Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

A niño le extirparon las amígdalas por error

Daniela Gotta se mostró contrariada con el médico que intervino a su hijo de 12 años, que no haya
reparado en el diagnóstico, el cual apuntaba a extraerle el adenoides.

Por La Prensa Austral viernes 30 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
9
Visitas


Hasta el día de hoy, Daniela Gotta, madre de dos niños, no se recupera del impacto que le dejó una operación que se le practicó a su hijo Matías Calbún Gotta, de 12 años, en el Hospital Clínico, el pasado 9 de septiembre. A éste le fueron extraídas las amígdalas sin que aquello fuera autorizado por ella.

Señaló que el 4 de septiembre fue al otorrino laringólogo Rodrigo González, quien le diagnosticó adenoides (hipertrofia de los mismos), lo que ameritaba su extracción. Sin embargo, al ir a operarlo se encontró con algo tan inexcusable para ella como que a su hijo no sólo no se le extrajo el adenoides, sino que le fueron extirpadas las amígdalas.

Pese a ser una operación ambulatoria y a estar preparado el pabellón ese día para 14 niños con distintos diagnósticos claramente identificados, el médico que intervino a su hijo le extrajo la amígdalas. Esto, aun cuando en el diagnóstico y en la propia cinta que le colocan al paciente figuraba claro “adenoides”.

Según ella, el médico Andrés Molina le refirió que no vio nada anómalo en su hijo a nivel de adenoides, pese a haber un diagnóstico, y al apreciar que las amígdalas del paciente estaban bastante grandes optó por extraérselas, señalándole “te hice un favor”. Sin embargo, ella señaló que “a mí no me lo ha hecho, ya que no me ha preguntado previamente si lo autorizaba”. Aparte que su hijo nunca ha sufrido de amigdalitis crónica. Este tenía sólo como antecedente que roncaba.

Preocupada de una eventual secuela emocional a su hijo, el mismo 10 de septiembre señaló que interpuso una constancia en la Oirs del recinto hospitalario. Asimismo concurrió al Colegio de Abogados para obtener apoyo jurídico.
En el curso de este caso, donde ha asistido a algunos comparendos, la afectada refirió que el propio otorrino que intervino a su hijo le ha hecho ver que el culpable habría sido su colega, ya que el diagnóstico habría estado errado. Al final, ella cree que sólo se están “pasando la pelota”. Aun cuando le han hecho ver que en esta causa no habría sanciones, ella espera que al menos se aplique alguna amonestación al profesional y que esto no se repita, toda vez que se falló en algo tan básico en la relación médico-paciente, como lo es la consulta previa a la madre de lo que se le iba a hacer al niño.

El 3 de diciembre será la próxima audiencia a través de la Mediación de Salud del Consejo de Defensa del Estado.