Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Consejo de Profesores del Liceo de Excelencia decidió no continuar con las “clases éticas”

Luego de realizar una jornada de evaluación de las “clases éticas” que se llevan a cabo en el Liceo de Excelencia Luis Alberto Barrera, el Consejo de Profesores decidió ayer no continuar con dicha modalidad y retomar las clases una vez que los alumnos depongan la “toma”.
[…]

Por La Prensa Austral jueves 8 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
50
Visitas


Luego de realizar una jornada de evaluación de las “clases éticas” que se llevan a cabo en el Liceo de Excelencia Luis Alberto Barrera, el Consejo de Profesores decidió ayer no continuar con dicha modalidad y retomar las clases una vez que los alumnos depongan la “toma”.

El viernes 26 de agosto los docentes ya habían advertido de algunas irregularidades y malas condiciones para desarrollar los procesos formativos, acusando un ambiente inadecuado para la educación de sus alumnos. Desde ese entonces el escenario no mejoró y repercutió en esta determinación.

A través de un comunicado público firmado por treinta de cuarenta docentes, el Consejo argumenta su decisión: “La cantidad de alumnos por curso que concurre a clases es mínima y en algunos casos no existe asistencia, aun cuando se hizo un llamado a los apoderados”, precisa la misiva, señalando que por este motivo no pueden cumplir con uno de sus principales objetivos, que era cerrar el semestre de los alumnos. Según el representante del Consejo de Profesores, Ramón Alvarado, de alrededor de 600 matriculados sólo asisten 280 (menos del cincuenta por ciento) y los estudiantes en “toma” no ingresan a clases para regularizar su situación.

“Se ha generado un ambiente de desmotivación en los pocos alumnos que asisten, quienes manifiestan su descontento y asumen falta de seriedad en el proceso”, continúa la carta.

Uno de los puntos más preocupantes, dice relación con la emigración de al menos seis estudiantes de los cursos inferiores a otros colegios subvencionados o particulares. “Este acuerdo entre el sostenedor y los alumnos en “toma” ha ido en desmedro de nuestro establecimiento, desde el punto de vista de la matrícula, pues se ha perdido la confianza de la comunidad”, agrega el comunicado.

Otro aspecto que incluye la mala evaluación, es el olor a cigarro y, en ocasiones, a licor que emanan desde ciertos sectores del liceo. Sumado a esto, utilizan los baños de profesores y los entregan en “estado deplorable”, señalan.

La suma de todo lo anterior desencadenó en la decisión de no continuar con “clases éticas” a partir de hoy “aun cuando nuestras voluntades eran la de seguir apoyando a nuestros estudiantes que sí han respondido al llamado”.