Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Alumnos de la U. del Mar acudieron a la Corte para que les faciliten la entrega de documentos

Interpusieron un recurso de protección para que se garantice que puedan retirar sus concentraciones de notas, certificados de alumno regular, programas de estudio, entre otros documentos, sin tener que cancelar.

Por La Prensa Austral viernes 14 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
5
Visitas


Pareciera que los estudiantes de la Universidad del Mar se están acostumbrando últimamente más a los trámites judiciales que a los estudios propiamente tal. Por lo menos, en forma masiva, porque ayer, cerca de una quincena de jóvenes llegó hasta la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, para interponer un recurso de protección, debido, principalmente, a los documentos académicos que la universidad no les ha facilitado para que puedan buscar otras alternativas, dada la compleja situación que vive la institución privada ante su inminente cierre.

Fueron los estudiantes de la carrera de Derecho, encabezados por Priscilla Delgado, quienes prepararon el documento que presentaron ayer a las 9 horas, en representación de casi 70 alumnos. “Este es el primer movimiento en materia legal que, tengo entendido, se hace respecto de lo que está ocurriendo en la universidad, por lo menos en esta sede. Mañana (hoy) se verá si se admite a tramitación el recurso y la gente que no se alcanza a hacer parte, lo puede hacer una vez que tengamos rol de la causa y dirigirse directamente a la Corte de Apelaciones con un escrito para adherirse al recurso”, indicó Delgado.

Al explicar el por qué decidieron asumir estas acciones, la estudiante de Derecho argumentó que, debido a la crisis que vive la universidad, “los estudiantes se han visto en la necesidad de solicitar la documentación necesaria para iniciar un proceso de traslado hacia otras universidades o si no, efectuar las averiguaciones correspondientes para evaluar su situación de convalidación, ante un eventual traslado”. Y ahí es donde, aseguran, no han tenido la disposición necesaria de la sede local, porque “existen numerosos casos de alumnos que han cursado todas las asignaturas curriculares lectivas y demás requisitos necesarios para titularse y sin embargo, esta casa de estudios les niega la entrega de los certificados de título de todos los documentos que acreditan la finalización de las carreras, argumentando la existencia de deudas”, agregó Priscilla Delgado.

Esto se opone a lo que determinó el rector Marco Poza, que dio orden de facilitar la entrega de la documentación. Y aquí los alumnos responsabilizan a la jefa de registro curricular, Paola Cardemil, porque “los certificados no los está firmando, y los planes y programas de estudio no tienen validez si no está firmado por registro curricular que es la entidad que corresponde que lo haga. Hasta la fecha, se ha negado en reiteradas oportunidades a la entrega de esta documentación”, apuntó Delgado.

Para sustentar este recurso, la estudiante de cuarto año, Michelle Latka, explicó que “apuntamos a alegar nuestra vulneración al derecho de igualdad ante la ley, porque el artículo 19 número 2 de la Carta Fundamental establece que ni la ley ni autoridad alguna podrán establecer diferencias arbitrarias. Uno tiene el derecho de dominio y propiedad sobre esos planes, esas notas y todos los ramos que ha cursado y los papeles que acreditan que uno ha cursado estos semestres”.

Cada caso presentado es diferente, y los estudiantes han visto con sorpresa, cómo existen personas que “habían cursado todos sus ramos y no se podían titular, incluso de gente que egresó el año pasado y tampoco podía titularse”, ejemplificó Latka.

Finalmente, las estudiantes precisaron que este recurso judicial no tiene ninguna relación con evitar la venta del inmueble, acción que anunció el martes, el rector Poza, que hoy podría vivir un nuevo “incendio” al interior de la sede Punta Arenas, porque los docentes y funcionarios esperarán hasta mediodía, el pago que se les debe, de lo contrario paralizarán sus actividades. Y entre los estudiantes, se conversa mucho sobre una posible “toma”.