Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Alarma frustró cuantioso robo en céntrica tienda Dijon

Se presume que una persona joven fue quien ingresó al local, accediendo por una ventana trasera cerrada por latas en el segundo nivel. En su huida sólo alcanzó a llevarse algunas prendas de ropa desde la sala.

Por La Prensa Austral martes 25 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
31
Visitas


Un osado desconocidos ingresó anoche al local de la tienda Dijon de calle Bories Nº658, en pleno centro de Punta Arenas, sin que su intención de robar dinero se viera coronada con éxito, al activarse oportunamente las alarmas de seguridad con que cuenta el centro comercial.

Así lo informó a este medio Nelson Gutiérrez Schulz, jefe de tienda de Dijon Punta Arenas, quien a las 2 de la madrugada de ayer recibió un llamado telefónico de la central de la empresa de alarmas ADT, alertándole de la activación del dispositivo en un sector determinado del edificio. El funcionario acudió de inmediato al lugar, pensando que el sistema pudiera haberse activado por un hecho accidental como otras veces. Sin embargo, al llegar se percató que una puerta que conecta el primer nivel con las bodegas del segundo piso había sido abierta.

Allí se podía ver ropa tirada a lo largo de la escalera, y en el nivel superior una repisa descerrajada que almacena papeles antiguos, pero nada de dinero, ya que todos los valores se manejan en el primer nivel. A esta dependencia del segundo piso ingresaron rompiendo un vidrio de una puerta de una sala contigua, y a la cual a su vez entraron por una ventana trasera desde el patio del local aledaño de la tienda Bata.

Esto, pese a que el mismo Gutiérrez se había preocupado de revestir aquella ventana trasera con planchas metálicas, una de las cuales fue desclavada por debajo. El sujeto que irrumpió en el lugar debió ser un joven y de contextura muy delgada para poder pasar por el limitado espacio abierto.

A los 20 minutos se constituyó en el establecimiento personal del Cuadrante 5 de Carabineros, dado que a esa hora había diversos procedimientos simultáneos. Junto al jefe de tienda verificaron que el antisocial ingresó por la parte posterior, y luego descendió al primer piso, donde “caminó unos 10 segundos (no más de cinco metros), porque eso tiene un tiempo de activación de la alarma, lo que activó el sensor y empezó a emitir ruido sonoro”.

Antes de huir alcanzó a sustraer ropa de la sala, dejando algunos ganchos y prendas tiradas en su trayecto.

Tercer robo
A raíz de la rápida incursión del delincuente, quien huyó con prendas del primer nivel del recinto, a priori aún no podían determinar qué faltaba de todo su stock existente. En todo caso, Gutiérrez señaló que la presencia de la alarma y su oportuna activación aquí fue un factor determinante, y que ayudó a que no se consumara un delito mayor.

El jefe de la tienda indicó que seguramente le pedirían hacer un inventario al término de la jornada laboral para poder determinar los artículos faltantes.

Años atrás la tienda se vio afectada por otro robo por parte unos “boqueteros” que habrían ingresado por la misma parte trasera, e hicieron un forado desde el techo por la parte de sala para ingresar al local.

Hace un par de años, en abril de 2010, un sujeto identificado como José Huaiquipán Garcés ingresó durante el día y se ocultó dentro de la tienda sin ser visto, esperando al otro día para poder salir de su escondite. Sin embargo, fue sorprendido sin alcanzar a llevarse un millón 430 mil pesos que había extraído de la caja junto a otros artículos como teléfonos celulares.

El “modus operandi” del hecho registrado ayer le recordaron a Gutiérrez dos robos ocurridos en el invierno, que afectaron a sus tiendas vecinas de Hush Puppies y Bata tras el desborde del río de las Minas. El cree que el o los malhechores pudieron escabullirse por un sitio de Ignacio Carrera Pinto, donde hay un portón antiguo aledaño a un cibercafé, a metros del canal ITV Patagonia.