Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Con “risoterapia”, jóvenes llevan alegría a enfermos y abuelos hospitalizados

Nicolás Ulloa García
[…]

Por La Prensa Austral domingo 6 de julio del 2014

Compartir esta noticia
84
Visitas


Nicolás Ulloa García
nulloa@laprensaaustral.cl
Un grupo de diez jóvenes trabajadores, paramédicos, administrativos, empleados públicos y funcionarios de las Fuerzas Armadas forma parte de la agrupación “Dibujando Sonrisas Patagónicas”, que se ha fijado como objetivo llevar alegría a quienes por problemas de salud enfrentan un duro pasar en su vida. Hoy se estrenan en el Hospital Clínico y, hace siete días, debutaron en la Clínica Magallanes y el Hospital de las FF.AA..
“Es una labor que nos llena de alegría. Toda la idea se empezó a gestar desde el año pasado, pero sólo la semana anterior pudimos, después de golpear muchas puertas, comenzar a cumplir nuestra misión”, señaló a El Magallanes Carolina González Ramírez, gestora del colorido proyecto de ayuda a enfermos.
Términos como “payadocs” y “risoterapia” son parte del lenguaje que utilizan durante las visitas que realizan a pacientes e internados, a quienes no sólo entretienen y hacen reír, sino con quienes además conversan y comparten material de lectura o cosas que puedan distraerlos de la situación que enfrentan.
Asegura González que no existe una suerte de “rutina” o “acto” involucrado en todo esto, explicando que todo se va dando espontáneamente dependiendo del paciente y su problema.
Puntualizó, además, que la personificación de payasos es muy lejana de un acto circense o “show”, sino que tiene como propósito poder entregar alegría y diversión de manera inocente y espontánea.
Personajes como la “doctora Pekas”, “doctora Besitos”, “doctor Cosquillas”, “doctora Lanita”, “doctor Patán”, “doctora Piecitos”, “doctora Teté”, entre otros, son parte del “staff facultativo” del particular grupo de “payadocs”, identidades obviamente ficticias con las que ocultan sus verdaderos nombres, los cuales no revelan a los pacientes a fin de no condicionarlos ni esperar retribución por su alegre voluntariado.
Añadió que en el futuro les gustaría llevar su “servicio de alegría” a instituciones como hogares de menores y de ancianos o albergues, enfatizando que espera que, a diferencia de otras iniciativas similares que se han realizado con anterioridad en la ciudad, ésta no vaya decayendo.
“La gente con la que estamos es muy especial; cumplen todos con el perfil que hace que la entrega sea única. Tengo claro que por motivos laborales no podemos ir todos a todas las visitas, pero tengo confianza que se nos irán sumando más voluntarios y construiremos un grupo que le dará vida en el tiempo a la iniciativa”, añadió.
Las redes sociales han permitido al grupo de “facultativos de la risa” el coordinarse, para lo que disponen de la página de Facebook de la “Dra.Pekas” como medio de comunicación con quienes quieran interiorizarse en la materia, o bien al correo electrónico dibujandosonrisaspatagonicas@gmail.com, para “solicitar una hora”, explicándose que “no se atiende con bonos, porque todo es gratuíto”.