Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Aprueban traslado de joven homicida a cárcel

Madre de interno criticó trato poco equitativo en penal juvenil y lamentó medida, que implicará retroceso en su rehabilitación.

Por La Prensa Austral sábado 17 de septiembre del 2011

Compartir esta noticia
110
Visitas


Una riña registrada el martes 6 de septiembre, al interior del centro de reinserción social juvenil Aonikenk, en Río de los Ciervos, llevó a la dirección de éste a solicitar el traslado del interno Gino Kevin Millar Mora, 19 años, hacia la sección juvenil que funciona en el complejo penitenciario de Punta Arenas, en Avenida Circunvalación.

La entidad solicitante, a través de la asistente social Anahí Videla, formuló aquella solicitud en una audiencia judicial realizada ayer, presidida por el juez de garantía Andrés Provoste. Acerca del reciente episodio en que se vio envuelto Millar, la profesional hizo ver que si bien éste sufrió las lesiones más severas al ser golpeado por dos adolescentes, el joven realizó amenazas de agresión y de muerte, y ante el riesgo de una represalia mayor el equipo profesional del centro evaluó su traslado.

Aparte de ello, se trata de un interno de 19 años, que debe cumplir dos condenas de 3 años y un día por un doble homicidio cometido en Los Angeles, en noviembre de 2009, en el cual ultimó a escopetazos a dos trabajadores de 20 y 24 años. Dado que le restan aún 4 años y 2 meses de cumplimiento de condena, la funcionaria hizo ver que su perfil tampoco se ajusta al de un sujeto de atención adolescente. Este además presentaría una conducta narcisista, con una baja capacidad de autocrítica que le impide evidenciar sus errores, sumado a un ajuste instrumental para obtener algún beneficio.

Pese a lo argumentado por el defensor penal juvenil Pablo Castro y el psicólogo Iván Osorio, del Servicio de Salud, acerca del éxito de su proceso de reinserción y del choque emocional que implicaría su traslado, el magistrado acogió la solicitud del Ministerio Público. Tampoco sirvió la solicitud de perdón formulada por el propio interno, pese a ser él el agredido, junto con privilegiar los muchos logros obtenidos.

El juez dio lugar a la internación del joven en la sección juvenil de Gendarmería, acogiendo una solicitud del defensor Castro en sentido que por lo pronto permanezca en la Unidad de Corta Estadía del Hospital Clínico, hasta que se le dé de alta y esté estabilizado en un tratamiento psiquiátrico que mantiene con el especialista Jorge Amarales.

Críticas de la madre

La fiscal Alejandra Guevara privilegió que el tribunal acogiera la medida solicitada por motivos de seguridad y al hecho de que estará en mejores condiciones en la sección juvenil de la cárcel: “Hay denuncias de amenazas de él contra otra persona y él resultó agredido también, hay eventos que el centro informa y que motivan en definitiva que se tomen medidas de seguridad”.

Por su parte, Cristina Mora, madre del menor, se mostró totalmente en desacuerdo con la decisión, señalando que la directora del centro Aonikenk no cumpliría su función como corresponde, al no haber trabajado en otras instituciones en este sistema, y dejarse llevar por la asistenta social Anahí Videla, “que es como la directora del centro”.

Explicó que la agresión a su hijo de produjo durante un partido de fútbol, en el cual él decidió abandonar la cancha por un roce con otro joven, y una vez afuera dos internos lo agredieron por la espalda y lo dejaron sin conocimiento.
Incluso denunció varias irregularidades, “porque se ha golpeado a niños en el centro y ella debió haber informado cuando golpearon a un chico y lo sedaron”.

De su hijo, quien está internado allí hace 9 meses, indicó que él está haciendo sus estudios medios, está trabajando en la Conaf, se capacita en Inacap “y todos esos beneficios los va a perder al ir a la cárcel. Aparte que se ha adaptado con los “tíos”, con psicólogos, y para él va a ser un cambio terrible”. Hizo ver que todo esto es una señal de que está cumpliendo y no es una persona agresiva, pues jamás ha tenido problemas.

Además cuestionó que el trato no ha sido parejo, ya que a su hijo fue la víctima, “y si hubiese tenido problemas él hubiese agredido al otro”. Criticó que no se haya tomado medidas contra los que lo golpearon, entre los cuales figura un joven que este año dejó embarazada a otra interna.

Lamentó que si lo trasladan su proceso “va a retroceder y todo cuanto hemos avanzado lo van a tirar por la borda”.