Necrológicas

Arquitecto pide eliminar topes callejeros de automóviles

A primera hora del sábado, frente al local de UVOptik de calle Roca (aledaño a Schadenberg), eran apreciables las huellas de un automovilista que aparentemente había pasado a llevar uno de los topes de cemento. Aparte del “patinazo” vehicular dibujado en la calle, otra evidencia directa eran los cascotes del impactado bloque esparcidos en el suelo.
[…]

Por La Prensa Austral lunes 22 de agosto del 2011

Compartir esta noticia
24
Visitas


A primera hora del sábado, frente al local de UVOptik de calle Roca (aledaño a Schadenberg), eran apreciables las huellas de un automovilista que aparentemente había pasado a llevar uno de los topes de cemento. Aparte del “patinazo” vehicular dibujado en la calle, otra evidencia directa eran los cascotes del impactado bloque esparcidos en el suelo.

En relación a estos hitos del paisaje urbano central, el arquitecto Dante Baeriswyl opinó que “la ciudad debe ser amigable y éstos son elementos agresivos para el automóvil, para la conducción, en circunstancias de que como si bien protegen al peatón no sean agresivos para el vehículo”. En todo caso, desde la entrega de la remodelada Plaza de Armas, también se han registrado múltiples caídas de personas al no percatarse de la presencia de estos obstáculos.

El profesional indicó que muchos automóviles han roto su cárter, neumáticos, llantas e incluso hay autos bajos cuyas puertas al ser abiertas topan con éstos. Ante ello, Baeriswyl indicó que hay que sacar definitivamente estos elementos. Incluso recordó que hubo algunos en el proyecto original a los cuales incluso intentaron colocarles iluminación de bajo consumo, “que tampoco ha resultado y prácticamente no funciona ninguno”.

En lugar de ellos, se mostró partidario de las medias esferas instaladas ahora como topes en la Avenida Costanera como elemento mucho más amigable y que no dañan los vehículos.

Pese a estar muchos de los antiguos topes chocados y a mal traer, el arquitecto lamentó que sigan siendo un peligro para las personas, “porque la gente se pasa tropezando, cuanto tú te bajas del automóvil no los ves y te tropiezas. Y estéticamente tú lo ves como un elemento agresivo de la ciudad, que no debiera estar en los diseños urbanos”.
Al respecto, añadió que tampoco costaría tanto suprimirlos: “están sobrepuestos con un pasador o espiga, así que sería muy fácil sacarlos, es un costo mínimo retirarlos”.