Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Con 75% de sus vísceras afuera quedó trabajador que fue acuchillado

La agresión se produjo tras una pendencia ocurrida anteanoche, bajo los efectos del alcohol,
en el aserradero San José, comuna de Timaukel.

Por La Prensa Austral martes 8 de noviembre del 2011

Compartir esta noticia
41
Visitas


Con una herida penetrante abdominal de alto riesgo vital, que comprometió hasta el 75 por ciento de sus intestinos y un shock hipovolémico (pérdida severa de líquidos vitales que impide al corazón bombear suficiente sangre, por lo que muchos órganos pueden dejar de funcionar), resultó un trabajador forestal después de ser agredido por un compañero de labores al sur de Tierra del Fuego. El hecho se registró a las 21 horas de anteanoche en el aserradero San José, ubicado en el kilómetro 12 del camino de acceso a Puesto El Medio, comuna de Timaukel.

De acuerdo a los antecedentes dados a conocer por el fiscal (s) de Porvenir, Marcelo Figueroa, en la audiencia de control de detención del agresor confeso, identificado como Herminio Eliecer Vargas Gómez, motosierrista de 49 años, éste se enfrentó en una pendencia con su víctima, Leonardo Javier Cabezas Apablaza, de 27 años, ambos bajo la influencia del alcohol. Según los testigos (el dueño del aserradero y los demás operarios), cuando Vargas Gómez iba en desventaja y peleaba en el suelo bajo el cuerpo de Cabezas Apablaza, el primero sacó un cuchillo con el que le asestó un corte en el vientre a su oponente.

La víctima presentó inmediato y abundante sangramiento y todos los trabajadores vieron cómo sus vísceras quedaban a la vista, fuera del cuerpo. De inmediato le prestaron los primeros auxilios, afirmándole los intestinos con una toalla y luego trasladaron al herido en camión hasta la Posta de Salud de Cameron, distante 37 kilómetros del lugar.

Entre tanto se logró dar aviso al Hospital Marco Chamorro Iglesias de Porvenir, que envió la ambulancia del Samu con el médico Carlos Bachman, un enfermero y un paramédico. Estos lograron estabilizar al herido y trasladarlo a la capital fueguina, donde el profesional a cargo lo atendió junto a su colega Cristián Sánchez, cuando ya eran las cero horas de ayer.

Después de devolverle los signos vitales tras el sombrío pronóstico, el doctor Sánchez acompañó al lesionado a Punta Arenas, hacia donde fue evacuado en un avión Fach. Ingresó al Hospital Clínico de Magallanes, siendo operado por el doctor Mandujano y otros médicos, sumándose el mismo Cristián Sánchez, en una intervención que duró hasta las 9,30 horas, tras lo cual el paciente fue ingresado a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Como señalaba ayer Sánchez, fue un operativo de intenso trámite, agotador y donde el paciente pasó demasiadas horas antes de ser intervenido por especialistas. Que haya llegado vivo, con el mínimo de signos vitales debido al shock hipovulémico, causó asombro en el equipo médico regional.

Victimario se entregó
en Cameron

En tanto, el victimario había huido momentáneamente del sitio del hecho, pero poco después -acompañado de su jefe y un compañero de trabajo- se entregó al personal de Carabineros de Pampa Guanacos en la Posta de Cameron, donde quedó detenido y a disposición del fiscal (s) de Porvenir, Marcelo Figueroa.

Pese a que el defensor penal público Ramón Bórquez calificó de ilegal la detención, el juez (s) Cristián Matus, la consideró ajustada a derecho. El fiscal Marcelo Figueroa lo formalizó como autor del delito de homicidio frustrado. El defensor alegó ante el juez que en conversación previa se había convenido que la acusación del fiscal (s) sería por “lesiones graves” y que le extrañaba la mutación a “homicidio”.

El magistrado no acogió la prisión preventiva, lo que fue apelado por el fiscal (s) Figueroa. El tema deberá ser dirimido por la Corte de Apelaciones de Punta Arenas. Mientras tanto el imputado se encuentra en libertad.

Al término del control de detención, tanto Figueroa como Bórquez se veían muy disgustados e incluso no se despidieron. De hecho, minutos más tarde el fiscal (s) se dirigió a la sede de la Defensoría a hablar con su colega, para tratar de revertir el distanciamiento nacido del cambio de figura legal hacia el imputado, que ambos habían convenido previamente.