Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Cementerio Municipal Sara Braun podría contar con un segundo horno crematorio

Alrededor de un centenar de cuerpos es cremado anualmente en el camposanto de la capital regional
y a la fecha hay 17 solicitudes a la espera de someterse al proceso de incineración.

Por La Prensa Austral miércoles 29 de octubre del 2014

Compartir esta noticia
111
Visitas


Una cifra cercana a los 80 millones de pesos incluye la adquisición de un nuevo horno crematorio para el Cementerio Municipal Sara Braun, el que permitiría además cumplir cabalmente con la norma vigente que rige el funcionamiento de los sistemas de incineración, señalando que se requieren al menos dos hornos crematorios operando de manera aleatoria para aquellos recintos que cuenten con este sistema.
Si a ello se añade que en el mes de septiembre el único horno crematorio que dispone el camposanto de la capital regional, tuvo que detener sus operaciones por efecto del adelgazamiento del producto cerámico que opera como aislante para quienes manipulan dicho equipo, relevando que la necesidad de contar con un equipo adicional de cremación de cuerpos, se hace cada vez más urgente.
“Actualmente estamos abocados al diseño de un proyecto que implica pensar además, en un lugar dentro del propio cementerio (o bien en un sitio anexo) que permita hacer modificaciones, dado que actualmente nuestro horno está ubicado en el costado sur del pórtico central del cementerio y dicho sector es patrimonial, por lo cual allí no pueden haber modificaciones respecto a transformar volumen del inmueble, donde se ubica el único horno con el que contamos”, asevera Claudio Carrera, actual administrador del Cementerio Municipal Sara Braun.
A juicio del funcionario público, otro de los requerimientos del nuevo horno crematorio son la incorporación de una cámara de refrigeración “destinada tanto a aquellas personas, que están en espera de ser cremadas, así como a aquellas que -producto de un accidente- requieren un espacio adecuado, donde poder estar albergadas, antes del proceso de reconocimiento”, aclara Carrera.
Por tales factores, la cifra inicial de 80 millones de pesos que implicaría adquirir un horno de incineración debería ascender en montos, “pensando además que estamos ideando en un proyecto que está planteado para dar una utilidad de cincuenta años más”, afirma el directivo.
Ventajas de la cremación
Hay que mencionar que la solicitud de cremación ha ido aumentando en el tiempo, algo que además se añade al cambio cultural que ha experimentado el país, por efecto de creencias que antiguamente satanizaban este tipo de prácticas y que hoy han sido derribadas, tras el aumento de familias que solicitan cada vez más que los restos de sus seres queridos, sean cremados.
Las ventajas de albergar las cenizas de personas fallecidas en ánforas, conlleva la posibilidad de que los familiares puedan llevarlas consigo e incluso trasladarlas cuando los cercanos se trasladan de ciudad o país. “De esta forma, no es necesario estar preocupados de la mantención o del trámite que puede implicar el traslado de cenizas, a diferencia de lo que implica tener una sepultura en tierra. Por otra parte, para los cementerios la función de ir readecuando las capacidades que existen alrededor de las sepulturas, les permite con la cremación, el reducir espacios, sin caer en la práctica de las llamadas fosas comunes. Hay personas cuyos familiares desaparecieron y dejaron de pagar las sepulturas. Antiguamente esos casos justamente se iban a fosa común. Hoy día con la cremación es mucho más fácil, más rápido e higiénico, porque además permite eliminar depósitos que se producen, cuando quien fallece porta enfermedades de tipo viral”, afirma el administrador del Cementerio Municipal.
Actualmente el costo de una cremación bordea los 690 mil pesos, pago que se realiza sólo una vez, con la posibilidad de elegir ánforas de bronce o de madera noble. El procedimiento de incineración implica, tanto la entrega del ánfora, como la de un certificado que autoriza su traslado.