Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Caducan matrícula a 23 alumnos del Colegio Punta Arenas por participar en la “toma”

La dirección del establecimiento notificó a los padres, a través de una carta, la drástica determinación
que está respaldada por el reglamento de convivencia escolar vigente.

Por La Prensa Austral miércoles 17 de agosto del 2011

Compartir esta noticia
106
Visitas


Un grupo de 23 estudiantes del Colegio Punta Arenas que en la madrugada del lunes fueron desalojados con la fuerza pública tras “tomarse” el establecimiento, perdió la calidad de alumno regular luego que ayer la dirección del plantel educacional rescindiera la matrícula de estos jóvenes.

Estos llegaron a tempranas horas de ayer hasta el colegio de Avenida Bulnes para integrarse a clases, sin embargo, junto con sus apoderados fueron derivados a una oficina donde los esperaba la directora, Floridema Vera.

La docente les hizo entrega de una carta donde notificaba la caducidad inmediata de la condición de alumno regular, es decir, ponía fin a la matrícula. Según la información proveniente del Colegio Punta Arenas, son un total de veintitrés los estudiantes que se quedaron sin casa de estudios, correspondientes a los cursos de segundo, tercero y cuarto medio.

Al no contar con una instancia para dialogar con la dirección, los quince apoderados que fueron notificados durante la mañana concurrieron hasta la secretaría regional ministerial de Educación para solicitar al titular de la cartera, Raúl Muñoz Pérez, mediar con la dirección del establecimiento para revertir la expulsión de sus pupilos.

Vocero de los apoderados

El vocero de los padres, Arturo Díaz, manifestó que no se había resuelto ninguna acción concreta, pero que el seremi se había comprometido a ser de intermediario y que dentro de la jornada de hoy se tendría una respuesta. “Nuestro objetivo es que nuestros hijos terminen el año escolar”, expresó, señalando que “no entendemos la actitud del colegio porque éste no es un hecho aislado, estamos en un contexto de movimiento estudiantil donde cientos de establecimientos han sido ocupados por sus alumnos en el país”.

Por su parte, el seremi Muñoz declaró que en este caso “se aplicó el reglamento interno del colegio que considera la caducidad de matrícula, pero esperamos llegar a una solución con el sostenedor porque el Ministerio debe velar por la educación de los alumnos”.

De no resultar positiva esta instancia, los apoderados no descartan interponer un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones, tal cual lo han hecho alumnos de otros colegios del país afectados con la misma medida de caducidad de matrícula (ver recuadro).

Reglamento interno

En el comunicado oficial entregado por la dirección, se precisa que la decisión se enmarca en “la violación y usurpación del inmueble, por parte de algunos alumnos y personas externas al establecimiento”. En sus líneas, se comunican los extractos del Reglamento de Convivencia Escolar considerados para resolver la medida de expulsión.

Se consideran faltas muy graves: “agredir física o verbalmente a algún funcionario del colegio; fumar o ingerir alcohol en dependencias del establecimiento; decir garabatos o improperios a viva voz a personas que transiten por las inmediaciones del colegio; incitación a huelgas o paralización de clases; y cometer delitos públicos penados por ley”.

Además, se informa sobre la caducidad de matrícula: “Sanción que se aplica a alumnos que incurren en faltas que ponen en riesgo su desarrollo académico y la seguridad física, psicológica y emocional como también la del resto de la comunidad educativa, y que no corresponden a lo expresado en el proyecto educativo del colegio”.