Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Concertación es la primera fuerza política y Pri consolida su poder electoral

– Fuerte arremetida del Partido Regionalista de los Independientes debilita aún más a la Alianza por Chile
y compromete su sitial de segundo conglomerado político en Magallanes.

Por La Prensa Austral domingo 4 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
6
Visitas


Luego de la gran derrota que tuvo el bloque en las elecciones presidenciales 2009-2010, la Concertación volvió a recuperar aliento, al erigirse el domingo pasado como la principal fuerza política de Magallanes, en alianza con el Partido Comunista y agrupaciones de izquierda.

Fuerte fue el batatazo sufrido cuando Sebastián Piñera triunfó en Magallanes con un porcentaje aún mayor que el obtenido a nivel nacional (54% en la región vs 52% en el país), sobre todo considerando que esta zona era reconocida como de izquierda.

Ahora y de acuerdo al escrutinio del 76% de la votación de concejales, el conglomerado opositor se presenta con un contundente 43,18% a nivel regional, eligiendo a 24 de los 62 concejales de la región (39%). Esto gracias a una alianza establecida con el Partido Comunista y otros referentes de izquierda. Y, si se suma lo obtenido por el pacto Más Humanos, la cifra se eleva a 25 concejales.

Además y luego de que en los pasados comicios municipales terminara eligiendo sólo uno de los diez alcaldes de la zona (Timaukel), ahora la Concertación aparece con tres ediles, recuperando a Porvenir y a Primavera, esta última comuna un verdadero enclave de la derecha.

Alianza, la gran
perdedora

La Alianza se presenta como la gran perdedora de la jornada electoral. Se ha dicho que la votación obtenida a nivel país es un claro rechazo a la gestión de Sebastián Piñera, a tal punto que podría ser efectivo aquello que vaticinaba Pablo Longueira, respecto de que este gobierno sería sólo un paréntesis.

En Magallanes y teniendo todo para ganar -pues se apostaba a la campaña de constante cuestionamiento a la administración Mimica y a que Emilio Boccazzi no era un candidato carismático-, la candidata aliancista Sandra Amar terminó relegada a un segundo lugar.

Si bien logró superar la última votación obtenida por un exponente del sector (Oscar Bravo y su 8,7% de acuerdo a la votación total), a la ex directora regional del Trabajo le faltó tiempo para instalar su candidatura y sus gestores pecaron de no haber realizado una negociación inteligente que frenara los cuestionamientos internos y que impidiera que se levantara la del independiente Roberto Sahr.

Su fracaso pone, una vez más, seriamente en cuestionamiento la política y estrategia articulada desde la intendencia por el seremi de Gobierno, Miguel Schweitzer, y el ex intendente Arturo Storaker.

Se espera que ella regrese a integrar el gobierno magallánico, asumiendo el cargo de seremi de Desarrollo Social. ¿Qué hará después para capitalizar los votos?; ¿En qué medida el haber perdido frenará los planes de Storaker de lanzar una segunda carrera diputacional o éste esgrimirá que superó la votación de sus antecesores, lo cual es promisorio?; ¿Terminará siendo útil a las pretensiones del diputado Miodrag Marinovic?, son sólo algunas preguntas a responder en los próximos meses.

Pese a haber sacado un 22,10% a nivel de la votación de concejales de la región, las otras victorias alcaldicias de la Alianza -a excepción de la de Fernando Paredes en Puerto Natales- se vieron cuestionadas y teñidas por las denuncias de acarreo.

Los independientes

Con el 76% de la votación de concejales escrutada a nivel regional, el Pri aparece con el 20,92% y esto se ve vinculado necesariamente a un actor que, pese a ser majadero en sus discursos anti partidos, está detrás de la conformación de este nuevo referente, el cual hoy se consolida como un grupo político que está a un tris de superar como fuerza electoral a la derecha.

Pero, si se toman en cuenta los datos a nivel de la comuna de Punta Arenas, el Pri se presenta hoy como la seguda fuerza política con un claro 25,07% -escrutados el 100% de los votos-, seguida muy atrás por la Alianza y su 18,65%.

La oposición -que incluye los dos pactos de la Concertación, el PC y referentes de izquierda- asciende a un 53,60% y llega a un incontrarrestable 56,28% si se suman los votos del pacto Más Humanos.