Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Constructoras preocupadas por deficiente conectividad marítima

Hace cuatro a cinco años que para las empresas constructoras de la región el abastecimiento de carga marítima desde el norte no es lo mismo, luego de que la demanda local para traer carga en contenedores desde el norte creciera una enormidad.
[…]

Por La Prensa Austral sábado 27 de agosto del 2011

Compartir esta noticia
105
Visitas


Hace cuatro a cinco años que para las empresas constructoras de la región el abastecimiento de carga marítima desde el norte no es lo mismo, luego de que la demanda local para traer carga en contenedores desde el norte creciera una enormidad.

De ahí que a las contingencias esporádicas de la conectividad, ya sea por el factor climático o imprevistos mecánicos que afectan a naves, también se sumen los problemas de capacidad de carga. Y un cliente, que necesitaba recibir 12 contenedores en un viaje, vea dicha disponibilidad mermada al punto que sólo le pueden traer tres por el momento.
Un conocedor en lo que se refiere a temas de abastecimiento para la construcción es Alfonso Mancilla, gerente de Salfa Comercial. Este indicó que la región ha crecido el doble en movimiento de carga. Hace seis años, por ejemplo, no había un megamercado Lider ni tampoco un mall con las tres grandes tiendas que operan allí. La ciudad tampoco tenía un gran hospital como el de hoy y, además, están las compañías que realizan prospecciones en hidrocarburos y se viene el proyecto de Minera IslaRiesco.

Ante esta cambiante realidad, Constructora Salfa debió crear una unidad dedicada exclusivamente a ver el abastecimiento para sus obras, lo cual involucra no sólo materiales de construcción para sus distintas obras en la región, sino también en Aysén.

En lo inmediato, el ejecutivo graficó una situación que los afecta con un embarque del portacontenedores Colca, cuyo arribo inicialmente informado era el 8 de agosto. Sin embargo, dicho itinerario cambió la fecha para el día 20. El viernes 19 era otra la voz: llega el 25. Hasta ayer, el buque -que viene “full”, a plena capacidad- arribaba hoy.

Efecto dominó

Mancilla lamentó que estos retrasos en la programación de la nave portacontenedores que atiende la región se den como mínimo unas tres veces en el año, ya que incide directamente en los ya acotados plazos de que disponen las constructoras para cumplir sus compromisos. Además de sus proyectos habitacionales tienen comprometidos contratos con empresas de gobierno, la ejecución de hospitales, liceos, proyectos empresariales y obras viales.

Pese a que existe la alternativa del rolón de Navimag, éste suele tener contratado con anticipación su espacio disponible para camiones.

Aquí, nuevamente un problema de fondo es el hecho de que la región es muy sensible a las condiciones meteorológicas, lo cual a veces impide al ferry cumplir su itinerario. Ni hablar cuando el transbordador se echa a perder, como ocurrió a inicios de semana (que se traducirá en dos semanas sin operar), pues ello genera todo problema de conectividad para la región, amén de los tremendos costos que deben absorber las constructoras. Por de pronto, Mancilla anticipó ya a contar del lunes un desabastecimiento de frutas y verduras en Punta Arenas.

Al ser el rolón y las naves portacontenedores insuficientes para atender las necesidades de la región, el ejecutivo señaló la necesidad de que el gobierno pudiera emitir algún certificado en el que conste que el plazo de una faena no se logró cumplir por resorte de programación de la empresa naviera, ya que éstas se resisten a emitir constancia.