Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

Con emotivo homenaje de amigos y colegas despidieron al “héroe” magallánico que falleció en Coihaique

Con una gran ovación y el sonido de las bocinas de taxis colectivos a modo de homenaje, fue despedido en el Cementerio Municipal el malogrado magallánico que murió el pasado lunes en Coihaique rescatando a su ahijada de 12 años de un profundo río.
[…]

Por La Prensa Austral viernes 18 de enero del 2013

Compartir esta noticia
30
Visitas


Con una gran ovación y el sonido de las bocinas de taxis colectivos a modo de homenaje, fue despedido en el Cementerio Municipal el malogrado magallánico que murió el pasado lunes en Coihaique rescatando a su ahijada de 12 años de un profundo río.

Pasadas las 14 horas de ayer más de 300 personas se congregaron en el templo de Cristo Obrero, en el barrio Prat, para despedir bajo su fe y con una ceremonia eucarística el cuerpo de Christian Aguilar Cárdenas, acompañando, además, en este doloroso proceso a su esposa Sandra Ruiz y su hija Macarena de 12 años, testigos del último acto de valentía y entrega del padre de familia que dio su vida por salvar la de otro ser querido.

Dejando de lado el recuerdo de sus últimos momentos, al final de la ceremonia y en representación de los padres de familia y comunidad educativa del Liceo María Auxiliadora, en donde estudia su hija, Alejandro Olmos ofreció un emotivo discurso a los asistentes, recordando a Christian como “un padre ejemplar que daba todo por su hija; un ser lleno de bondad y alegría que siempre estaba hasta el final”. Luego añadió que “como padres sentimos el compromiso y obligación de velar por Macarena y seguir siendo amigos de Sandra; no las dejaremos solas”, citó el padre de familia.

Christian Aguilar era conductor de la línea 100 desde el 27 de enero de 2007 y será siempre recordado por sus amigos y compañeros de trabajo como “el eterno testarudo pero que andaría a pies descalzos por otro”, recordando que durante sus 40 años fue una persona de bondad que nunca temió demostrar su amor por su madre y su familia, recordando sus compañeros de trabajo que “todos los días se daba el tiempo de visitarla y preocuparse de ella”. En la memoria de quienes lo conocieron quedará el recuerdo que “era muy deportista, el mejor de todos o al menos eso era lo que creía él”.

Al finalizar la ceremonia le dedicaron un tema musical que él acostumbraba reproducir en sus reuniones, “Amigos”, de Los Enanitos Verdes, con el que la gran mayoría de los asistentes derramó lágrimas.

En medio de una ovación, pasadas las 15 horas el féretro de Christian salió de la iglesia para emprender el camino hacia el Cementerio Municipal Sara Braun, siendo la comitiva liderada por la esposa e hija del extinto trabajador, acompañadas por varias alumnas del 7º básico B “Ruffino”, quienes llevaron rosas blancas para entregar en el último momento a su compañera.

A su llegada al camposanto el socio Nº2.344 de Tacopa fue recibido por 30 máquinas y sus conductores que lo honraron con el sonido de sus bocinas y “cambio de luces”, entregándole además el último control de ruta que debía llenar cada vez que terminaba su turno al volante del vehículo de la patente DGHT-40, reconociendo al mismo tiempo su gran participación y apoyo durante la movilización por el alza del gas.

Pasadas las 16 horas sus restos fueron depositados en la tierra donde descansarán por siempre.