Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Acusan a senadores de tomar decisiones que afectan a la industria nacional

El presidente de Armadores del Sur S.A. (Armasur), Jaime Almonacid, criticó duramente a los senadores por no haber apoyado a los empresarios nacionales en el proyecto de ley que busca incentivar a la industria de los cruceros, al haber votado en contra de dar igualdad de trato tanto a las embarcaciones extranjeras como a las chilenas en el tema de los casinos a bordo.
[…]

Por La Prensa Austral sábado 15 de octubre del 2011

Compartir esta noticia
11
Visitas


El presidente de Armadores del Sur S.A. (Armasur), Jaime Almonacid, criticó duramente a los senadores por no haber apoyado a los empresarios nacionales en el proyecto de ley que busca incentivar a la industria de los cruceros, al haber votado en contra de dar igualdad de trato tanto a las embarcaciones extranjeras como a las chilenas en el tema de los casinos a bordo.

“Para nosotros, lo que sucedió en el Senado no tiene explicación… No puede ser que nuestros parlamentarios, de cualquier corriente que sean, lleguen a tomar decisiones tan discriminatorias que afectan a la industria nacional, en circunstancia que en todos los países, en cualquier parte -y el sentido común así también lo dice- se entiende que a la industria nacional hay que apoyarla”, espetó.

Frente a la fuerte caída en las recaladas en puertos nacionales de los cruceros internacionales (40%), el gobierno de Sebastián Piñera decidió impulsar un conjunto de medidas para revertir dicha tendencia, entre ellas el envío de un proyecto de ley que permitiera a estas embarcaciones turísticas mantener sus casinos de juego abiertos al momento de ingresar a territorio chileno.

Los cruceros nacionales reclamaron igualdad de condiciones para operar, cuestión que fue acogida inicialmente, además de darles el beneficio de recuperar el denominado Iva exportador. Ambos aspectos se incorporaron en el proyecto de ley, que fue aprobado por la Cámara de Diputados.

Pero, se gatilló una insospechada polémica cuando dicha iniciativa llegó al Senado, donde la unanimidad de sus miembros votó en contra de incluir a los cruceros nacionales en el aspecto de los casinos de juego.

El presidente de Armasur destacó así la buena acogida que tuvo la postura gremial en la Cámara Baja, resaltando que trabajaron directamente con la comisión de Turismo de dicha corporación, donde lograron incorporar al proyecto de ley varias de las peticiones que tenían los armadores nacionales, como apertura de salas de casinos y recuperación del Iva exportador.

“Así, en la Cámara de Diputados se logró establecer un principio de no discriminación y ese principio quedó muy bien reforzado en dicha instancia”, indicó.

“Tuvimos gran ayuda de algunos parlamentarios y la subsecretaria de Turismo. Y, cuando pasó al Senado, fue una gran sorpresa que lo haya rechazado. Para nosotros, lo que sucedió en el Senado no tiene explicación, porque fue unanimidad, o sea, ni siquiera la Alianza votó a favor del principio de no discriminación”, objetó.

Al hacerle ver que el propio ministro de Economía, Pablo Longueira, planteó que ello se debió a un fuerte lobby desplegado por la asociación nacional de casinos, concordó con ello.

“Efectivamente, el lobby también lo hicieron en la Cámara de Diputados, pero no lograron convencer a los diputados porque, evidentemente, hay una industria nacional a la que también se debe proteger. Eso los diputados lo entendieron muy bien. Pero no así los senadores”, remarcó.

Al haber sido votado en forma disímil en la Cámara Baja y en el Senado, el proyecto regresó a la primera instancia, donde el Ejecutivo repuso los artículos y se logró revertir en gran parte la situación, quedando afuera el tema de los casinos en los cruceros nacionales, pues se entendió que había urgencia de aprobar la iniciativa para incentivar la llegada de más barcos de turismo extranjeros en la temporada que viene. Ello, porque el 1 de noviembre es la fecha tope en que los cruceros internacionales cierran sus programas y trayectos para este período estival.

“Aunque nos pareció discriminatorio que dejaran afuera el tema de la apertura de salas de juego en los cruceros nacionales, privilegiamos -para no perder ni alargar la discusión del proyecto de ley que el gobierno quería dictar-, se aceptó discutir dicho punto más adelante”, hizo ver.

“O sea -puntualizó- esto quedó pendiente porque no puede ser que nuestros parlamentarios, de cualquier corriente que sean, lleguen a tomar decisiones tan discriminatorias que afectan a la industria nacional, en circunstancia que en todos los países, en cualquier parte -y el sentido común también lo dice- se entiende que a la industria nacional hay que privilegiarla.
“Se está potenciando a los pymes, se está potenciando a los emprendedores y hay una contradicción muy fuerte en toda esta línea”, objetó.

Pese a ello, se mostró optimista respecto de que en el corto plazo se revertirá la situación.

Senador Frei Ruiz-Tagle

Requerido por la crítica de Armasur, el senador Eduardo Frei Ruiz-Tagle escabulló la crítica formulada por Armasur, al plantear que la responsabilidad de lo sucedido la tuvo el gobierno.

“Lo que hicimos nosotros fue lo que nos pidió el Ejecutivo del comienzo: una ley para resolver el tema de los cruceros internacionales. A continuación, cuando el gobierno mandó el proyecto –y por eso digo que hay que esperar que lleguen los proyectos- le mandó unas cláusulas que permitían los casinos flotantes. Nosotros le dijimos: “No. Esta ley es para los casinos y cruceros internacionales. Si quieren discutir una ley de casinos flotantes, tienen que mandar otra ley, con otras situaciones”. No se puede aplicar la regulación que es para los cruceros internacionales a los posibles casinos flotantes. Hay problemas de constitucionalidad, problemas de lavado de dinero en los casinos flotantes en todas partes en donde se han producido. Por lo tanto, eso tenemos que verlo en otra ley en forma tranquila y aparte”, puntualizó.

Así, Frei Ruiz-Tagle dijo que existe disposición de los senadores de analizar la postura de sectores como Armasur, siempre y cuando tenga concordancia con la Ley de Casinos de Juego, que tenga una legislación respecto a la tributación y que no favorezca ningún tipo de sistema poco transparente, como es el lavado de dinero.

“Si el gobierno está dispuesto a mandar otra ley, nosotros estamos dispuestos a discutirla y debatirla”, aseguró.