Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Calculan en 3 millones de dólares el costo del combate del fuego en el Paine

José Fernández Dübrock estima que la administración del Parque Nacional Torres del Paine no había tenido
responsabilidad en un hecho que calificó de fortuito.

Por La Prensa Austral viernes 6 de enero del 2012

Compartir esta noticia
18
Visitas


La extinción total del incendio que afecta al Parque Nacional Torres del Paine, costará al gobierno chileno unos 3 millones de dólares ($1.563.690.000).
Así lo confirmó el director regional de Corporación Nacional Forestal, José Fernández Dübrock, tras presentar ayer -ante el Juzgado de Garantía de Puerto Natales- una querella criminal en contra del ciudadano israelí imputado por el incendio y de todos quienes aparezcan responsables del mismo.

Aunque señaló que los Estados no son responsables de las acciones de sus ciudadanos, puso como ejemplo la disposición del gobierno checo, que ayudó en la restauración del daño provocado el año 2005 por un incendio, causado por un turista de esa nacionalidad.

En torno a lo que esperaba de Israel, dijo que “como mínimo deberían ayudar a pagar los costos de la extinción del incendio y después ayudar en la restauración del Parque”.

Hasta el momento tanto el imputado como el gobierno de Israel no han tenido contactos con Conaf.
15 mil hectáreas afectadas

De acuerdo a lo señalado por Fernández Dübrock, el incendio no estaría totalmente extinguido, sino más bien acotado dentro de determinadas áreas. Es así como el miércoles se produjeron algunos rebrotes dentro de un perímetro. Hasta ayer el fuego había afectado 15.113 hectáreas.

Ayer se atacaba el fuego en el sector de Laguna Verde, existiendo otros focos menores.

El principal obstáculo ha sido el viento, que hace rebrotar el incendio y que ha estado presente en el área desde la semana pasada. El miércoles estuvo en peligro la portería Sarmiento. En la pampa, específicamente en los dormideros de los guanacos, la gruesa capa de excrementos hace surgir las llamas, que arden en forma subterránea.

“Este ha sido un incendio tremendamente anormal. Nunca se ha visto un incendio que avance contra el viento que llega a los 100 kilómetros por hora”, apuntó el director regional de Conaf.

Falta de personal

Fernández Dübrock reconoció la disminución de personal de ayudantes de guardaparques y el bajo interés que existe en participar en las brigadas contra incendios, lo que dificulta completar las dotaciones.

De acuerdo a su parecer el incendio igual se habría producido con más o menos personal.

La destrucción producto del fuego dejó al descubierto una gran cantidad de basura al interior del recinto, pese a que a la gente se le recomienda retirarla del Parque. También el hecho que los visitantes hacen fogatas en lugares no autorizados.

Quedó abierto a estudiar una serie de medidas como instalar brigadas al interior de la montaña, sin embargo se adolece de infraestructura para ello.

Con respecto a la dotación de ayudantes de guardaparques que en un momento llegó a 64, planteó que hoy se cuenta con 30 (ellos habían pedido 40).

“Ha disminuido por un problema de presupuesto” señaló.

El presupuesto comenzó a decrecer en el período 2007-2008, explicó. Este se le asigna a Areas Silvestres a través de la Ley de Presupuesto

Conaf tiene una planta de funcionarios determinada por ley. Sin embargo ha debido repartir sus funcionarios en las distintas unidades. En el país hay más de 100 áreas silvestres protegidas y Parques Nacionales. En el caso de la provincia de Ultima Esperanza se han destinado guardaparques al Parque Nacional Bernardo O’Higgins. Contando hoy con dotaciones en Puerto Edén y Fiordo Témpanos.

“Nosotros hemos pedido más guardaparques, pero de repente una cosa son tus necesidades y otra los recursos”, remarcó.

Día del incendio

Reiteró que ellos no atacan los incendios sin luz diurna por la seguridad de los brigadistas.

El martes 27 de diciembre (cuando se inició el siniestro) Conaf llegó al lugar con dos brigadas, cruzando el lago Grey que presentaba olas de dos metros. La acción la calificó como temeraria e implicó que recién a la una de la madrugada del miércoles 28 pudieran desembarcar todos los equipos.

Por ello rechaza las críticas de un lento actuar de Conaf. “Actuamos y realmente se le enrostró al jefe de brigadas que había cometido una acción temeraria y que no debería haberlo hecho”.

Puntualizó que ese día no deberían haber desembarcado por el peligro que se ahogara un brigadista. Tendrían que haber esperado al día siguiente que se calmaran las aguas.

“Cuando uno está en la ciudad es muy fácil decir por qué no hicieron esto o lo otro, pero otra cosa es estar allí en la cordillera, en la noche donde no hay luz, y con un viento que no nos ha dado tregua porque todavía sigue soplando a 100 kilómetros por hora”, expresó.

Agregó que un bosque se puede volver a replantar, pero “una vida humana no se recupera”.

Destacó que nunca se había contado con tantos recursos para combatir un incendio, pero que el viento dejó detenido durante dos días en el aeropuerto cinco helicópteros e impedía que navegaran las lanchas por el lago. “La naturaleza nos impedía actuar” subrayó.

Sobre las solicitudes de cambios en la administración del Parque, dijo que siempre que existe una desgracia se “piden cabezas” pero consideraba que la actual administración no había tenido responsabilidad en un hecho que calificó de fortuito.

Una vez apagado el incendio, afirmó, habrá que limpiar las áreas afectadas, para lo cual se requerirán otros apoyos.