Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Crimen en Archipiélago de Chiloé: plantean tesis de la legítima defensa

– Fiscal Aguirre formalizó por delitos de homicidio calificado y lesiones menos graves.

Por La Prensa Austral domingo 26 de junio del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
77
Visitas


Por los delitos de homicidio calificado y lesiones menos graves fue formalizado Luis Miranda Bahamonde, quien aparece como presunto homicida de un joven en el barrio Archipiélago de Chiloé.

“Aquí hubo premeditación y alevosía”, enfatizó el fiscal Felipe Aguirre Pallavicini, agregando que en caso de condena el imputado arriesga una pena que va de 10 años a presidio perpetuo simple (posibilidad de beneficio a partir de los 20 años de cárcel).

La audiencia en el Juzgado de Garantía se desarrolló faltando 20 minutos para las 11 de la mañana. Miranda, quien lucía un parche sobre su ojo derecho, se mostró tranquilo y sólo rompió la calma cuando asintió con la cabeza la decisión del Tribunal en cuanto a decretar la prisión preventiva.

Los antecedentes entregados por el fiscal Aguirre indicaron que el episodio registrado la madrugada del viernes, tuvo su génesis pasadas las 19 horas cuando Miranda comenzó a beber en compañía de quienes se convertirían en sus víctimas: el fallecido Luis Agüero Marín y su hermano Richard.

Será la investigación la que determinará fehacientemente qué motivó la agresión, debido que en lo preliminar las declaraciones de protagonistas y testigos no coinciden.

Por un lado se señala que Miranda intervino para frenar una acalorada discusión entre los hermanos. Otra, apunta a que el fallecido le enrostró al imputado su responsabilidad en la condena que lo llevó a permanecer privado de libertad por un robo con violencia (asalto). En la causa -que data de 2008- Agüero Marín fue sentenciado a cinco años y un día de presidio, mientras Miranda (en ese entonces menor de edad) fue obligado a cumplir tres años de régimen semicerrado con programa de reinserción social.

Cualquiera sea la versión exacta de los hechos, lo cierto es que la discusión terminó a golpes. Miranda recibió el impacto de un madero en el rostro (le causó un trauma ocular), mientras los hermanos Agüero Marín fueron agredidos con un cuchillo. Tres estocadas en la espalda le costaron la muerte, de manera inmediata, a Luis (de 21 años).

Otro antecedente dio cuenta que la víctima fue agredida en el suelo, dado que habría caído producto de su condición etílica y lo resbaladizo del terreno.
Alevosía y premeditación

Para el abogado del Ministerio Público, Felipe Aguirre, la agresión perpetrada en la intersección de Abel Macías con Avenida Ancud cumple las exigencias para ser un homicidio calificado. Aquello, dado que concurren las circunstancias de alevosía y premeditación. “No hay que olvidar que el imputado discute y que luego se dirige a su domicilio en busca del arma con el que en definitiva agrede a sus víctimas”. Con lo anterior, se puede establecer que habría existido por parte del homicida representación de cometer el crimen, vale decir, transcurrió tiempo entre la representación y el hecho propiamente tal.
Legítima defensa

El abogado defensor Leonardo Vallejos rechazó la postura de la Fiscalía en cuanto a pedir la medida de prisión preventiva, ya que a su juicio existiría un ánimo de la legítima defensa por parte de su representado, al procurar tomarse justicia con un cuchillo respecto de la agresión de la que había sido objeto momentos antes.
Y de paso, luego de conocer la decisión del Tribunal, el defensor planteó que dentro del recinto penitenciario se le otorgue algún tipo de medida de seguridad para evitar represalias por parte de conocidos de la víctima mortal. Esto también fue rechazado por el juez de garantía Juan Enrique Olivares.
Al término de la audiencia, familiares de la víctima increparon a viva voz al imputado. Sin embargo, el hecho no pasó a mayores.
Se fijó un plazo de investigación de tres meses, los mismos que -de no mediar modificaciones- Miranda deberá permanecer privado de libertad.