Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Centro especializado brindará atención a hombres que ejerzan violencia contra la mujer

Ya hay siete inscritos, cinco de ellos por demanda espontánea. A la inauguración asistió la subdirectora del Sernam, Jessica Mualim.

Por La Prensa Austral jueves 29 de septiembre del 2011

Compartir esta noticia
128
Visitas


Ayer se inauguró en Punta Arenas el primer Centro de Hombres por una Vida sin Violencia, ubicado en Ignacio Carrera Pinto 1456.

Con ello se dio inicio oficial al nuevo programa de la Unidad de Prevención de Violencia Intrafamiliar-Programa Chile Acoge, del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), “Hombres por una Vida sin Violencia”, que consiste en brindar atención a hombres que ejercen la violencia en cualesquiera de sus formas.

Dicho programa será ejecutado por la Fundación para el Desarrollo de Magallanes (Fide) XII, que también ejecuta otros programas del Sernam, como la Casa de Acogida de la Mujer para mujeres víctimas de violencia intrafamiliar (Vif).

La ceremonia contó con la presencia de la subdirectora del Sernam, Jessica Mualim Fajuri, además de autoridades regionales, policiales y de la dirección regional del Sernam, encabezadas por su directora María Teresa Castañón.

El centro tiene una capacidad para atender a 20 hombres y ya cuenta con siete inscritos, cinco de ellos por demanda espontánea y los otros dos derivados (tribunales o Casa de Acogida de la Mujer).

Al respecto, Mualim indicó que “este año, por primera vez se han abierto 11 centros para atender a los hombres que ejercen violencia, que son derivados de las casas Vif, donde la mujer llega, se hacen las intervenciones y se ofrece a su pareja ser derivado a este tratamiento. Obviamente, es necesario que exista la voluntad, porque es un tratamiento largo (en un período aproximado entre ingreso y egreso del tratamiento de un año y medio), donde es abordado desde diferentes áreas, donde generamos una sanación no sólo a nivel sentimental, sino también, de los problemas del pasado, en conjunto y en contacto permanente con la familia”.

“Esta es la clave para que podamos erradicar la violencia en el hombre que la ejerce y que tiene la voluntad de terminar con esta situación, y poder sanar a la familia, para que, también, no continúe haciéndose daño, porque normalmente la violencia intrafamiliar no sólo es en contra una mujer, sino que en contra todas las mujeres que ese hombre va conociendo a lo largo de su vida. Es un círculo vicioso. Por lo tanto, yo creo que eso va a marcar la diferencia entre el ayer y el presente”, añadió.