barrio Prat donde un incendio dejó en la calle a una familia de cinco personas, quienes arrendaban hace dos años una casa de un piso.

Los hechos se precipitaron alrededor de las 17 horas, justo cuando Oriana del Carmen Vargas Quelín, se disponía a encender un calentador a gas en la cocina, luego de haber llevado al menor de sus hijos, de tan sólo 7 meses, a control en el consultorio del sector. La dueña de casa indicó que al intentar encender el artefacto con un papel, en forma inesperada se le explotó el calefactor. Ello llevó a que el fuego brotara violentamente bajo un sillón que se encontraba allí.

Al resultar imposible retirar este mueble que ya había combustionado, la mujer sólo pensó en sacar de allí lo antes posible a su bebé Kevin y a su hija Almendra, de 12 años, alumna de sexto año de la Escuela Portugal.

En cosa de segundos, el interior de la vivienda se vería envuelto en llamas, sin que la afectada alcanzara a retirar ninguno de sus enseres desde el inmueble de material ligero. Este resultó destruido en un 80 por ciento.

En el intertanto, los vecinos realizaron varios intentos por llamar a Bomberos, sin que esto fuera muy fácil, según señaló Silvia Navarro, residente del sector, quien se mostró preocupada por el tiempo que tardaron los voluntarios en llegar al lugar del siniestro. La alarma bomberil fue dada a las 17,10 horas, y a los pocos minutos se harían presentes los carros de la 2ª, 4ª y 7ª compañías del Cuerpo de Bomberos.

Junto con tratar de salvar lo que quedaba de la vivienda, que era consumida completamente por el fuego, los voluntarios hicieron todo lo posible por proteger la casa aledaña (La Rivera Nº0698), que también se vio amenazada. De hecho, sus moradores sacaron gran parte de sus pertenencias a la calle. La acción bomberil permitió salvar el inmueble, el cual sólo resultó afectado por la acción del fuego en una ventana y con daños en su alero.

En la calle

A los pocos minutos de iniciado el incendio logró llegar desde su trabajo el arrendatario Pierre González, quien temió lo peor tras ser avisado que su domicilio era presa de las llamas. En el sitio del suceso, se abrazó con sus familiares a quienes intentó calmar, aun cuando el dolor de lo sucedido también lo hizo reaccionar con dureza ante el dueño de la casa, enrostrándole el no haber hecho nada por arreglar supuestos problemas en el suministro de gas. El propietario, a su vez, desmentiría alguna irregularidad.

“No sé qué voy a hacer”, expresó con aflicción en el rostro Oriana del Carmen Vargas, esposa del jefe de hogar, confirmando que no sabía qué sería de ellos tras este duro percance, al no poder rescatar nada de las llamas. “Gracias a Dios alcancé a sacar a mis dos hijos”, añadió. De momento, una vecina generosa les abrió sus puertas para que pasaran allí estos difíciles momentos.

La afectada confirmó que un quinto damnificado sería su hermana menor, quien vive con ellos y al momento del siniestro se encontraba en clases en la universidad.

Lo que más sentía ella era que el fuego consumió toda la ropita de guagua, pañales y leche que tenían para el pequeño Kevin. Ante ello, hizo un llamado a toda la comunidad para que les pueda ayudar en este duro trance, con alguna ayuda especialmente para sus dos hijos de 7 meses y 12 años. Desde ya, cualquier aporte se canalizará a través del teléfono celular 74160603, a nombre de Adriana.

Por otro lado, los vecinos hicieron ver su preocupación por la falta de un grifo en el sector, aspecto que para ellos también incide en poder salvar una vivienda.