Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Cineasta Ronnie Radonich: “Me intereso en contar historias que merecen ser relatadas”

Por Andre Jouffé
[…]

Por La Prensa Austral lunes 21 de julio del 2014

Compartir esta noticia
148
Visitas


Por Andre Jouffé

Nacido en Santiago. Ronnie, 29 años estudió Dirección Audiovisual en la Universidad Católica, especializándose en dirección y guión para cine y televisión. Amante del formato documental, sus primeros trabajos los realizó en esta área, destacando su cortometraje “Catalejo”, sobre el músico Manuel García, y “A dos voces”, serie documental emitida por Chilevisión que une a músicos callejeros y músicos profesionales, con la participación de Chancho en Piedra, Francisca Valenzuela, Nano Stern y Los Bunkers, entre otros. Ha participado como guionista en series de televisión y documentales y trabajó muchos años en el área de tele-realidad de Canal 13. Actualmente realiza su primer largometraje documental llamado “Cinema Porvenir”, sobre un mítico biógrafo en el fin del mundo, e incursiona en la ficción con su cortometraje “Dos meses en el Caribe”, que retrata la historia de amor de un jubilado y una mesera.

-Magallanes junto con haber sido el primer lugar donde se ofició una misa en Chile, dicen, puede jactarse de haber erigido el primer cine del continente. ¿A qué atribuye que en un lugar tan apartado y con tan escasos habitantes se hayan producido fenómenos tan inusuales?
-“Creo que sin duda Magallanes y, más específicamente, Punta Arenas tiene una de las particularidades propias de las grandes urbes del siglo pasado y que la hizo ser precursora de más de una actividad, el ser puerto. Muchos espectáculos artísticos y culturales por temas demográficos y de tráfico marino se vieron obligados a parar ahí, entre ellos el cine. Aún así no creo que se pueda aseverar que fue LA cuna del cine del continente y, por supuesto, menos del cine chileno. Antonio Radonich y José Bohr fueron unos de los tantos revolucionarios que iniciaron el cine en Chile, pero no los primeros, al menos una decena de películas ya se habían estrenado cuando ellos comenzaron a rodar “El billete de lotería”. Sin duda, ellos fueron los más “extremos” por decirlo de alguna manera, los que tenían las condiciones más desfavorables para filmar”.
“Lo mismo ocurre con la sala de cine de Porvenir, no fue el primer biógrafo en Chile, fue de los primeros y obviamente el más alejado pero nunca el iniciador. En este caso lo fundamental es ver el contexto, Antonio la levantó en pequeño poblado donde nadie nunca se imaginó que algún día podrían disfrutar esas imágenes en movimiento que veían en París, Roma, New York, Buenos Aires o Santiago. Que hasta el día de hoy sea el único cine que existe en Porvenir dice mucho. E insisto en lo artesanal del modo.”

-En una familia como la suya, de deportistas, gerentes y políticos, ¿Cómo le picó el bicho del cine? ¿Podríamos hablar como de un tema hereditario?
-”Sí, para mí ya es evidente que algo hereditario hay, de hecho fue mi premisa para empezar el trabajo que llevo hace algunos años. Aunque nunca me percaté realmente de su influencia y de su virtual importancia en la cinematografía nacional siempre supe que el hermano de mi abuelo era cineasta, que en el patio de atrás de la casa donde veraneaba en enero había un cine muy viejo y las máquinas que estaban me producían cierta inquietud. O sea, el primer lugar que le pedía ir a ver a mi papá cuando íbamos a Porvenir era el museo, sólo por la pequeña vitrina que existía con las cámaras de fotos y cine que habían donado”.
“Y en cuanto a las profesiones de mi familia que vive en Magallanes, sí parecieran distintas pero hay una clara vocación humanista en todas ellas”.
“Y personalmente lo del cine nunca me tocó en algún momento especial ni nada, no soy un gran cinéfilo, de hecho me considero un ignorante en lo que a mi profesión se refiere. Siempre me interesó contar historias que merecen ser relatadas, y el cine es una excelente manera de hacerlo. Y esta historia, la de Porvenir, es una de esas que merecen contarse”.

-¿Cuál fue su motivación para la realización de su documental, “Cinema Porvenir”?
-”El cortometraje documental del cual me habla es sólo la primera etapa de un proyecto a mayor escala que estoy realizando. El corto lo hicimos junto a la Municipalidad de Porvenir y con gran apoyo de la directora del museo, Tamara Torres. Y fue básicamente para dar a conocer esta historia que no era del todo sabida y así comenzar con lo que estoy haciendo ahora”.
“Es un proyecto de mayor cobertura y mayores ambiciones que el anterior, partiendo por el metraje (más de 70 minutos), los recursos cinematográficos a utilizar y por las motivaciones, la idea es reabrir el cine y hacer una última función. Es sin duda el proyecto más ambicioso y difícil que he tenido y por eso me tiene tan motivado al punto de radicarme en Magallanes a partir de julio”.

-¿Que veremos en la muestra de cine, “Actualidades Magallánicas” “Cinema Porvenir” y de la proyección de estas en la muestra de cine?
“He preparado un fragmento de las Actualidades Magallánicas, sobre todo de la Nº1 y Nº2, que pudimos verificar estaban casi completas. Además de un par de escenas de Los Parafinas y de un documental llamado El raquitismo en Magallanes. Serán en total 10 minutos inéditos de filmaciones que van desde 1917 hasta 1926, todas en Magallanes y que se creían perdidas pero estaban muy bien guardadas por la familia. Después seguramente se verá Cinema Porvenir que da el contexto de cómo se hicieron”.