Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Cinco cámaras de televigilancia del centro de Punta Arenas están fuera de servicio

No existe claridad sobre quién debe hacerse cargo de la reparación, ya que el municipio no ha realizado la recepción de las obras.

Por La Prensa Austral sábado 16 de agosto del 2014

Compartir esta noticia
75
Visitas


El valor que han cobrado las cámaras de televigilancia con que cuenta el centro de la ciudad de Punta Arenas- desde el punto de vista de la persecución penal de los delitos- es sin duda gravitante. Así lo entiende la Fiscalía al ver en dichos elementos tecnológicos una forma de probar la participación de imputados en determinados hechos policiales.

El fiscal jefe de Punta Arenas, Eugenio Campos Lucero, reconoció que en un número no menor de casos llevados a juicio se han utilizado dichos registros, lo que ha permitido no sólo el esclarecimiento de los hechos sino que además determinar la participación de los implicados y que incluso las imágenes han sido utilizadas por los jueces para fundamentar los fallos al momento de dictar condenas.

El sistema de televigilancia implementado en el centro de Punta Arenas es manejado desde la Central de Comunicaciones de Carabineros, en calle Waldo Seguel. De las 16 cámaras, cinco de ellas se encuentran fuera de servicio (dos en un punto neurálgico del perímetro central).

Esto último ha generado la preocupación de los organismos involucrados en el tema de seguridad pública.
Desde el 1 de julio pasado permanece cortado el cable de fibra óptica que une cuatro cámaras del sector centro-norte con la Central de Comunicación, luego de que un conductor impactara un poste en la intersección de Avenida España con Ignacio Carrera Pinto. Desde entonces, han sido numerosas las gestiones emprendidas para arreglar el desperfecto técnico, sin que éstas hayan prosperado, pese a que el costo de la reparación no superaría el millón y medio de pesos, según la cotización con que se cuenta.

Relevancia judicial

El fiscal Eugenio Campos, en su condición de persecutor penal de delitos de connotación pública, bien sabe el valor probatorio de dichas imágenes capturadas por las cámaras.

“Recuerdo un par de robos con intimidación, procedimientos por lesiones e incluso hechos con violencia en que hemos utilizado las cámaras de seguridad para esclarecerlo, entonces ciertamente son relevante y nos interesan, porque nos ayudan en instancias procesales a la persecución penal en hechos como los que le acabo de señalar”, comentó el fiscal.
El coordinador regional de Seguridad Pública, José Miguel Rubina, quien junto con corroborar lo relevante de la presencia de los 16 “ojos” que miran la ciudad desde la altura, explicó la particular situación “administrativa” en que se encuentra el equipamiento tecnológico que entró en funcionamiento en enero pasado.

“El tema es algo complicado. Fundamentalmente existen dos situaciones; la primera de ellas es lo que ocurre con una cámara que estaba en un punto de la ciudad que fue intervenido por el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu), respecto de la cual existió un compromiso que sería reinstalada concluida las obras, trámite que estaría en marcha y que sólo restaría configurar el equipo, ya que estaría toda la instalación hecha”, precisó Rubina.
Por otro lado, dijo, está la situación que ocurre con otras cuatro cámaras, cuya fibra óptica fue dañada. En este caso existirían garantías comprometidas y al respecto señaló que Carabineros ha oficiado a la Secretaría Comunal de Planificación (Secplan) de la municipalidad para que ejecute el cobro de dichas garantías, pero en este contrato, esas responsabilidades serían sólo para efecto de mantenimiento y no para reparaciones por daños. Por lo tanto, no son aplicables, afirmó el coordinador regional de Seguridad Pública.

¿Quién arregla
las cámaras?

“Entonces, alguien tiene que pagar la reparación. En ese sentido, entiendo que quien debiese hacerse cargo de eso es el organismo contratante, y sería el municipio, o al menos a su nombre están las garantías como organismo técnico”, remarcó.

Una postura diferente tiene el municipio sobre la materia, ya que de acuerdo a lo informado desde la Municipalidad de Punta Arenas, nunca se ha materializado la recepción de las obras de instalación, por lo que no se podría desembolsar fondos si en la práctica no se tiene potestad sobre los elementos de seguridad.

Fundamento jurídico

De acuerdo a lo oficiado por el municipio a Carabineros, el argumento jurídico de lo anterior se encuentra consagrado en la Ley Nº19.175 en su artículo 70, letra F, que señala que “el dominio de los bienes inventariables, muebles o inmuebles, que se adquieran o construyan con recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), se entenderá transferido a las entidades encargadas de su administración o de la prestación del servicio correspondiente, en los términos del convenio respectivo, sean públicas o privadas sin fines de lucro, que atiendan servicios de utilidad pública, desde el momento en que estos bienes sean asignados por el intendente a dichas entidades”. El mismo artículo añade que “esta transferencia deberá formalizarse mediante resolución del intendente, que se expedirá en un plazo no superior a noventa días, contado a partir de la fecha de recepción material de los bienes adquiridos o del acta de recepción definitiva emitida por la unidad técnica correspondiente, la que deberá reducirse a escritura pública. Las inscripciones y anotaciones que procedan se efectuarán con el solo mérito de copia autorizada de dicha escritura”, trámite que según se indicó desde el municipio, no se habría materializado aún, por lo que las cámaras estarían “a la deriva”.

En lo concreto, cinco de las 16 cámaras están fuera de servicio, dos de ellas emplazadas en plena calle Bories. Una de éstas permitió resolver un asalto ocurrido en 2012 en dicha arteria, en la que un joven fue brutalmente golpeado. Una tercera forma parte de los nuevos equipos instalados este año y la cuarta está emplazada en una de las arterias utilizadas en la noche como “pista” de carreras clandestinas en el centro de Punta Arenas.