Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Con Carabineros debió cumplirse exhumación

No bastó que la Corte de Apelaciones local revirtiera la decisión del Cementerio Parque Cruz de Froward de prohibir la asistencia de familiares a los procesos de exhumación, tras acoger el martes la orden de no innovar solicitada por el abogado Carlos Abarzúa a través de un recurso de protección.
[…]

Por La Prensa Austral jueves 23 de junio del 2011

Compartir esta noticia
23
Visitas


No bastó que la Corte de Apelaciones local revirtiera la decisión del Cementerio Parque Cruz de Froward de prohibir la asistencia de familiares a los procesos de exhumación, tras acoger el martes la orden de no innovar solicitada por el abogado Carlos Abarzúa a través de un recurso de protección.

La fuerza pública debió intervenir ayer para cumplir tal resolución, que ampara a los familiares de Filomena Ojeda Vera, sepultada el 5 de marzo en aquel camposanto, afectado por inundaciones de tumbas. Allí se habría intentado desconocer la decisión, pese a que Jeannette Alvarez, hija de la fallecida, y su cuñado José Guaquil, llegaran a las 8,45 horas con todos los papeles legales para cumplir dicho trámite, programado para las 9 horas.

A la afectada le cerraron la reja de acceso y un ejecutivo los hizo pasar a su oficina para señalarle que la exhumación no iba, ya que no podía hacerse.

Ante la inconsistencia de los argumentos y la presencia de trabajadores y maquinaria en el sector donde se extraería el féretro, la afectada llamaría a Carabineros. Estos llegaron a las 9,20 y la acompañaron a dialogar con los ejecutivos y un representante de la gobernación de Magallanes, encargado de supervisar el proceso. También estuvo Sandra Muñoz, quien representa a los afectados que mantienen una demanda colectiva contra Cruz de Froward.

A esa hora, el supervisor de la Seremi de Salud brillaba por su ausencia. Más tarde, se enterarían que a éste la empresa le había avisado la tarde anterior que no habría exhumación.

Hasta allí incluso llegó el subcomisario de los Servicios de Carabineros, capitán Francisco Franzani, quien debió dialogar con el administrador del camposanto, Fernando Galindo, ya que la negativa a cumplir el proceso constituía desacato, exponiéndose a ser detenido. La empresa habría expuesto exclusivamente razones de seguridad para realizar aquellos trabajos a puerta cerrada, al poder ceder los terrenos.

Tras largas conversaciones, a las que se sumó la abogada de la empresa, al final se daría el vamos a la exhumación a las 11,45 horas, una vez llegado el fiscalizador de Salud.

Profundamente afligida se vio a Jeannette Alvarez, quien atribuyó la negativa de la empresa a ganar tiempo seguramente para drenar la probable agua en el nicho. Más tarde lo confirmaría al presenciar aquella excavación en el sector Las Lengas del camposanto, negligencia que llevará a instancias legales. Incluso criticó que en su momento el cementerio rehusara invertir los 4 millones de pesos que requería un drenaje bien hecho.

Aunque tenían coordinado para las 16,30 horas el ingreso de su ser querido al Cementerio Municipal Sara Braun, donde estaría preparado el mausoleo familiar, recién a las 18,15 horas lograrían llevarlo hasta el sitio de su definitiva sepultura.