Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

“Acusación adolecería de un gran vicio”

La Fiscalía aportó pruebas en el juicio de homicidio donde no existe cadáver.

Por La Prensa Austral viernes 5 de agosto del 2011

Compartir esta noticia
177
Visitas


Con una primera jornada en la que mostraron los elementos probatorios de que dispone el Ministerio Público, se dio inicio ayer al juicio oral por homicidio y porte ilegal de arma en contra del pescador natalino Sixto Ayancán Ayancán, en el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Punta Arenas.

Por la parte acusadora estuvieron el fiscal regional, Juan Agustín Meléndez, y el fiscal jefe de Puerto Natales, Daniel Soto, y en el otro estrado figuraron María Fernanda Benavides, defensora penal pública de Natales, y Juan Ignacio Lafontaine, jefe de estudios de la Defensoría Penal Pública de Magallanes.

En el alegato de apertura, el Ministerio Público señaló básicamente que, si bien acá no hay cuerpo ni causa de muerte, todos los hechos y la prueba (incluyendo una muestra de ADN) indicarían que Fernando Ojeda Navarro, tripulante de la lancha pesquera Adonay I, desaparecido el 20 de febrero de 2009, estaría muerto, y que Sixto Ayancán le habría ocasionado la muerte. Todo ello, basado en la declaración de Marco Barría Ruiz, testigo del Ministerio Público y quien fuera el tercer tripulante de la embarcación. Este habría presenciado una discusión entre Ayancán y Ojeda aquella madrugada, mientras permanecían atracados en el muelle de Natales, a la espera del zarpe, y que desembocó en que el primero disparara con una escopeta a su compañero en el pecho. Luego el testigo habría sido conminado a gobernar la nave hasta Punta Guesalaga, donde el acusado se habría desecho del cuerpo, atándolo a unos sacos con piedras, para luego borrar todo rastro de sangre.

En tanto, la defensora expuso que la acusación del Ministerio Público adolecería de un gran vicio, pues nunca se dice que el desaparecido haya muerto, ni tampoco se menciona una causa de muerte, por tanto los hechos que describen no calzarían con el tipo penal de homicidio, que es de muerte provocada por terceros, ni que ese tercero haya sido su cliente. Además expuso que el testigo hasta hoy ha dado al menos cinco versiones distintas acerca de lo que habría pasado con el desaparecido.

Durante la presentación de la prueba declararon los peritos fotógrafo, planimetrista, la perito balística y el propietario de la embarcación, Juan Lemus.

El juicio oral se extendería hasta el lunes.