Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Confraternidad de Pastores destacó hitos del quehacer evangélico

La Confraternidad de Pastores Evangélicos de Punta Arenas se concentró ayer en distintos lugares de la ciudad para hacer obsequio a la comunidad del libro El Mensajero. Con la entrega de este texto para acompañamiento en forma devocionaria, sus diferentes congregaciones dieron realce y compartieron con la comunidad el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes.
[…]

Por La Prensa Austral martes 1 de noviembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
18
Visitas


La Confraternidad de Pastores Evangélicos de Punta Arenas se concentró ayer en distintos lugares de la ciudad para hacer obsequio a la comunidad del libro El Mensajero. Con la entrega de este texto para acompañamiento en forma devocionaria, sus diferentes congregaciones dieron realce y compartieron con la comunidad el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes.

Siempre teniendo a Dios como centro de toda gloria y el reconocimiento, el pastor David Paillán, integrante de esta organización, valoró la importancia del quehacer evangélico en la historia del país, la cual se remonta a 1821, cuando llega Diego Thompson, primer misionero protestante en ingresar oficialmente al país. Vino contratado por el gobierno de Bernardo O’Higgins para organizar escuelas populares. Aparte de su conocida labor educativa y de difusión de la Biblia en castellano, participó activamente en los asuntos públicos en los inicios de nuestra historia republicana.

Historia

El último Censo de Población de 2002, confirmó un crecimiento de la corriente religiosa evangélica, la que llegó al 15 por ciento de todo el país, mientras el restante 70 por ciento de los chilenos es católico y el porcentaje restante se divide en otras religiones y en ateos.

Ya a mediados de 1800, la Misión Anglicana (ingleses) se establece en esta austral región, con muchas penurias y duros episodios. Entre ellos figuró el de un oficial de marina británica, Allen Gardiner, quien antes había convivido tres años con los africanos. Este consigue dinero en Inglaterra para la compra de dos botes. En septiembre del año 1850 vendría en el velero Ocean Queen, junto al médico misionero Williams, el arquitecto misionero Maidment y cuatro marinos. La hostilidad de los aborígenes les haría abortar su misión de evangelismo.

El 21 de mayo de 1877, llegaban a Punta Arenas algunas familias suizas con un sentido distinto de la espiritualidad, destacándose la enseñanza protestante.

Los misioneros protestantes de las islas australes visitan Punta Arenas a menudo y en 1895 tenían abierta una iglesia en Atacama (Bories) cerca del río de las Minas.

Presencia

Más de 100 años después, Paillán destacó una presencia evangélica cada vez más notoria en los diferentes ámbitos del quehacer regional: en las cárceles públicas, los hospitales (Damas de Blanco), en los regimientos, en educación (Colegio Luterano, Liceo Adventista y Colegio Británico) y la obra de los centros de Prevención Comunitaria y de Diagnóstico Ambulatorio de la Iglesia Metodista de Chile.

Valoró que hace cinco años se imparte Religión Evangélica en algunos liceos y escuelas de la región, haciéndose justicia sobre libertad de culto y no discriminación. A ello sumó su aporte a la infraestructura de la región, sin descuidar el área teológica y de los idiomas, abriendo a la comunidad el Instituto Interdenominacional de la Patagonia (ITIP).

Esto, sin contar su obra social y aportando con el emprendimiento y la creación de nuevas fuentes laborales.