Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Cuantiosos daños y robo de 600 mil pesos causaron desconocidos a la Escuela Paul Harris

Los antisociales forzaron una puerta, rompieron estantes y desvalijaron una caja fuerte.

Por La Prensa Austral viernes 16 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
15
Visitas


En un hecho repudiable, la Escuela Rotario Paul Harris fue blanco en la madrugada de ayer de un robo y cuantiosos destrozos por parte de antisociales. Estos forzaron una puerta, rompieron estantes y desvalijaron una caja fuerte y además de robar dinero de distintas dependencias.

En los momentos previos a iniciarse la jornada de este establecimiento de Angamos esquina Julia Garay Guerra, el personal se percató de cuantiosos destrozos en algunas salas de la parte posterior. Este panorama contrastaba fuertemente con aquellas dependencias engalanadas con motivo de las Fiestas Patrias.

En uno de los pasillos se encontró una caja fuerte de pequeñas dimensiones que guardaba alrededor de 600 mil pesos, y que fue abierta con una herramienta metálica contundente.

La Brigada Investigadora de Robos de la Policía de Investigaciones (PDI) se hizo presente en el recinto educacional para realizar las primeras diligencias y tratar de obtener información respecto a esta acción delictiva, que ni siquiera respetó su condición de ser una escuela especial. Incluso algunos de los dineros sustraídos habían sido recaudados con gran esfuerzo por los padres de los alumnos.

Las clases debieron ser interrumpidas durante la jornada para dar paso al accionar policial, ya que los daños fueron cuantiosos en las salas de clases. Muchas de ellas amanecieron con sus puertas destruidas.

Aun cuando no está definido por dónde entraron los antisociales, la policía estimaba que habían accedido a las dependencias escolares vía escalamiento, pudiendo haberlo hecho por el segundo piso o saltando un muro.

No conformes con esta incursión nocturna, los malhechores también ingresaron a las oficinas de un centro de integración, dependiente de la Corporación Municipal y colindante del establecimiento. Allí, todos los cajones de los escritorios amanecieron revueltos, sin que los desconocidos pudieran hallar nada de valor.